La filosofía de Luis Enrique que explica el naufragio de España en defensa
00:56
10 Septiembre 2021

La filosofía de Luis Enrique que explica el naufragio de España en defensa

El seleccionador acepta que su equipo seguirá sufriendo en las transiciones porque su apuesta de presión tan alta así lo exige. No es problema de los centrales.

Victoria ante Kosovo España sufre primero y sonríe después Selección Otro zarpazo de un secundario, la dulce rutina de Ferran y el alivio de Luis Enrique: "Ha sido un parto" Clasificación El grupo de España

El pasado miércoles, en el modesto estadio Fadil Vokrri (quizá el único del mundo que tiene una discoteca dentro, aunque esto no venga al caso), la todavía más modesta selección de Kosovo, número 115 en el ranking FIFA, le disparó a la selección española siete veces (en sentido metafórico, sólo faltaba). Cuatro de ellas no encontraron portería, pero tres sí, y obligaron a Unai Simón a hacer tres paradas, dos de ellas de mucho mérito, para poner a salvo el resultado, que en ese momento era de un exiguo 0-1. «Los errores hay que aceptarlos, hemos cometido muchos», se resignaba Luis Enrique, que repetía el discurso escuchado tras el partido ante Suecia, ese que acepta como parte del juego que su apuesta tiene virtudes y defectos, y que si entre las virtudes está que siempre genera más que el rival, entre los defectos aparecen desajustes que dejan al rival un camino despejado hacia la portería.

Dijo el asturiano en esa misma rueda de prensa, en la de antes del miércoles, que ninguna selección gana cuatro partidos seguidos. No es cierto. Con la mirada puesta solamente en la fase de clasificación para Qatar, sin contar ni los amistosos ni la Eurocopa, hay dos selecciones que sí logran ese registro. Inglaterra acumula cinco partidos seguidos ganados, mientras Bélgica está en cuatro. Es cierto que ninguna más llega a esos cuatro, pero también es cierto que España, en esta misma fase, ha ganado sólo dos seguidos (a Georgia y a Kosovo las dos veces). De hecho, al equipo de Luis Enrique, contabilizados los 21 choques desde su regreso, su mejor racha le dura exactamente eso: dos partidos. Y eso es algo difícil de gestionar para quien estuvo 28 años sin perder una fase de clasificación y para quien estar en las fases finales de los grandes torneos desde 1992 apenas le obligó a una repesca (para el Mundial 2006).

Pero, para comprender las dificultades que está teniendo este equipo en la fase defensiva, quizá el mejor dato es que solamente en nueve de los últimos 21 partidos ha logrado dejar su portería a cero. Al margen de que jugar como visitante le cuesta mucho (ha ganado dos de sus últimos seis desplazamientos), a España le resulta casi imposible impedir no ya sólo que le metan gol, sino que se le acerquen a la portería.

Posicionamiento

Todos los analistas señalan que el problema no está específicamente en los cuatro defensas. Es en el posicionamiento del equipo donde nacen los problemas. España sale siempre con el balón jugado y sus laterales suben enseguida para favorecer una línea de pase, una salida. ¿Qué ocurre? Que cuando un centrocampista comete un error, como un mal control o una mala entrega, entre los delanteros rivales y el gol sólo están los centrales y el portero. Y claro, los centrales corriendo hacia atrás, sin referencias espaciales muchas veces. Son errores, y basta recordar el gol de Suiza en la Eurocopa o el de Suecia el pasado jueves. Las grandes selecciones sí dejan muchas más veces su portería a cero en esta fase de clasificación: Italia y Alemania, en cinco de los seis partidos, Inglaterra en cuatro, Bélgica en tres...

En su grupo, España ha jugado con tres de las selecciones que menos atacan. Grecia (79), Georgia (83) y Kosovo (109) generan poco (España ha intentado 258 ataques), pero a España le han generado mucho. Georgia disparó cinco veces a la portería de Unai Simón en el partido de ida. Suecia, en Estocolmo, seis. España siempre tira y ataca más que el contrario, eso es obvio, pero pensando en lo que ha de venir (el próximo partido será contra Italia el 6 de octubre en Milán, en la semifinal de la Liga de Naciones) quizá convendría no asumir esta situación con la naturalidad que lo hizo el seleccionador antes de medirse a Kosovo. «Si nos superan la presión, nos pillarán. Y alguna vez nos van a superar», dijo. Es su apuesta. Y no va a cambiar.

Los números

5 goles. Los que ha encajado la selección en los seis partidos que lleva en esta fase de clasificación para Qatar.

14 remates. Los que han realizado sus tres rivales en los tres partidos de septiembre (7 Kosovo, 6 Suecia y 1 Georgia).

86 intentos. A cambio, la selección ha rematado ese número de veces en los seis partidos de la presente fase.

8 tantos. Diferencia entre marcados y encajados, primer criterio de desempate. Suecia tiene +4.


Etiquetas:  #La #filosofía #de #Luis #Enrique #que #explica #el #naufragio #de #España #en #defensa

COMENTARIOS