Jurgen Klopp, otro 'riff' salvaje del gran motivador: ''Su secreto es la empatía''
23:52
27 Mayo 2022

Jurgen Klopp, otro 'riff' salvaje del gran motivador: ''Su secreto es la empatía''

El entrenador alemán perfecciona el modelo de un Liverpool que aspira al triplete. ''Todos intentan hacer lo posible por el bien común'', dice Weidenfeller, su ex portero en el Dortmund

Reportaje El caro peaje para el Liverpool por jugar 63 partidos al límite Liverpool La incredulidad de Klopp por un césped nuevo y su alivio con Thiago: "Lo vemos bien para que juegue"

Unas horas después de caer en la final de Kiev, envuelto por el desánimo de una derrota devastadora, Jürgen Klopp lanzó un presagio que él mismo utilizaría como munición para sus futbolistas: «El problema no es perder, sino cuánto tiempo te llevará ganar de nuevo». Bajo aquella lúgubre advertencia, quebrada parcialmente, un año más tarde, ante el Tottenham en el Metropolitano, latía el ánimo de una revancha ante el Real Madrid. El gran jerarca de la Champions, el que enlaza siete finales victoriosas gracias a su furia competitiva, exigía a Klopp otro paso más en su método, basado en el progreso constante. Este sábado, transcurridos cuatro años, ha llegado el día para el Liverpool.

Hay varios factores que explican el crecimiento de este equipo, capaz de pulir un fútbol irresistible a través del gegenpressing, la presión adelantada que define por sí misma una nueva era. «Cuanto más tiempo tengas el balón, menos cosas negativas pueden pasarte, por lo que si lo pierdes, necesitas recuperarlo cuanto antes. Al fin y al cabo, este sistema termina haciéndote la vida más fácil», resume Klopp, que tras casi siete años en Anfield, ha elevado los automatismos hasta cotas prácticamente enfermizas.

Sin embargo, la evolución entre aquel Liverpool que cerró 2018 sin títulos y este que aterriza en París en busca del triplete, no sólo se basa en el perfeccionamiento de su arma nuclear. Ni en otras variables tácticas, como las que aportan Trent Alexander-Arnold, creador de juego como falso lateral, o Thiago Alcántara, un artista en el puente de mando.

El trabajo en el vestuario

Para entender el esplendor de Klopp hay que adentrarse en la cámara sagrada de su vestuario. Y pocos tan versados como Roman Weidenfeller, el cuarto futbolista con más partidos (279) a las órdenes de The Normal One. «Jürgen es un motivador increíble, capaz de ahormar un grupo que termina exigiéndose al máximo en cada partido. Y ese nivel nace de la misma confianza que él deposita en sus jugadores, incluidos los habituales del banquillo. En este Liverpool todos intentan hacer lo posible por el bien común y no únicamente por sí mismos», explica a EL MUNDO el ex portero del Dortmund. Su veredicto encaja con el porcentaje tantas veces formulado por Pepijn Lijnders, ayudante de Klopp: «El secreto es crear una familia. Se trata de un 30 por ciento de táctica y un 70 por ciento de espíritu de equipo».

PAUL ELLISAFP

Llegados a este punto conviene preguntarse cómo un entrenador puede convencer a su plantilla para un desgaste físico y mental de semejante calibre. «Creo que su secreto reside en la empatía, en cómo sabe acercarse a ti y en cómo te deja acercarte a él. Debo decir que hoy, siete años después de separarnos, aún mantenemos bastante contacto», continúa el actual embajador del Borussia. Klopp ejerce un liderazgo a mitad de camino entre al amigo y el padre, entre el mentor espiritual y el obseso por la disciplina. Ninguno de sus futbolistas en el Mainz podrá olvidar aquella pretemporada de 2004 en Suecia, a orillas de un lago. Sin comida, sin teléfonos, sin balones, la camaradería era una caña para pescar y un hacha para talar un árbol con el que prender la hoguera.

Gestión de datos

Mucho han cambiado a lo largo de estas dos décadas la sociedad y el fútbol, dominado ahora por variables computacionales cuyo control resulta decisivo en partidos como el de hoy, decantados por los pequeños detalles. Klopp lo entendió hace tiempo. Y lo sufrió en carne viva entre 2012 y 2018, cuando encadenó seis derrotas en finales. No obstante, uno de sus primeras conclusiones tras el golazo de Gareth Bale fue localizar la debilidad de su equipo en los saques de banda, donde sólo conservaba la posesión un 45,4%. Tras fichar a Thomas Gronnemark, el mayor experto mundial en la materia, el Liverpool subió el acierto en 23 puntos porcentuales. Y dos temporadas más tarde había anotado 14 goles tras saque lateral.

No conforme, el pasado verano Klopp contrató los servicios de Neuro11, una startup alemana especializada en neurociencia. Desde entonces, los futbolistas reds lucen en la ciudad deportiva de Kirkby unos dispositivos futuristas que analizan su actividad cerebral. El objetivo, ayudarles en las jugadas a balón parado y en los penaltis. De momento, el Liverpool sigue flaqueando en las acciones de estrategia, donde sólo ha anotado seis goles (penúltimo clasificado de la Premier en este apartado) y ha recibido 14 (antepenúltimo). Sin embargo, durante las dos últimas finales resueltas desde los 11 metros, ambas contra el Chelsea, no hubo que lamentar ni un solo error tras 17 lanzamientos. «Aunque el Liverpool sea el favorito, todos sabemos que el Real Madrid aún no ha perdido una final de la Champions. Claro que apoyaré a los reds, pero no creo que haya que llegar a los penaltis para disfrutar con una final increíblemente emocionante», concluye Weidenfeller.


Etiquetas:  #Jurgen #Klopp #otro #riff #salvaje #del #gran #motivador #Su #secreto #es #la #empatía

COMENTARIOS