La 'fórmula' Sarabia: educación, constancia y humildad: ''El aspecto mental es el 70% de un futbolista''
23:04
10 Junio 2022

La 'fórmula' Sarabia: educación, constancia y humildad: ''El aspecto mental es el 70% de un futbolista''

En apenas un año se ha convertido en un fijo con la selección. Desde el lunes debe decidir si volver al PSG, seguir en Portugal o estudiar opciones como el Atlético de Madrid o el Sevilla.

Crónica. España suda para seguir viva en la Liga de Naciones Clasificación. El grupo de España

Pablo Sarabia (Madrid, 30 años) es profundamente educado. Aunque, según pasan los años, los futbolistas jóvenes que acceden a la élite están mejor preparados para ese salto que los de hace una do dos décadas, no es moneda común que un jugador pregunte al periodista cómo ha ido el viaje hasta San Petersburgo, por ejemplo, como hizo él en la pasada Eurocopa, o que se interese por aquellas situaciones personales de las que ha tenido conocimiento sobre los trabajadores de la Federación que ayudan al equipo (médicos, fisios, utilleros, etc...). Sarabia es todo eso y, además, es el hombre de moda, con permiso de Gavi, en la selección española de fútbol.

El jugador, todavía, del París Saint-Germain, el tipo que ha convivido con Neymar y Mbappé durante tres años en París, se ha convertido en uno de los fijos para Luis Enrique, que tardó en llamarlo pero que ahora no puede vivir sin él. El jueves, en Ginebra, anotó su octavo gol en los 21 partidos que ha disputado con la absoluta, él que fue un fijo de todas las categorías inferiores de España porque también lo era de la cantera del Real Madrid, donde debutó -y jugó su único partido- con el primer equipo en 2011 de la mano de Mourinho. Sarabia es, junto a Unai Simón y a Gavi, el único que ha sido titular en estos tres partidos de Liga de Naciones, y es el tercero que más minutos ha jugado. De hecho, una estadística del diario As desvelaba esta semana que, desde su irrupción, es el futbolista del equipo que más porcentaje de minutos acumula (ha participado el 94,5% de ellos en los últimos 17 partidos).

«Ese día fue clave en mi carrera, fue un día muy muy feliz, y la verdad es que, como ya dije, no me lo esperaba». Asi habla Sarabia, lo hizo el jueves en el Stade Gevene, del día que escuchó su nombre en la lista de Luis Enrique para la Eurocopa. Allí, tras un inicio tímido, encabezó la reacción del equipo en el tercer partido de la fase de grupos contra Eslovaquia. Un disparo suyo al larguero abrió la espina que terminó (con otro gol suyo en octavos ante Croacia) en las semifinales. Desde entonces nadie lo saca de las convocatorias y casi ni del once inicial. «Creo que estoy en el mejor momento de mi carrera deportiva. Quiero continuar aprendiendo, porque eso es lo que me hace sentir bien. Intento aprender todos los días y ser mejor. Es lo que me ha traído hasta aquí y es lo que voy a seguir haciendo», explica alguien cuya decisión de irse al Sporting de Portugal, cedido por el PSG, se ha revelado magnífica.

GRANDES NÚMEROS

Dueño de 22 goles y 10 asistencias, ha firmado un curso tremendo. «Un jugador necesita confianza. El aspecto mental y cómo te sientas yo diría que es un 70% del rendimiento del jugador, aparte luego de las cualidades técnicas y físicas que tengas. Pero sentirte agusto y feliz en un sitio es fundamental», dice, y habla tanto de su vida en Lisboa como de su devenir entre las cuatro paredes de la concentración de España, que acaso saben el secreto de dónde jugará el año que viene, pero deben ser las únicas, pues él no suelta prenda. «Ahora mismo no pienso en eso, sólo pienso en ganarle a la República Checa [este domingo en Málaga], y cuando termine, valoraré todas las opciones que tengo, si quedarme en París, buscar una solución o lo que sea. ¿Quedarme en Portugal? Todo es posible en esta vida», le dijo, sonriendo, a un periodista luso. Tiene contrato con el club parisino hasta el verano de 2024, pero en su horizonte aparecen nombres estos días como el del Atlético o uno de sus ex equipos, el Sevilla.

Él, de momento, se afana en mantener la confianza de Luis Enrique, pues en esa decisión de dónde jugar y en seguir convenciendo al asturiano está la llave para ir al Mundial. Estar allí sería volver a acordarse de su padre, militar fallecido, y dar otra alegría a su hermana, de profesión Guardia Civil, destinatarios ambos del saludo militar con el que celebra sus goles. Un gesto que le ha valido críticas en las redes sociales. Como tipo inteligente que es, no se detiene en ellas, en las redes sociales, y prefiere decir alto y claro que se siente muy orgulloso de ser español y de jugar con la selección.


Etiquetas:  #La #fórmula #Sarabia #educación #constancia #y #humildad #El #aspecto #mental #es #el #70 #de #un #futbolista

COMENTARIOS