Juancho Hernangómez: ''Mi temporada, mi vida, mi carrera... todo ha sido una montaña rusa''
21:54
2 Junio 2022

Juancho Hernangómez: ''Mi temporada, mi vida, mi carrera... todo ha sido una montaña rusa''

Tras un año extraño, en la que pasó hasta por tres equipos, el alero estrena ''Garra'', una ambiciosa película de Netflix en la que es protagonista junto a Adam Sandler. ''Tenemos tanto dinero que ya no es una prioridad'', dice sobre su futuro

LUCAS SÁEZ-BRAVO @LucasSaezBravo Madrid Actualizado Jueves, 2 junio 2022 - 09:53Enviar por emailVer 3 comentariosTatum En el nombre de Kobe

"¿Te ha gustado?", recibe Juancho Hernangómez, piernas en alto en un céntrico hotel de Madrid, intrigado como primerizo. Porque el motivo del encuentro no es el final de su sexta temporada en la NBA, sino el estreno en Netflix el próximo 8 de junio (mañana en cines) de 'Garra', la película que protagoniza junto a Adam Sandler. De paso, el alero madrileño reflexiona sobre su carrera, su verano con la selección y su porvenir en el aire. "La vida es una puta atracción y me encanta que sea así", asegura.

¿Cómo acabó haciendo una película?

Inesperado total. Todavía estaba jugando en Denver y mis agentes me dijeron que estaban haciendo un casting mundial, que buscaban un actor-jugador. Habíamos ganado el Mundial, pero me jugaba el contrato en la NBA. Y mi sueño nunca había sido ser actor ni me veía haciendo una película. Les dije que no. Después, ya en Minnesota, llegó el covid. Me volvieron a preguntar. Estaba encerrado con mi hermana y mi hermano en su casa de Charlotte (Willy entonces jugaba para los Hornets). Y un poco por aburrimiento, porque insistió mi hermana, hicimos un vídeo: paupérrimo, de mierda. No sé qué vieron. Fui pasando pruebas y castings y al final, después de un par de encuentros con el director (Jeremiah Zagar) y con Adam, les gusté muchísimo. Y me cogieron.

¿Y qué siente ahora cuando se ve en pantalla?

Puf. No siento nada. Mucho orgullo de ver que a mi gente le encante, que se emocionen, porque saben lo duro que ha sido. Nadie se puede imaginar lo duro que es hacer una peli y nadie puede sentir lo que yo he sentido. Dos veranos, los confinamientos, Pcr`s, esfuerzos, muchas horas en set... Estaba reventado de entrenar y tenía que ir. En dos horas, dos años de trabajo, es brutal.

¿Qué fue lo que más duro?

La escena de Mallorca, cuando me encuentran. Estuvimos cinco o seis días grabando. Tenía que jugar en Timberlands (botas). Defender, correr, una y otra vez. Tenía los pies reventados, no podía saltar ni correr, pesaban dos kilos cada una. Me dolía todo el cuerpo y los directores eso no lo entendían. Al final lo hicieron y cambiamos guion y escenas. Si no, era inhumano.

¿Le vemos hasta llorar?

Era bastante emocional. Como es un mundo que no controlo y no tengo ni idea de ser actor, lo vivía como una nueva experiencia cada día. He trabajado mucho para ser actor, un verano entero con Noelle Gentile, mi profesora. Gracias a ella he hecho la peli, me ha guiado cada escena. Me ha preparado y todo eso me ha ayudado en el baloncesto, a ver las cosas de otra forma, porque hemos metido meditación.

¿Qué lección enseña 'Garra'?

Es un guiño a la vida, no sólo al baloncesto. La lección es que la vida sigue, no para por nadie. Por eso los momentos duros no lo son tanto y los buenos son efímeros. Ganamos el Mundial y es una etapa que se cierra. Después, viví la lesión del hombro y cosas malas en mi vida, momentos muy duros, pero no me arrepiento de nada, no cambiaría nada. Todo me ha servido para ser quien soy. Me encanta que la vida sea así, una puta atracción, que sube, que baja. Si fuera todo bueno, sencillo y fácil no disfrutaríamos tanto.

Juancho y Adam Sandler.Juancho y Adam Sandler.Netflix

"Si estás muerto, nadie puede matarte", le dicen a Bo Cruz, su personaje. ¿Encuentra paralelismos con su carrera?

Mi temporada, mi vida, mi carrera... todo ha sido una montaña rusa. Este año, a nivel mental he estado muy tranquilo. Haciendo mi trabajo, siendo un gran profesional. En cada equipo [tres en una temporada] he dado lo mismo, aunque haya tenido más o menos oportunidades. He vivido en Boston, he conocido la ciudad, un equipo ganador. He podido entrenar con Tatum y Jaylen Brown, que son jugadorazos. No jugué mucho, pero no le echo en cara nada a nadie. A un entrenador le puedes gustar o no, o encajar en un sistema de juego. Después acabé jugando para Gregg Popovich, dos semanas con el mejor entrenador del mundo. Y luego unos playoffs en Utah, compitiendo por primera vez en ellos. He acabado muy bien, contento, me he adaptado muy bien al juego de los Jazz, me han querido mucho y he conectado con la ciudad y los jugadores.

El 30 de junio se decide su futuro, después de tantos vaivenes, ¿ahora qué?

El dinero ya no es importante. Una vez que puedes vivir tranquilo, tus hijos, los hijos de tus hijos... Tenemos tanto dinero que no es una prioridad. No te puedo decir qué va a pasar. Mi objetivo es seguir en la NBA, competir con los mejores. Contra Durant, Giannis, LeBron, Doncic... Es la motivación que me levanta cada día. No hay otra.

Juancho y Anthony Edwards, en una escena de Garra.Juancho y Anthony Edwards, en una escena de Garra.Netflix

¿Siente que le han ido encasillando en su juego?

Sigo entrenando cada verano para ser el jugador más completo que puedo ser. Luego, depende del sistema de juego del equipo, del rol... Porque la NBA es un juego de roles. Hay un par de estrellas y jugadores especialistas. Gracias a ellos funciona el equipo. ¿Si tengo que ser especialista y me adapto el equipo? Puedo serlo. ¿Si tengo que ser más polivalente y hacer más cosas? Puedo serlo también. En mi cabeza no me quiero encasillar. Entreno para pulir mis habilidades y fortalecer mis destrezas.

¿Volvería a Europa?

No descarto nada, porque no sabemos el futuro. Es cierto que le dije a mi agente que hasta el 30 de junio no quería hablar con nadie. Salieron muchos rumores. Todos los equipos de Europa me querían, cada día uno. Era flipante. No tengo ninguna preferencia, el día que me tenga que volver, elegiré la mejor situación. No me tiran más los colores de un equipo o de otro. No le debo nada a nadie, no me siento con esa presión. Vivo muy tranquilo.

Tras el fiasco personal de los Juegos, ¿hay ganas de selección?

Sí. Siempre es especial. Para mí y para mi familia, es un orgullo. No jugamos por nada, sólo por el orgullo propio y el amor por el baloncesto. Por competir con tu país. Cada vez que nos ponemos la camiseta es un sentimiento que no se puede equiparar a ningún otro. Hemos sido muy felices con la selección, hemos ganado un Mundial, nos han enseñando tanto... Tengo ganas del nuevo proyecto, de la nueva generación, de tener claro que no somos ni Pau, ni Ricky, ni Navarro. Lo siento, no tenemos ese talento. Pero tenemos que ir forjando nuestro propio camino, nuestro estilo de juego. Y eso es una cosa motivante. Está claro que no vamos a ganar ni la mitad de la mitad de lo que han ganado. Pero nos motiva también.

¿Se siente el líder de la nueva era?

No me gusta ponerme la palabra líder. No se la tiene que poner uno mismo. Tienes que demostrarlo cada día, en cada entreno, cada vez que hablas, cada vez que hay una mala situación, cada derrota. Es muy difícil ser un líder, te lo tienes que ganar.


Etiquetas:  #Juancho #Hernangómez #Mi #temporada #mi #vida #mi #carrera #todo #ha #sido #una #montaña #rusa

COMENTARIOS