La economía española deja de crecer cuando está todavía un 2% por debajo del nivel prepandemia
01:56
29 Octubre 2022

La economía española deja de crecer cuando está todavía un 2% por debajo del nivel prepandemia

El consumo de las familias sigue siendo un 5% inferior al de 2019, mientras que la inversión empresarial está todavía un 3% por debajo

La economía en estanflación: el PIB se frena al 0,2% en el tercer trimestre y los precios suben un 7,3% en octubre

El frenazo que ha sufrido la economía española -cuyo Producto Interior Bruto (PIB) tan sólo creció un 0,2% en el tercer trimestre del año (de junio a septiembre)- dificulta que se recupere en el país el nivel de producción que existía antes de la pandemia. Según los datos de Contabilidad Nacional Trimestral publicados este viernes por el INE, la economía española sigue un 2,02% por debajo del nivel de diciembre de 2019.

Pese a que el resto de países europeos ya ha conseguido cerrar la brecha de lo perdido durante el covid, en España el nivel de producción todavía está lejos de ese nivel y expertos e instituciones como el Banco de España avisan de que habrá que esperar a finales de 2024 para conseguirlo.

De hecho, la distancia con ese nivel de producción se agrandará en los próximos dos trimestres, para los que se esperan crecimientos negativos de la producción. Esto significa que el PIB caerá y que se ampliará aún más la distancia con los niveles de 2019, entrando el país en recesión técnica si encadena dos trimestres consecutivos de decrecimiento.

Por el momento, lo que vive la economía española es un estancamiento. En el tercer trimestre, el consumo de los hogares mostró mucho dinamismo (creció un 1,1% intertrimestral) por el tirón que suponen tradicionalmente las vacaciones; mientras que la inversión empresarial -medida con la Formación Bruta de Capital- repuntó un 1,4%.

Pese a estos crecimientos por encima del 1% en estas variables, el PIB sólo ha crecido dos décimas, debido al impacto a la baja que ha tenido el sector exterior y, en concreto, las importaciones. Las exportaciones de bienes y servicios han crecido un 1,3% en el trimestre, pero las importaciones han aumentado un 3,7%, provocando que el impacto conjunto del comercio exterior haya sido negativo.

"El factor que más ha lastrado el PIB en el tercer trimestre han sido las importaciones, que han registrado un repunte, de modo que el conjunto del sector exterior ha restado ocho décimas a la tasa de crecimiento", explica Funcas. En cualquier caso, el tirón del consumo y la inversión no han sido suficiente para recuperar los niveles previos a la pandemia.

CONSUMO DE LOS HOGARES

El gasto en consumo final de los hogares se sitúa a cierre del segundo trimestre de este año todavía un 5,4% por debajo del nivel previo a la pandemia. Después de desplomarse en el primer y segundo trimestre de 2020, por las restricciones administrativas que impuso el Gobierno para evitar el contagio, el consumo volvió a crecer con fuerza en el tercer trimestre de ese año, coincidiendo con el levantamiento de muchas medidas ese verano.

Sin embargo, las siguientes olas del virus volvieron a frenar su recuperación y en el cuarto trimestre de 2020 y el primero de 2021 el consumo se mantuvo congelado. Entre abril y junio del año pasado el consumo de los hogares volvió a despegar y emprendió una senda creciente, aunque el inicio de las presiones inflacionistas amortiguó esta recuperación.

La guerra en Ucrania, iniciada en febrero de 2022, se tradujo en un agravamiento de las presiones sobre los precios y sumió al país en una situación de incertidumbre que lastró la confianza de los hogares, con lo que el consumo se redujo de nuevo en el primer trimestre del año, en el que el PIB se dejó dos décimas.

Desde entonces, ha crecido de forma moderada trimestre a trimestre, pero a cierre de septiembre sigue todavía a cinco puntos de recuperar el nivel de 2019, dificultando así por su peso en el PIB que la producción total alcance ese objetivo.

INVERSIÓN EMPRESARIAL

La evolución de la inversión empresarial ha sido similar a la del consumo. Al desplome de la primera mitad de 2020 siguió una recuperación en el tercero, pero ya a partir de septiembre de ese año las empresas volvieron a reducir sus inversiones ante los problemas en las cadenas globales de suministros y el creciente incremento de los costes.

A lo largo de 2021 la inversión fue recuperándose progresivamente hasta casi cerrar la brecha respecto a 2019 al cierre de año, pero la guerra en Ucrania y el auge de la inflación volvió a truncar las expectativas de las empresas, que de nuevo replegaron inversiones entre enero y marzo. Desde entonces, se ha recuperado ligeramente, pero sigue un 2,6% por debajo del nivel de 2019.

La principal inversión a la que han renunciado las compañías es a la compra de maquinaria y bienes de equipo (bienes duraderos que suelen tener un precio alto), que son hoy un 15,5% inferiores a las que había en 2019; así como a la compra de vivienda (-14,3% respecto al último trimestre de 2019), y a la de otros edificios y construcciones (-2,1%).

DEMANDA EXTERNA

Esta evolución del consumo y la inversión provocan que la demanda nacional siga siendo un 2,97% inferior a la previa al covid, mientras que la demanda externa no sólo se ha recuperado ya sino que supera el nivel de 2019.

Las exportaciones de servicios (turismo, transporte, telecomunicaciones, servicios profesionales, ingeniería, consultoría, servicios informáticos, etc.) superan en un 31% a las que tenía el país antes de la pandemia, mientras que las ventas de bienes al exterior también son un 3,9% superiores.

En cuanto a las importaciones, las de bienes superan en un 11,8% las previas al covid, especialmente por el aumento de las compras de productos energéticos, mientras que las de servicios están un 3,6% por encima.


Etiquetas:  #La #economía #española #deja #de #crecer #cuando #está #todavía #un #2 #por #debajo #del #nivel #prepandemia

COMENTARIOS