Jon Rahm se hace querer antes del US Open
21:52
15 Junio 2022

Jon Rahm se hace querer antes del US Open

Su defensa de la PGA frente a la competición saudí provoca los elogios de los norteamericanos.

Bin Laden y el dinero saudí Así fue la 'caza' a Phil Mickelson antes del US Open

Ha tenido que ser un español de Barrika el que pusiera los puntos sobre las íes. Parece ciencia ficción pensar que la joya de la corona del golf amateur español, que hace menos de una década estuvo a punto de no enrolarse en Arizona State porque su nivel de inglés no daba la talla, sea la misma persona a la que los jugadores americanos felicitan por su defensa del PGA Tour ante la amenaza del nuevo circuito financiado con fondos saudíes. Se ha erigido en el defensor de la tradición justo en el arranque del Open de Estados Unidos, este jueves, en Brookline.

"Para ser sincero, el formato del LIV no me seduce en nada, una salida a tiro y tres días de juego sin corte no es un torneo de golf para mí. Vi un poco del Torneo del LIV de Londres y de lo único que se hablaba fue de que Charl Schwartzel se llevó 4,7 millones de dólares. He crecido oyendo historias de Seve y esos grandes jugadores. Obvio que la estabilidad financiera es importante, pero las historias de grandes victorias son mucho más que dinero". Jon Rahm puso las palabras justas y el discurso coherente y equilibrado que muchos tenían en la cabeza pero nadie fue capaz de verbalizar con tanta contundencia y seguridad.

Rahm intercaló su contundente discurso con palabras de respeto hacia los jugadores que han emprendido otro camino e incluso con una velada petición de clemencia para que toda esta guerra no termine afectando a su torneo favorito, la Ryder Cup. Acto seguido emprendió una ronda de prácticas junto a Phil Mickelson. "Somos grandes amigos y su hermano Tim es como de mi familia". Este miércoles, la situación se volvió a repetir. Rahm y Mickelson mano a mano durante los nueve segundos hoyos de Brookline Country Club. "Buen cash, Phil", "Te invitarás a algo", "Phil, te pesan los bolsillos"... Mickelson tendrá que soportar las numerosas mofas que le esperan. Probablemente el punto álgido lo vivirá desde este jueves a las 19:47 (hora española), cuando inicie el torneo, precisamente en el día de su 52 cumpleaños.

Ruptura

El US Open es el primer torneo DL (después del LIV), una nueva era, la escenificación de una ruptura, el nuevo orden mundial del golf, que probablemente nunca vuelva a ser lo que era. El bando de los que anteponen el dinero y más tiempo libre, contra los que sueñan con seguir levantando trofeos y protagonizando la historia de este deporte. Los cuatro majors (Masters de Augusta, PGA Championship, US Open y The Open) son independientes y están al margen de todo, por lo menos hasta el momento. Si nada cambia, serán los únicos eventos donde confluyan los dos bandos, aunque la USGA dejaba entrever que en un futuro las posturas podrían cambiar. El campeón defensor del título, Rahm, saldrá a primera hora de la mañana, a las 13:18 (horas en España), junto a James Piot, ganador del US Amateur, y Collin Morikawa.

Muy raro es no haber tenido noticias de Sergio García en su major 94, desde ahora el español en la historia con mayor número de participaciones en torneos del Grand Slam, superando por uno a José María Olazábal. No se le ha visto por el campo, no ha hablado con ningún periodista y se esperaba su aparición para última hora de la tarde del miércoles. Lo que debería ser seguro es su presencia en el tee del hoyo 10 a las 19:03 hora española, junto a Kevin Na y Tyrrell Haton. Adri Arnaus, con salida a las 18:52 horas pero por el hoyo uno, junto a los norteamericanos Talor Gooch y Tom Hoge, es el tercer español presente en el US Open. El catalán sigue creciendo como jugador y podría dar una alegría en cualquier momento.

La 122º edición del US Open se juega, además, en uno de los campos más antiguos de Estados Unidos. Un lugar mágico donde en 1913 se escribió uno de los capítulos más bonitos del golf con la victoria de Francis Quimet, un amateur completamente desconocido, y el triunfo más polémico de EEUU en la Ryder, en 1999. El público de Boston pasa por ser uno de los más ruidosos y temidos de todos los enclaves geográficos donde hace parada el golf.


Etiquetas:  #Jon #Rahm #se #hace #querer #antes #del #US #Open

COMENTARIOS