La dimisión de Lesmes deja la Justicia en una situación endiablada: un CGPJ en descomposición, sin sucesor claro y posiciones de bloqueo
10:42
10 Octubre 2022

La dimisión de Lesmes deja la Justicia en una situación endiablada: un CGPJ en descomposición, sin sucesor claro y posiciones de bloqueo

Vocales de los sectores conservador y progresista del Consejo, así como Sánchez y Feijóo, se reúnen este lunes ante una crisis constitucional inédita

Justicia Bruselas pide a Sánchez que cambie el modelo del CGPJ antes de presidir la UE en 2023 P&R Qué es el CGPJ, cómo se elige, qué pasa si no se renueva y cuál es la clave del conflicto actual

El Poder Judicial se enfrenta a una crisis institucional sin precedentes después de que el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, anunciara ayer que renunciará este lunes a su cargo al amparo de lo establecido en el artículo 588.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. El presidente se marcha denunciando "la indiferencia" del Gobierno y el Partido Popular para renovar el órgano de gobierno de los jueces.

Lesmes anunció el pasado día 7 de septiembre, coincidiendo con el acto solemne de la Apertura del Año Judicial, que dimitiría "en semanas" si tras su discurso no lograba que socialistas y populares se sentaran a negociar el órgano constitucional que ha presidido durante más de ocho años.

Pese a ello, la semana pasada, ante la petición de los vocales del grupo progresista del CGPJ convocó un Pleno para el próximo jueves con la intención de nombrar a los magistrados del Tribunal Constitucional. Todos los consejeros interpretaron entonces que retrasaba su dimisión y que estaría junto al Rey el día de la Fiesta Nacional, este miércoles, pese a que el magistrado había comentado a varias personas de su máxima confianza que "de esta semana" no pasaría sin renunciar al cargo.

Finalmente, el juez, que ha desarrollado un mandato de marcado estilo presidencialista, ha decidido marcharse al desoír el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, su petición pública de desbloquear de forma urgente el Consejo. Tan sólo anunciando su dimisión ha logrado que ambos dirigentes se reúnan de forma urgente para abordar la situación. Se abre así una crisis inédita en la historia de nuestra democracia en el tercer poder del Estado mientras los partidos parecen afirmarse en sus posiciones conocidas. El PP insiste en una reforma del sistema de elección, en la línea de las recomendaciones de la UE, pero el PSOE exige primero renovar el TC y descarta cambiar el modelo.

Aunque no es la primera renuncia al cargo de un presidente del TS y el CGPJ -ya lo hizo el fallecido Carlos Dívar- las circunstancias que rodearon ambas dimisiones no son parangonables. Lesmes abandona el cargo con un mandato prorrogado -durante casi cuatro años- y con un órgano como el Consejo en estado de descomposición. Un poder del Estado estará a partir de hoy descabezado sin que nadie sepa con certeza durante cuánto tiempo se prolongará la endiablada situación.

Su sucesor

Los vocales de los sectores conservador y progresista del Consejo tienen previsto reunirse este mañana para analizar la crisis a la que se enfrenta el Poder Judicial. Fuentes jurídicas explican que los consejeros han sido informados "al mismo tiempo que los medios de comunicación" del anuncio de dimisión del presidente, lo que ha generado un profundo malestar entre los mismos. Cuentan ya con que el Pleno del jueves no será presidido por Lesmes -aunque su renuncia no se hará efectiva hasta que sea publicada en el BOE-.

El magistrado abandona la presidencia del TS y el CGPJ sin que esté claro quién lo sucederá al frente de las citadas instituciones. Tal y como adelantó EL MUNDO el pasado 23 de septiembre, el informe que encargó al Gabinete Técnico del órgano de gobierno de los jueces sobre su sustitución automática por el presidente de Sala más antiguo del Alto Tribunal no es compartido por una amplia mayoría de vocales del órgano.

El escenario que se abre ahora es imprevisible. Cuando Dívar dimitió, la presidencia en funciones del Supremo la asumió entonces el presidente de Sala más antiguo del TS, el magistrado Juan Antonio Xiol, y la presidencia en funciones del CGPJ, el entonces vicepresidente del órgano Fernando de Rosa. Sin embargo, la propuesta elaborada por el Gabinete Técnico no contempla esa bicefalia y deja en el presidente de Sala de lo Civil del TS, Francisco Marín Castán, la asunción de ambas presidencias. En el CGPJ, en cambio, un amplio número de vocales considera que es el Pleno, como órgano, el que debe decidir quién sustituye a Lesmes. En este sentido, son muchos los consejeros que entienden que el sustituto al frente del órgano de gobierno de los jueces debe ser el vocal Rafael Mozo.

El adiós de Lesmes

"Perdida toda esperanza de rectificación y ante el patente deterioro del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, que no puedo evitar, mi presencia al frente de estas instituciones carece ya de utilidad y sería además contraria a mi propia conciencia profesional, por lo que se impone mi renuncia como presidente, ya que mantenerme a partir de ahora en esta responsabilidad solo puede servir para convertirme en cómplice de una situación que aborrezco y que es inaceptable", dijo ayer el todavía presidente del TS y del CGPJ en la declaración donde anunció su renuncia.

Asimismo, Lesmes manifestó que "ante esta reiterada indiferencia a mis llamamientos, la expectativa que se abre no parece ser otra que el mantenimiento de una situación, quizás durante años, que debilita y erosiona cada vez más a las principales instituciones de la Justicia española y, por ende, de nuestro Estado de Derecho".

El magistrado también destacó "la infructuosa visita del Comisario de Justicia de la Comisión Europea señor Reynders quien, tras diversos encuentros con autoridades españolas, exhortó al Gobierno y a la oposición para que, de forma inmediata, se resolviera la situación de bloqueo y se abordara a continuación la reforma del modelo de elección de Vocales de procedencia judicial, sin que los contactos desarrollados estos últimos días a raíz de esa visita, de los que he sido informado, hayan dado resultado positivo alguno pese a que fijé esta semana, que hoy termina, como la última a los efectos de la decisión sobre mi permanencia en la presidencia".

Se da la circunstancia de que el magistrado se marcha sin haber logrado que el CGPJ nombre a los magistrados del Tribunal Constitucional, pese a los intentos realizados y la firme voluntad que tenía por haberlos efectuados -llegó a afirmar que no permitiría que el órgano estuviera en rebeldía y la realidad es que el presidente perdió todo el control sobre los vocales-.

Lesmes, que negó públicamente estar actuando por un interés personal para ser nombrado magistrado del Constitucional gracias al apoyo de Moncloa, regresará ahora a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Alto Tribunal, en concreto, a la Sección Quinta. El juez lleva meses yendo a deliberar a la citada Sección -sin ejercer derecho de voto- para ponerse al día con la jurisprudencia de la Sala que abandonó hace más de ocho años cuando populares y socialistas impusieron, mediante un acuerdo político, a los vocales su nombre como presidente del TS y el CGPJ.


Etiquetas:  #La #dimisión #de #Lesmes #deja #la #Justicia #en #una #situación #endiablada #un #CGPJ #en #descomposición #sin #sucesor #claro #y #posiciones #de #bloqueo

COMENTARIOS