La esperanza se llama Bryan Gil
23:10
27 Marzo 2021

La esperanza se llama Bryan Gil

La aparición del futbolista del Eibar fue la única buena noticia del decepcionante partido contra Grecia. Es un futbolista diferente, capaz de sorprender

El debut de Bryan Gil fue lo más ilusionante del partido de España contra Grecia. Sólo jugó 26 minutos, pero fue tiempo suficiente para que enseñara sus cualidades. Era el único que desbordaba, que encaraba al defensa y que añadía una velocidad más, que se movía y que no se conformaba con esperar la pelota al pie.

«Ha aportado el desequilibrio individual, que es muy importante y él lo tiene», afirmaba Luis Enrique después del encuentro. Es lo que buscaba el seleccionador, un futbolista diferente al resto. En las últimas convocatorias había sido Adama Traoré el que había tenido esa función. Un futbolista que desborda por velocidad y por regate, capaz de cambiar el juego de España, que resultó demasiado previsible contra los griegos. «Bryan ha aportado lo que es como jugador. El desborde es un bien muy preciado y ha estado bien, pero no muy preciso en los centros», añadía el seleccionador.

Bryan se ha saltado varios pasos en la evolución futbolística. Tenía 17 años cuando debutó con el primer equipo del Sevilla y, ahora, en lugar de disputar la fase final de la Eurocopa sub’21 –lo que le corresponde por edad– está jugando con la absoluta la clasificación para el Mundial de Qatar.

Bryan viajaba tres veces por semana de Barbate a Sevilla para entrenarse con las categorías inferiores del equipo sevillista. Ida y vuelta, 340 kilómetros diarios que no agotaron sus ilusiones. El camino no fue fácil y tampoco lo es ahora. Después de una cesión en el Leganés ha elegido otra al Eibar para seguir formándose. El mismo destino que David Silva tomó en su momento cuando era canterano del Valencia.

«Es un orgullo para mí y para el club, que se lo merece. Esto también es para ellos, para Mendi y para mis compañeros. Se lo dedico», decía después de su estreno con la absoluta. Es el primer internacional del Eibar en la historia. Pero su dedicatoria iba más allá. «Es un objetivo mío y de mi abuelo que en paz descanse, se lo dedico a él», confesaba. «Estoy muy feliz por el debut, por la confianza que me ha dado el míster y la que me han dado mis compañeros, pero un poco fastidiado por el resultado», añadía.

Bryan debutó con el «9» a la espalda. Un número extraño para él, pero lo de menos era el dorsal. El número me daba igual. Era el que quedaba y lo elegí. Gerard no estaba por molestias, me ha tocado el 9 y muy orgulloso. Pediré a mis compañeros que la firmen, la enmarcaré y será un recuerdo par toda la vida», dice. Habrá más camisetas y más partidos para recordar con La Roja.


Etiquetas:  #La #esperanza #se #llama #Bryan #Gil

COMENTARIOS