La Champions vuelve a darle la espalda a Messi
22:12
10 Marzo 2022

La Champions vuelve a darle la espalda a Messi

El argentino se queda fuera de la máxima competición europea en los octavos de final por segundo año consecutivo. Señalado en el Bernabéu, ve alejarse la opción de lograr una quinta corona.

Reacciones La "fuerza mental" del histórico Benzema y la indignación de Pochettino: "El VAR es una vergüenza" Protagonistas La noche que jamás olvidará Mbappé, engullido por la gran remontada del siglo en el Bernabéu La violencia de Al-Khelaifi Gritos, golpes y un banderín roto: "¡Voy a matarte!" PSG De las ovaciones a Mbappé a la doble pesadilla de Messi y Neymar Prensa Europa se rinde a la remontada del Real Madrid

Leo Messi ha jugado en el Santiago Bernabéu desde que tiene uso de razón. Leo Messi ha vivido de todo en ese estadio, desde victorias inolvidables hasta revolcones amargos en su última época en el Barcelona. Quiso el destino que pisase la casa del Real Madrid una vez más, ahora con la camiseta de su nuevo equipo, el PSG, y cuando el árbitro pitó el final, el argentino se marchó cabizbajo. Caminó un poco, se paró, saludó con indiferencia a quien le tendió la mano y se fue al vestuario consciente de que, una vez más, la Champions le había dicho no.

Muchos lo colocan sin dudarlo en el podio de los mejores futbolistas de la historia. No en vano, en su palmarés brillan siete Balones de Oro, un hecho que lo convierte en el más laureado con este galardón. La Champions, no obstante, sigue siendo para él terreno inhóspito, por muy extraño que resulte decir eso a quien es dueño de cuatro. Sin embargo, ese número, el cuatro, palidece si se revisan los equipos de los que dispuso durante sus 17 temporadas en el Barça. El argentino, de hecho, únicamente disputó tres finales, pues en la primera, en 2006, fue baja por una lesión muscular. Ahora, cuando el hecho de estar en un PSG plagado de estrellas parecía darle claras opciones de sumar un título más, se ha visto de nuevo eliminado sin paliativos. Y, por segundo año consecutivo, en los octavos.

La cara de Messi el miércoles por la noche en el Bernabéu era todo un poema. Era, prácticamente, el mismo rictus que ya se le dibujó en el rostro cuando el Barça se vio ridiculizado por la Roma y el Liverpool. En el primero de esos partidos, el conjunto de Ernesto Valverde hincó la rodilla por 3-0 en la vuelta de los cuartos de final de la campaña 2017-18, tras imponerse por 3-1 en la ida. En el segundo, en el curso 2018-19, mientras, los reds les endosaron un incontestable 4-0 en Anfield que hizo inútil el 3-0 del Camp Nou. Mucho más dura, no obstante, sería la humillación ante el Bayern en 2020, en Lisboa. Los bávaros atropellaron a los azulgrana en los cuartos de final, disputados a partido único, con un más que sonrojante 8-2. Philippe Coutinho, cedido entonces al equipo alemán, para más inri, marcó dos de esos tantos.

'Enemigo' Mourinho

Los sinsabores de Messi en la Champions empezaron muy pronto. En la temporada 2004-05 vio, un poco desde la barrera, cómo el Chelsea de José Mourinho eliminaba al Barça en los octavos de final, en un cruce en el que se fraguaría una tremenda enemistad entre el luso y el entorno barcelonista que se prolongaría durante años. Aunque había debutado oficialmente con el primer equipo en octubre de 2004, Frank Rijkaard no lo convocó para ninguno de esos dos duelos. Una temporada después, los azulgrana se cobrarían su venganza eliminando a los blues en esa misma ronda, en un torneo que culminaría con el triunfo en París frente al Arsenal. Las campañas siguientes, aún con el holandés en el banquillo, se saldarían con otra eliminación en octavos, en este caso frente al Liverpool, y una en semifinales frente al Manchester United de Cristiano.

El argentino, sin duda, vivió sus mejores momentos en este torneo al lado de Pep Guardiola. Entre las campañas 2008/09 y 2011/12 logró sumar dos trofeos, con un papel decisivo en ambos, y alcanzó en dos ocasiones las semifinales. El Inter, precisamente de Mourinho, y el Chelsea les cerraría el paso en los años 2010 y 2012, respectivamente. Con Luis Enrique, mientras, conquistaría su último gran trofeo (2015). Ahora le tocará esperar hasta la temporada que viene para, por lo menos, soñar con jugar otra final. Los medios franceses le señalaban como uno de los responsables, y eso pese a ser dueño de un partido aseado. Pero no suficiente.


Etiquetas:  #La #Champions #vuelve #a #darle #la #espalda #a #Messi

COMENTARIOS