La gran estafa de las compras sanitarias en la pandemia: ''Le dije que iba a llamar a la Policía''
19:03
17 Abril 2022

La gran estafa de las compras sanitarias en la pandemia: ''Le dije que iba a llamar a la Policía''

Los 11,9 millones de dólares que gastó el Ayuntamiento de Madrid ocultaban 6,1 millones en comisiones para Luceño y Medina

Justicia Luis Medina negó al fiscal que planeara un alzamiento de bienes para eludir el embargo: "¡No, no, no, nada!" Tribunales Anticorrupción acusa a Luis Medina y otro empresario de usar a un primo de Almeida para ganar seis millones vendiendo mascarillas

Fiscales y jueces investigan diversas compras de material sanitario en los inicios de la pandemia que estuvieron llenas de irregularidades o que, directamente, fueron una estafa. Hace unos días, tres altos cargos dieron explicaciones en un juzgado por los encargos del Gobierno central. Más repercusión política había tenido antes el caso del hermano de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso. Un asunto que, sin embargo, ha palidecido ante las comisiones millonarias destapadas en las compras del Ayuntamiento de Madrid y que el pasado 5 de abril, cumplidos dos años de inicio de la pandemia, el fiscal llevó a un juzgado.

14 DE MARZO DE 2020. Se declara el estado alarma. El Ayuntamiento de Madrid, como todas las administraciones, busca material sanitario. «Esos días no había nada. El mercado estaba absolutamente roto. Los proveedores habituales no tenían nada y nosotros teníamos a 10.000 personas en la calle», explica al fiscal, rememorando esos días, la funcionaria municipal encargada de las compras, Elena Collado

20 DE MARZO. El Consistorio intenta agilizar las compras y firma un convenio para que se encargue su Empresa de Servicios Funerarios, que a diferencia del Consistorio podía adelantar pagos. Uno o dos días después, Collado recibe una llamada de Luis Medina. Su teléfono se lo ha dado, según el hoy imputado, Carlos Martínez-Almeida, familiar del alcalde, con quien tenía un conocido común. Medina, una figura reconocible por ser hijo de Nati Abascal, explica que un contacto suyo, Alberto Luceño, ha trabajado años en China y tiene acceso al material.

23 DE MARZO. «Elena. Soy Alberto Luceño». Este mensaje a las 19.47 horas es el primero de cientos entre ambos, que ocupan 25 páginas del sumario. Esa madrugada, el Consejo de Administración de Funerarias acepta las dos ofertas de Luceño para comprar mascarillas, adelantando el pago del 50%. El empresario reclama las transferencias para que «su gente» empiece a producir. Al principio todo es confianza. «En tus sabias manos estamos», le escribe Collado.

24 DE MARZO. El Ayuntamiento hace el primero de los desembolsos y el más cuantioso: 3.344.650 dólares como «primer pago de las mascarillas». Los nueve pagos por las mascarillas, guantes y test se suceden hasta el 6 de abril, cuando se abona un último millón. La suma total finalmente desembolsada alcanza 11.914.330 dólares (algo más de 11 millones de euros).

25 DE MARZO. Nuevo Consejo de Administración de Funerarias, esta vez para aceptar otras dos ofertas de Luceño: guantes de protección y de test rápidos de Covid-19.

26 DE MARZO. «Ya me ha dicho Luis [Medina] que le ha llamado Almeida», escribe Luceño a Elena. Medina no aclaró al fiscal si su único contacto con el alcalde fue llamada o mensaje.

27 DE MARZO. Luceño envía un correo a Medina adjuntando la transferencia de 250.000 dólares de la empresa malaya Leno, la que vende el material. «Enhorabuena amigo!!!!!!!! Ahora cabeza, ehhh?». La comisión corresponde a las mascarillas, por las que Madrid paga casi 6,7 millones de dólares. Cuatro corresponden a comisiones: uno para Medina y tres para Luceño.

30 DE MARZO. Nueva transferencia a Medina -los 750.000 dólares que faltaban para su millón- y nuevo mensaje de Luceño. La enhorabuena ya estaba dada y ahora el mensaje es otro: «Pa la saca».

2 DE ABRIL. Medina gasta rápido. Hace el primer pago (93.700 euros del total de 325.000) a una sociedad holandesa por el Feria, su nuevo yate Eagle 44. Lo pone a nombre de una sociedad gibraltareña.

8 DE ABRIL. Un día clave. Llegan los guantes, pero no son ni gruesos ni hasta el codo, sino cortos y de ínfima calidad. Cuando Elena Collado recibe una foto del material se desploma en la silla y se lleva las manos a la cabeza, según su relato al fiscal. «Por favor llámame. Esto es lo peor que me ha pasado en mi vida. Por Dios, dime algo. Nos han estafado seguro», le escribe a Luceño, que no coge porque está «con China». Collado insiste: «Empecé a aporrearle el teléfono una y otra vez. Le dije 'esto es una estafa y voy a llamar a la Policía inmediatamente'».

Para «calmar» al Ayuntamiento, Luceño dice que ha logrado una rebaja sustancial del precio y que se van a devolver cuatro millones. La devolución se produce, pero no por una bajada de precio: los cuatro millones son la comisión que Luceño había sumado al precio real del guante. Con la resaca de lo sucedido, el empresario se desahoga en un mensaje a Collado: «Yo desde las 6.50 de la mañana. Pero yo no soy ni comprador ni vendedor, ni parte intermediaria. Soy una persona que ayuda y dona».

15 DE MAYO. Luceño compra en Valencia el primero de varios vehículos de lujo, un Aston Martin. Paga 160.000 euros. Sobre nueve de ellos pesa hoy un embargo. El más valioso es un Ferrari 812 Superfast, «el Ferrari de carretera más potente y rápido jamás construido», según la marca. Paga 293.000 euros.

31 DE MAYO. Llegan los test a Madrid y vuelve a haber problemas. «Mil perdones por escribir en domingo, Alberto; hay una parte de los test que no tiene la misma calidad que las otras tres. Solo un 60%, lo que desaconseja que sigamos haciéndolos a nuestros empleados públicos», escribe Collado. Acuerdan que el problema puede ser la calidad de los reactivos y que se enviará otra partida, que según la Fiscalía nunca llega.

23 DE JULIO. La Fiscalía Anticorrupción recibe un informe del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac) con los movimientos sospechosos de Luceño y Medina en los últimos meses.

1 DE OCTUBRE. Con las comisiones, Luceño compra una vivienda en Pozuelo de Alarcón (Madrid) por 1,1 millones. Hoy también ha sido embargada.

19 DE NOVIEMBRE. El jefe de Anticorrupción, Alejandro Luzón, ordena abrir una investigación. Se barajan los delitos de blanqueo y malversación de caudales públicos. Esto último supondría la implicación de algún funcionario o cargo público. Pero tras profundizar en lo sucedido, esta calificación jurídica, la más comprometida políticamente, desaparece. Los delitos acaban siendo estafa, blanqueo y falsedad.

16 DE MARZO DE 2021. Elena Collado testifica ante el fiscal. Explica que le llama Luis Medina, pero sobre el punto más delicado políticamente -cómo llegó hasta ella- no aclara nada: «No recuerdo quién me puso en contacto con Medina. Pudo venir de un concejal, de un coordinador...». No menciona al familiar del alcalde, que según Medina es quien le da el contacto certero.

13 DE ABRIL. Luis Medina comparece ante el fiscal Luis Rodríguez Sol. Su abogado ha podido examinar el expediente y ya le ha informado de que, frente a lo acordado, Luceño se había llevado comisiones muy superiores. Su mensaje al fiscal es que él fue apenas «un facilitador» y que su comisión está «dentro de lo normal».

14 DE ABRIL. Es el turno de Alberto Luceño. Discrepa de Medina y afirma que fue su socio en el negocio el que se dirigió a él diciendo que tenía contactos en distintas administraciones públicas, no solo en Madrid. Pese al recelo del fiscal, sostiene que su comisión fue «normal» y que la fijó la empresa malaya vendedora. Añade que, por la rapidez en las entregas del material, merecería un reconocimiento.

4 DE MAYO. El fiscal emite una comisión rogatoria a Malasia para que las autoridades de ese país interroguen a San Chin Choon, responsable de la empresa vendedora. La respuesta sigue sin llegar.

5 DE ABRIL DE 2022. La Fiscalía condensa año y medio de investigación en 13 folios de querella. Al día siguiente, el magistrado Adolfo Carretero, a cargo del juzgado 47 de Madrid, la admite a trámite. Ese mismo día ordena embargar los bienes de los querellados.


Etiquetas:  #La #gran #estafa #de #las #compras #sanitarias #en #la #pandemia #Le #dije #que #iba #a #llamar #a #la #Policía

COMENTARIOS