La dolorosa venta de Agüero al City que resultó una catarsis: muchos millones y el veto al Real Madrid en un SMS
15:04
5 Abril 2022

La dolorosa venta de Agüero al City que resultó una catarsis: muchos millones y el veto al Real Madrid en un SMS

El traspaso del Kun, estrella del Atlético, en 2011, coincide con el arranque de la mejor etapa en la historia de ambos equipos. En mayo, el conjunto inglés inaugurará una estatua por el argentino.

Banquillos Guardiola y Simeone, la bella y la bestia Simeone "Seguramente tienen mejores jugadores que nosotros" Guardiola El alegato en defensa del estilo del Atlético: "Son más ofensivos de lo que la gente piensa" Champions Programa de cuartos de final TV Manchester City - Atlético de Madrid: Horario y dónde ver hoy el partido de Champions

En poco más de un mes, el aficionado del Manchester City que acuda al Etihad Stadium podrá fotografiarse junto a la estatua de Sergio Agüero. Su talla, obra del escultor escocés Andy Scott, será uno de los puntos de encuentro antes de acceder al estadio, como ocurre ya con las de David Silva y Vincent Kompany. Si en Old Trafford, en el otro extremo de la ciudad, el selfie obligado es junto al monumento de la United Trinity, es decir, Bobby Charlton, Dennis Law y George Best, aquí lo son ellos. Porque la etapa más gloriosa de los citizen fue culpa suya. Sobre todo del Kun, ejecutor de aquella Premier redentora (2012), que ponía fin a una sequía de 44 años, con una diana eterna en el minuto 93:20. Un dígito que muchos seguidores locales aún llevan serigrafiado en sus camisetas. La estatua se inaugurará el 13 de mayo, 10 años después de aquel imborrable gol al Queens Park Rangers.

Fue una suerte de reinicio en la historia del City, campeón en cinco de las últimas 10 ligas, tres de ellas con Pep Guardiola, que este lunes alababa el estilo del Atlético en rueda de prensa. Una entidad que navega en la abundancia económica por cortesía del jeque Mansour bin Zayed. Que suspira, como le ocurre al Atlético, por esa Champions que le da la espalda.

Sin sospechar que el corazón adelantaría su adiós, Agüero cambió Manchester por Barcelona el verano pasado, convertido en una leyenda: máximo goleador de la historia del City (260), extranjero más prolífico de la Premier (184) y dueño del mayor número de hat-tricks en la competición (12). Y eso que, en aquel convulso 2011, al Kun, que había renovado en enero hasta 2014, pero convencido de que su futuro estaba en el Bernabéu (eso le dijeron sus representantes), se le nubló la vista al ver que su destino era otro. Sus palabras desde Argentina, anunciando su intención de no regresar a Madrid, fueron un portazo al corazón rojiblanco. «Tenía un comprador, un supersalario y un superproyecto delante», recuerdan quienes vivieron el proceso.

"No me falles"

Giremos la vista hacia el amanecer de aquel verano de 2011. Semanas trémulas en el Calderón, con la fuga de De Gea a Manchester y el desconcierto por el fichaje frustrado de Luis Enrique para el banquillo. Nos hallamos en el pasillo de los baños del prestigioso restaurante japonés Kabuki, en el Hotel Wellington de Madrid. Miguel Ángel Gil, CEO del Atlético, ultima, con el móvil pegado a su oreja, la venta de Agüero al City. Se había enterado días atrás de que su estrella tenía un acuerdo con el Real Madrid y aquello le irritó hasta tal extremo que viajó desde Los Ángeles de San Rafael (Segovia), donde el equipo iniciaba la pretemporada, hasta Los Ángeles (California), enclave de la puesta a punto del conjunto citizen, para acabar con el problema. Allí se reunió con un representante del club británico para ponerles en suerte al ariete. Les facilitaba la operación por menos de lo que habría pagado el conjunto blanco. Desembolsaron 40 millones de euros.

Pero volvamos al Kabuki. Miguel Ángel Gil vuelve a la mesa en la que estaba almorzando y pregunta a los comensales que le acompañaban: «¿Cómo se escribe 'no me falles' en inglés?». Y aquel «Don't let me down» fue el último mensaje que le envió al jeque Mansour. Lo hizo para recordarle que la cláusula anti Real Madrid, por la que Agüero no podría fichar por el club blanco durante los dos primeros años, no figuraría en el contrato, pero que a cambio el jeque le había dado su palabra de que, efectivamente, el Kun no iría al Madrid. De ahí el «Don't let me down». Agüero ni pasó a despedirse ni se fue al Bernabéu. Y eso que su tío Daniel ha seguido haciendo algunos trabajos en el Cerro del Espino de Majadahonda. El destino acabaría siendo bondadoso con las tres partes implicadas en ese acelerado trato.

De aquel 2011 emergió el mejor Atlético de siempre con el advenimiento de Simeone en diciembre. Con los fichajes de Arda Turan y Falcao, que no habrían sido posibles, en parte, sin aquellos 40 millones percibidos por la venta del Kun. Tampoco sin fondos de inversión como Doyen Sports, porque la situación económica y deportiva del club era entonces peliaguda.. Casualidad o no, el despertar de ambos equipos, que este martes se cruzan por primera vez en Europa, se inició, en parte, con aquella operación que amenazó con dejar una dolorosa cicatriz junto al Manzanares. No fue así.

La pregunta por Giménez

«Son mucho más que ricos y actúan como lo hacen los clubes ricos», sostienen sobre el City desde los despachos del club rojiblanco, donde subrayan que los británicos disponen de un equipo de gestión más amplio, por ejemplo, que el del PSG. Y, también, que existe algo parecido a un pacto de no agresión con el club francés, el Bayern y otros grandes, por ejemplo, en asunto de fichajes. No así con el resto, que habita en otra realidad económica.

Lo experimentó el Atlético hace apenas tres años (julio de 2019), cuando el cuadro inglés se presentó con los 70 millones de la cláusula de Rodri para llevárselo al Etihad Stadium. Lo hizo, eso sí, previo aviso, para que no torpedear la planificación deportiva de su adversario de esta noche. El papel de Guardiola, que incidió mucho en lo emocional con el centrocampista, resultó decisivo. En el verano de 2013, fue Martín Demichelis quien tomó ese mismo avión, previo pago de 4,5 millones. Un efímero central que no duró ni dos meses en Madrid.

Hace no tanto, Giménez, ausente este martes por lesión, también llegó a estar en su punto de mira. En el arranque del curso pasado, llegó una pregunta (más que una oferta) sobre el defensa. Proponían un traspaso amistoso de unos 80 millones. Una cifra que, a pesar de los apuros del momento, quedó en el olvido. Igual que los 40 que asomaron por su compatriota Godín, en 2015.

Los ojos del City se han cruzado unas cuantas veces con los del Atlético en esta última década. Sin duda, el periodo más pujante en la vida de ambos equipos. Y todo comenzó con Agüero. El tipo que tendrá su estatua en el Etihad. El mismo cuya placa del Paseo de las Leyendas del Metropolitano suele lucir mancillada. «Fue una pena que no nos enfrentásemos cuando estaba el Kun», sostienen en el Atlético. Con él empezó (casi) todo.


Etiquetas:  #La #dolorosa #venta #de #Agüero #al #City #que #resultó #una #catarsis #muchos #millones #y #el #veto #al #Real #Madrid #en #un #SMS

COMENTARIOS