La cruz de Salvador Illa, el socialista que reza en silencio y por Whastsapp
05:12
6 Febrero 2021

La cruz de Salvador Illa, el socialista que reza en silencio y por Whastsapp

Referente para los Cristianos Socialistas del PSC, forma parte de un grupo de móvil en el que diariamente se comparten oraciones, mensajes del Papa y la agenda de la Iglesia

Minutos antes de la comunión. «La paz esté con vosotros». «Y con tu espíritu». «Como no podemos darnos la mano, compartamos un signo de paz entre nosotros». Miradas cómplices en el templo. Las sonrisas se adivinan bajo la mascarilla. «¡Parece Illa!». «¿Ese es el de Sanidad?». Sí. El candidato del PSC se esconde detrás del protector. No es casualidad. Ahí está. Ni en el primer banco ni el último. Como uno más. El ex ministro de Sanidad es un cristiano de a pie. O al menos lo era hasta hace un año, cuando su rostro era uno más del montón en el templo. Sin hacerse notar. Sin hacer profesión pública de su catolicismo por Moncloa. Al estilo Margarita Robles.

Misa dominical

Noticias relacionadas


Gente.Illa en la absolución de sí mismo: no se arrepiente de nada, ay

Gente.Salvador Illa y el cardenal Omella: ¿Conversación sobre el infierno?

«Salvador es un cristiano de convicciones», sentencian quienes le conocen desde hace años, que atestiguan que participa en la eucaristía dominical: «Y, por supuesto, intenta vivir los valores del Evangelio en su función pública». Tanto es así que la próxima semana recibirá oficialmente el respaldo de la plataforma Cristianos Socialistas del PSC, a través de un manifiesto con más de 150 firmas en el que le presentarán como el referente del diálogo y la reconciliación que necesita la ciudadanía. Aunque esta agrupación dentro del PSC oficialmente tiene poco más de dos años de vida, su andadura arrancó hace ya más de dos décadas.

Tras un fracasado intento de sacarlo adelante, hace unos diez años se volvió a retomar la idea. Fue entonces cuando un grupo de cristianos de las bases socialistas conectaron con Illa porque querían compartir experiencias. El político les animó y como resultado no solo existe esta plataforma oficializada, sino que en paralelo cuentan con un grupo de Whatsapp del que forma parte Illa. Lejos de ser un punto de encuentro para debatir sobre los posicionamientos ideológicos del partido y sus rozaduras con la doctrina romana, se trata de una comunidad vivencial. Las guerras electorales quedan fuera. Simplemente se trata de un foro en el que compartir espiritualidad y oración.

El candidato del PSC a la Generalitat, Salvador Illa, durante un acto electoralFoto: Toni AlbirEFE

Así, este centenar de creyentes lo mismo suben la oración diaria que lanzan los jesuitas a través de su app «RezandoVoy», que comparten la agenda de los actos eclesiales del día, se difunden los discursos del Papa, se inicia una cadena de plegarias por alguno de los componentes… Y ahí Illa se sitúa como en el banco de la Iglesia en misa, como uno más.

«El liderazgo de Illa no es el de la personalidad y el discurso arrollador, sino el de la autoridad de la discreta efectividad», explica uno de los miembros del grupo que utiliza un término evangélico para definirle: servidor. «Cuando dejó el Ministerio dijo algo así como ’'voy allí donde pueda ser de utilidad’'. Esta expresión la tiene integrada –continúa este compañero de filas– con la misma obediencia de los consagrados, sin ambiciones pero abiertos donde les envíe su provincial: a un colegio, a la selva, a la guerra... Y si tiene que convertirse en provincial porque se lo piden sus hermanos, lo hace, como ser ministro o candidato», detalla uno de sus amigos que ve en el futurible «president» esa lección de «política ejemplar» que el Papa Francisco ha detallado en su encíclica «Fratelli tutti» y que utilizó como recetario en su encuentro con el presidente Pedro Sánchez el pasado 24 de octubre.

Al frente de Cristianos Socialistas del PSC se encuentra Jordina Sabaté, pero el referente del grupo es el ex diputado Josep Maria Carbonell, amigo de Illa desde hace más de treinta años. Con él comparte no solo inquietudes religiosas, sino espacio laboral. Carbonell es decano de la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna de la Universidad Ramón Llull, dependiente del Arzobispado de Barcelona, donde Illa ha sido profesor asociado de Economía.

¡El candidato del PSC, Salvador Illa, pronuncia un discurso en la campaña de las elecciones catalanas del 14 de febreroFoto: PSCEFE/PSC

Una vocación educativa en clave creyente que, dicen, acunaron los escolapios en su colegio de Granollers. «Un alumno excelente, siempre reflexivo y muy culto», recuerda uno de sus maestros. El joven Illa formaría parte además de los Esplays Cristianos, un movimiento que nació en la posguerra vinculado a las parroquias para organizar colonias de verano, pero que en los 60 evolucionó para crear centros de animación y evangelización dinamizadores de barrios y pueblos.

En las aulas de Calasanz, Illa también conocería al que hasta hoy es uno de sus sacerdotes de referencia y, con el tiempo, confidente. El padre Rodolf Puig Dollers. Primero fue su profesor y ahora rector de las parroquias de Sant Sadurní y Santa María del Jaire en La Roca del Vallès, el pueblo de Illa, donde fue alcalde. Pero el padre Rodolf no es su único clérigo de referencia. Gaieta de Casacuberta Franco, actual rector de Santa María del Pi, fraguó también su amistad con él en la localidad barcelonesa. No resultó complicado que congeniaran. Comparten inquietudes sociales. «Además Casacuberta supo acompañarle en momentos nada fáciles, cuando Illa resistió con honestidad a las presiones de la especulación urbanística», comentan desde La Roca.

Pero los vínculos de sacristía de Illa no quedan ahí. El ex titular de Sanidad tiene hilo directo con el presidente de la Conferencia Episcopal Española y cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella. Sin intermediarios, el máximo responsable hasta hace unos días de la gestión de la pandemia y el pastor de referencia de Francisco en España mantienen una relación más que cordial y han sido puente indispensable para el diálogo entre Moncloa y la Iglesia, tanto para afrontar el cierre de los templos durante el confinamiento de marzo como para rebajar tensiones ante la polvareda agitada por otros departamentos ministeriales. Tal es el «feeling» entre ambos, que el pasado mes de agosto Illa se dejó caer con su esposa por Cretas (Teruel), el pueblo del cardenal Omella.

Aquella escapada fue cazada por algún móvil ágil. Algo que no sucedió con la visita que Illa realizó el pasado septiembre al Monasterio de Monserrat, para rezar ante la patrona de Cataluña. Lo hizo sin cámaras. Fuera de agenda. También acompañado por su mujer, pasó una jornada con la comunidad religiosa benedictina, con quienes compartió el almuerzo. Después, café y conversación distendida a solas con el abad benedictino Josep Maria Soler. Un encuentro privado, de los pocos que han tenido lugar en los últimos meses entre los políticos, ya que los monjes se han cerrado en banda a que La Moreneta pudiera utilizarse como punto de peregrinación electoral arrojadiza de unos y otros. Illa salió y entró de allí como un cristiano más.

El ex ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras su intervención en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de ministrosFoto: BallesterosEFE

Los «indepes» también se confiesan

El segundo plano en el que Salvador Illa ha dejado siempre sus convicciones religiosas dista del protagonismo que algunos dirigentes independentistas han buscado dar a su fe, intentando hacer bandera nacionalista del catolicismo. Ese ha sido el motivo principal que ha llevado a los obispos catalanes a guardar silencio ante unas elecciones. Se trata de la primera vez de este mutis por el foro en la historia de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que cumple ahora sus bodas de oro. Si en anteriores ocasiones se hizo algún que otro guiño, visitando incluso a los políticos presos en las cárceles, tanto el cardenal Omella como el presidente de la Tarraconense, Joan Planellas, han animado en esta ocasión a los obispos a dar un paso atrás para intentar ser «los pastores de todos» y no ser identificados con papeleta alguna.

Y es que, en los últimos años, no son pocos los políticos «indepes» que han exhibido su credo para hacerle carantoñas al votante católico. Al frente, el líder de ERC Oriol Junqueras, que no ha dudado en desvelar que dedicaba parte de sus horas en la cárcel a rezar el «magnificat». «Yo no soy un cristiano que hace política. Soy un político que, además, y no es poco, es cristiano», presume. «Ha buscado deliberadamente que se le identifique públicamente como creyente de izquierdas, pero no es precisamente de los que más vive el cristianismo», explica un «mossèn» a LA RAZÓN, que, sin embargo, pone en valor el compromiso creyente del ex consejero de Justicia del PDCat, Joaquim Forn y su esposa, Laura Masvidal.

El líder de ERC, Oriol Junqueras, durante el primer acto de campaña electoral de ERC en CataluñaFoto: Enric FontcubertaEFE

También tienen un poso creyente los Jordis, Rull y Turull. Este último es, además, primo hermano del rector de la basílica y la parroquia de la Sagrada Familia, Josep Maria Turull.

El ex consejero de Cultura, Santi Vila, también es un cristiano convencido que ha sabido integrar su homosexualidad y su fe católica.

Santi Vila

Caso aparte es el de la «conversión» del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, que se casó por la Iglesia en prisión con su pareja, la periodista Txell Bonet. Aunque habían contraído matrimonio por lo civil en 2016, finalmente se dieron el «sí, quiero» en un altar entre rejas en diciembre de 2018.


Etiquetas:  #La #cruz #de #Salvador #Illa #el #socialista #que #reza #en #silencio #y #por #Whastsapp

COMENTARIOS