Juan Carlos I confirma la ruptura con el Rey pero asegura que su hijo le llamó por su cumpleaños
09:36
1 Octubre 2021

Juan Carlos I confirma la ruptura con el Rey pero asegura que su hijo le llamó por su cumpleaños

Una biografía sobre el Rey Emérito cuenta su vida en una isla artificial de los Emiratos Árabes, acompañado sólo por cuatro guardaespaldas españoles y atendido por una pareja filipina

El mentidero de las Salesas La Fiscalía cree que la investigación al Rey Emérito no puede "cerrarse en falso" Justicia La Fiscalía sostiene que Juan Carlos I era comisionista internacional

Si había alguna duda sobre la ruptura entre Felipe VI y su padre Juan Carlos I, hay nuevos elementos para confirmarla. Lo cuenta Laurence Debray en un libro de próxima aparición en FranciaMon roí déchu (Mi rey depuesto), que relata, según publica hoy Paris Match, que el Rey ni siquiera descolgó el teléfono para felicitar a su padre por su 83 cumpleaños, el pasado 5 de enero. Don Juan Carlos ha matizado este dato a EL MUNDO a través de su entorno, y ha asegurado que aunque se siente "complacido" con el resultado del retrato de Debray, el día de su cumpleaños sí recibió una llamada de Felipe VI, y atribuye la afirmación del semanario francés a "una mala interpretación".

Algunos extractos del libro, que saldrá a las librerías francesas el próximo 6 de octubre, aparecen hoy en la citada publicación, como este diálogo entre la autora, hija del icono de la izquierda Régis Debray, y Don Juan Carlos:

¿Se siente solo?

Aquí tengo buenos amigos.

¿Va a regresar pronto?

No tengo ni idea. Algunos están muy contentos de que me haya ido.

¿Pero a quién se le ocurre marcharse? Me pregunto quien le aconsejó que lo hiciera.

Tenía que soportar muchas presiones.

La autora dice que quiso ir a Portugal, donde vivió de joven. "Demasiado próximo. Le pidieron que se fuera más lejos", añade. Y cuando le preguntó el porqué, Juan Carlos I respondió: "Aquí no molesto a la Corona".

El pasado 1 de agosto se cumplió un año de la llegada del monarca emérito a Abu Dhabi, en Emiratos Árabes Unidos,al ser investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo en relación a presuntos negocios irregulares en el extranjero. Ahora dice ignorar lo que puede pasar con su hipotético retorno. "No lo sé en absoluto; algunos están muy contentos de que me marchara". "Bastaría con tomar el avión", responde.

Paris Match publica en su último número algunos extractos del libro editado por Stock. Y varias fotografías, sin firma. En una de ellas se ve al rey Emérito, impecablemente afeitado, y con una sonrisa mínima. Viste una camisa blanca, desabrochada y una americana azul claro de lino con una bandera de España en la solapa. "En su refugio de Abu Dhabi el 28 de septiembre" dice el pie.

Con la misma ropa, aparece sentado en una mesa de una terraza. Enfrente, el príncipe heredero y hombre fuerte de los Emiratos Árabes Unidos, Mohamed ben Zayed Al-Nahyane, "de cuyo padre fue amigo".

En una isla artificial de esta federación vecina a Arabia Saudí, a 20 minutos de barco desde el puerto de Abu Dhabi, reside Don Juan Carlos. Allí se produjo el encuentro con la autora en la primavera pasada.

Debray dice: "No se queja, camina con ayuda de muletas y pasea su silueta adelgazada de paria en una casa sin pretensiones al borde del mar, fría y kitsch". A su juicio "opuesto al estereotipo de rey, encarna el anti monarca, el que no está aplastado por el peso de la Corona". De hecho le describe como "un jubilado americano: zapatillas, vaquero y camiseta".

"A sus 83 años, aislado pero muy conectado, apuesta por la tecnología para burlar la nostalgia. Y sigue por videoconferencia, en su tableta, la misa que se celebra en el Palacio de la Zarzuela". Según la autora, habla con "algunos amigos fieles y con su esposa, Sofía, la reina profesional". En su residencia le acompañan cuatro guardaespaldas y una pareja de filipinos. Sus hijas, las infantas Elena y Cristina, "han ido a verle tres o cuatro veces".

"Con su hijo, el Rey de España, por el contrario, las relaciones están rotas. Felipe Ví ha renunciado públicamente a la herencia de su padre y le ha retirado la asignación anual de 192.000 euros. Una puñalada simbólica. Felipe no descolgó el teléfono, el pasado 5 de enero, día del 83 cumpleaños de Juan Carlos" escribe París Match.

"La realeza antes que el rey, la institución, antes que el corazón: 'Felipe VÍ se emplea en reparar el legado de Juan Carlos haciendo de la Corona una institución inatacable y regulada, continúa Laurence Debray. Un parricidio en nombre de los intereses del trono. Juan Carlos es un rey destituido pero sobre todo es un padre repudiado, sí. Quizás su mayor fracaso esté ahí, en esta renuncia. Cara, héroe político; cruz, antihéroe patriarcal".

Mucha gente le ha dado la espalda. Dice su biógrafa que pasa los días evocando un hipotéticamente regreso, esperando: "Bastaría que cogiera un avión" dice, nostálgico, el Rey Emérito.

Su legado

Sobre el legado dejado en España, Juan Carlos I, que abdicó del trono en favor de su hijo en junio de 2014, se reafirma en su labor: "Las instituciones que dejé deberían ser suficientes. Ellas hablan por sí mismas. Pero es cierto, las instituciones se destruyen más fácilmente que se construyen".

El Emérito se acuesta temprano y cada día se levanta a las 7 de la mañana, hace algo de gimnasia para cuidar su envejecido cuerpo, sometido a una veintena de operaciones, incluido el triple by pass de 2019, y lee todos los diarios españoles con su móvil o su tableta. A veces, uno de los guardaespaldas le acompaña a la piscina para proseguir su rehabilitación.

Juan Carlos confiesa que lo que más añora de España es "la comida", aunque confiesa que un amigo le hace llegar jamón serrano. Regularmente recibe la visita del emir de Abu Dhabi, que es también presidente de Emiratos Árabes Unidos y cuyo padre fue un amigo cercano, además de familiares del gobernante.

La Fiscalía mantiene abiertas varias indagaciones sobre Juan Carlos I. La principal se centra en el cobro de 65 millones de euros (77 millones de dólares) por presuntas comisiones de las obras del tren de alta velocidad Medina-La Meca (Arabia Saudí), de las que se hizo cargo un consorcio de empresas españolas, y que en 2012 donó a la que fue su amiga íntima, Corinna Larsen.

La Fiscalía también tiene puesta la lupa en si recibió donaciones no declaradas y si ocultó fondos en paraísos fiscales. Simultáneamente, la Hacienda española inspecciona si dos regularizaciones fiscales cumplimentadas por el rey Juan Carlos se ajustan a la legalidad.


Etiquetas:  #Juan #Carlos #I #confirma #la #ruptura #con #el #Rey #pero #asegura #que #su #hijo #le #llamó #por #su #cumpleaños

COMENTARIOS