La cuna de Merckx y la profecía más errónea: ''Tiene limitaciones, nunca ganará una grande''
14:02
15 Mayo 2022

La cuna de Merckx y la profecía más errónea: ''Tiene limitaciones, nunca ganará una grande''

La primera etapa ganada por el belga en una gran ronda fue en la cima de Blockhaus, donde este domingo, 55 años después, concluye la jornada de la 'Corsa Rosa'.

La cuna del mito se levanta en un peñón de bandoleros italianos bautizado con nombre germánico. La cima de Blockhaus (casa de piedra) cambió la historia. En esa cumbre de los Abruzzos, Eddy Merckx escribió el capítulo inaugural de su colosal obra. El 31 de mayo de 1967 ganó su primera etapa en una de las tres grandes rondas. La suya fue una irrupción genial, pero pésimamente valorada entonces. Merckx contaba con 21 años y los expertos vaticinaban que sería un velocista sin apenas opciones en la montaña. Nunca hubo un profecía más errónea.

El pipiolo Merckx (Meensel-Kiezegem, 17 de junio de 1945) acudía a la ronda con el cartel de brillante clasicómano, ganador de la Flecha Valona, la Gante-Wevelgen y un doble título en Milán-San Remo, a la sombra de Jacques Anquetil y Felice Gimondi. El Giro arrancó con protagonismo español. Antonio Gómez del Moral ganó la segunda etapa y fue líder durante tres días consecutivos. José Pérez Francés logró la maglia rosa en la octava jornada y la mantuvo durante una semana. El catalán era el primer clasificado en la etapa 12ª, esa en la que nada volvería a ser igual. Salida en Caserta y final en Blockhaus, una cima inédita, cuyo extraño nombre tiene origen en el siglo XIX, cuando un militar austríaco estaba al frente de un gruupo de infantería del Ejército italiano que combatía a los delincuentes en los primeros años de la unificación italiana. En 1863, en la cúspide del monte se construyó un fuerte de piedra.

Hasta allí transitaba el pelotón tras recorrer 200 kilómetros durante siete horas. Marcajes estrechos entre los favoritos. Todo se rompió a falta del 2.000 metros con la fuga de los italianos Schiavon y Zilioli. Tras ellos saltó Merckx como una bala. Los alcanzó, se puso en cabeza e impuso un ritmo frenético que sólo Zilioli aguantó durante unos segundos. A falta de un kilómetro, el debutante belga se quedó al comando de la carrera. Aventajó a Zilioli en 10 segundos. Tercero fue Pérez Francés, por delante de Anquetil. A 35 segundos llegó Gimondi. «Yo no había subido muchas montañas antes, por eso me limité a ir en el grupo. Cuando atacó Zilioli me sentí bien», señaló el inesperado vencedor.

"Decepción italiana"

Los especialistas no calibraron la explosión de aquel gigante de 1,82 metros que no encajaba con el prototipo de escalador pequeño. Al día siguiente, La Gazzetta dello Sport titulaba: ''Decepción italiana. Sprinter belga gana en la montaña''.

El advenedizo, dos días después, se anotó su segunda etapa al sprint en Lido degli Estensi. Cinco jornadas más tarde, terminó segundo en las Tres Cimas de Lavaredo, donde desafió la autoridad de Gimondi. La etapa fue anulada porque muchos ascendieron agarrados a los coches de los auxiliares. El italiano se adjudicó la ronda tras atacar a Anquetil en la penúltima etapa. En esa edición, otros españoles también destacaron: Francisco Gabica se anotó una etapa y Aurelio González, el Premio de la Montaña. El Kas (debutante) se llevó la clasificación por equipos. Merckx, en su estreno, terminó noveno, a 11.41 minutos. «Ha demostrado sus limitaciones en la montaña. El joven belga nunca podrá ganar una gran carrera por etapas», escribía Bruno Raschi en su resumen del Giro en La Gazzetta dello Sport. Ya saben: al año siguiente ganó el primero de sus cinco Giros. Luego vendrían cinco Tours, una Vuelta y la leyenda de El Caníbal.

El ciclista más completo de todos los tiempos se retiró el 1 de mayo de 1978. Pero siempre ha estado ligado al ciclismo. Su hijo Axel también fue profesional. En la década de los 80 creó su propia marca de bicicletas con gran éxito de ventas. A una de sus joyas la bautizó Blockhaus 67. El mito sumó más de 260 victorias como profesional, pero para él, la rubricada en el monte de los Apeninos fue la mas especial. Cambió la historia con la profecía más equivocada de siempre.


Etiquetas:  #La #cuna #de #Merckx #y #la #profecía #más #errónea #Tiene #limitaciones #nunca #ganará #una #grande

COMENTARIOS