''La ley de la eutanasia ha abierto una nueva línea de crecimiento en donación de órganos''
10:18
20 Enero 2023

''La ley de la eutanasia ha abierto una nueva línea de crecimiento en donación de órganos''

Aunque las cifras de donación y trasplante en España son difíciles de superar, la directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, cree que aún tenemos margen de crecimiento y explica a EL MUNDO algunas de las vías posibles

Balance Los trasplantes en España crecen un 13% y recuperan cifras prepandemia Trasplantes España aportó en 2021 el 22% del total de donantes de órganos de la Unión Europea y el 5% de los registrados en el mundo

A pesar de que la pandemia ha trastocado nuestras vidas y ha paralizado muchas cosas, la robustez del sistema de donación y trasplantes en España ha permitido que, aun con el escollo del Covid, los trasplantes hayan crecido un 13% en 2022 y se hayan recuperado cifras prepandémicas, con una media de 15 trasplantes diarios y un total de 5.383 trasplantes, según las cifras del balance de actividad de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), presentadas este jueves por Sanidad.

Cabe preguntarse, teniendo en cuenta que España lidera la donación y trasplantes desde hace 31 años consecutivos y con tasas que doblan la media de la Unión Europea, si todavía podemos seguir creciendo o si, de alguna manera, hemos alcanzado techo. Por eso hemos preguntado a la directora general de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, por esta y otras cuestiones.

"Estamos en un nivel de excelencia que ya es difícil de superar, sobre todo porque la mayor parte de los donantes en España, y en otros países, son personas que fallecen de muerte encefálica y ésta está disminuyendo en España porque bajan los eventos que producen daño cerebral catastrófico, la mortalidad por tráfico o por problemas de seguridad laboral y porque mejora la atención al paciente neurocrítico. Además, estas personas tienen cada vez una edad más avanzada y con más frecuencia, por la comorbilidad asociada (varias enfermedades), no pueden ser donantes o no todos los órganos son válidos para el trasplante", expone Domínguez-Gil.

La directora de la ONT expone el caso de EEUU, que tiene una tasa por millón de población (p.m.p.) de 41,6, bastante alta también (la de España es 46,3). "Su realidad es completamente diferente a la nuestra, tiene más mortalidad por tráfico, por arma de fuego que aquí, donde afortunadamente no tenemos, y, sobre todo, tiene este drama sociosanitario de la adicción a drogas por vía parenteral [intravenosa]: desde hace 50 años la primera causa de muerte es la sobredosis de drogas, estas personas suponen el 16% de sus donantes. Nuestro potencial, en cambio, proviene de personas de edad avanzada que fallecen por causas naturales".

Nueva línea de donación gracias a la eutanasia

Aunque desde el punto de vista epidemiológico y sociosanitario es cada vez más difícil que aumentemos las cifras porque se van agotando vías de crecimiento, la directora de la ONT señala que las líneas de trabajo que se han ido poniendo en marcha en los últimos años están permitiendo mantener e incluso aumentar la actividad, y aún hay margen de mejora. "Por ejemplo en la donación en asistolia o la donación de vivo, que puede crecer sustancialmente en nuestro país, o la ley de eutanasia, que ha abierto una nueva línea de crecimiento", subraya Domínguez-Gil.

En este sentido, explica que esta opción es posible gracias a los propios donantes. "La donación es necesaria porque hay pacientes en esta espera, pero también es un derecho del paciente que fallece que se le ofrezca esa posibilidad porque sabemos que contribuye también al bienestar de sus seres queridos y al suyo propio el saber que se ha contribuido con la donación. En el caso de la eutanasia adquiere una dimensión extraordinaria, se trata de atender el deseo de una persona que se ha enfrentado a una decisión tan complicada como la de solicitar esa prestación y tiene esa generosidad de ser donante de órganos".

Así, la ONT puso en marcha un protocolo de donación tras la prestación de ayuda para morir a petición de los mismos pacientes. "Por supuesto por el paciente en lista de espera, pero sobre todo para responder al deseo de esas personas que querían donar, por lo que el proceso está orientado hacia el paciente que se va, no hacia el que necesita el trasplante", recalca.

Otro aspecto que remarca Domínguez-Gil en el que tenemos margen de crecimiento es reconsiderando los límites a la donación. "Por ejemplo, hace años casi no utilizábamos donantes positivos en ciertos virus. Ahora con los antivirales de acción directa utilizamos donantes con serología positiva para virus de la hepatitis C en receptores negativos, algo impensable hace años. O el donante Covid, que empezó siendo una contraindicación absoluta para la donación, y ahora estamos yendo adelante con el trasplante de todos los órganos de donantes Covid, salvo el pulmón, que es el órgano diana. Incluso estamos reconsiderando si ciertos tumores en los donantes, que creíamos que eran una contraindicación absoluta, deberíamos considerarlos como tal. Es decir, nosotros de alguna forma, seguimos intentando crecer en todas las líneas de trabajo que tenemos abiertas".

¿También en el caso de los pacientes con VIH? La directora de la ONT señala que hay algunos países que ya han ido adelante con el trasplante de órganos de donantes VIH para receptores que también tienen una infección por VIH con una carga viral controlada con los antirretrovirales, "es decir, muy seleccionados los receptores y muy seleccionados los donantes". En el caso de España, Domínguez-Gil explica: "Tenemos que realizar una reforma legislativa para permitirlo, pero es uno de los objetivos que también tenemos encima de la mesa. Esto no va a ampliar mucho las opciones de trasplante porque evidentemente los casos van a ser limitados, pero también creemos que es una vía importante en este objetivo de desestigmatizar la infección por VIH y de permitir también a estas personas contribuir con el gesto de la donación".

Crisis sanitaria y trasplantes

El colapso de la atención primaria acaba afectando a los hospitales y sus urgencias, y de alguna forma a las especialidades. Es inevitable con este escenario de crisis del sistema sanitario español preguntarse si esto puede acabar afectando al sistema de trasplantes que, aunque tiene su propia organización en cuanto a coordinación y tecnología, está integrada por los mismos profesionales del SNS. Domínguez-Gil incide en que por ahora las cifras nos acompañan, "pero lo hacen a expensas de un extraordinario esfuerzo de los profesionales de nuestro sistema".

La directora de la ONT continúa: "A pesar de lo que hemos crecido en los últimos años, las unidades no se han dotado de más recursos y yo sí que temo un agotamiento del sistema de trasplantes, temo por el sistema sanitario y temo en particular por el de trasplantes, porque, efectivamente, alcanzar estos niveles de actividad exige una dedicación y un esfuerzo importantísimo, y a pesar de que aumenta la actividad y todo lo que la acompaña, porque esto significa inclusión de datos en los sistemas de información, vigilancia de los procedimientos, reporte de resultados postrasplantes... Todo va sumando trabajo y, sin embargo, la estructura en cuanto a recursos humanos está exactamente igual que estaba hace 10 años".

Domínguez-Gil cree necesario reforzar el sistema de donación y trasplantes, algo que, además, tiene mucho sentido, ya que se ahorran costes al sistema. "En el trasplante renal en particular es mucho más barato que un tratamiento con diálisis, de tal forma que un paciente que está tratado durante 5 años con un trasplante renal ahorra 160.000 euros en comparación con su tratamiento con hemodiálisis y 90.000 euros en comparación con la diálisis peritoneal por paciente. Por lo tanto, creo que está muy justificado el tratar de reforzar la estructura, pero entiendo que esta es otra petición más dentro de esta situación que vivimos".

Posibles fórmulas a futuro

En este constante buscar nuevas líneas de las que obtener órganos para trasplante, la ONT está atenta "a las alternativas al trasplante que sean igual o mejor porque la cuestión es que ahora mismo es la mejor. A veces no es la única, por ejemplo, en el trasplante renal tienes la hemodiálisis, pero es mucho mejor el trasplante". De cara al futuro, entre las alternativas, Domínguez-Gil destaca el xenotrasplante. "El trasplante entre especies, de cerdos modificados genéticamente al hombre. Hay datos de estudios en los últimos meses con ese primer trasplante cardiaco de cerdo modificado genéticamente al paciente David Benett en EEUU y probablemente los próximos años empecemos a ver estudios que tienen que validar la calidad, la seguridad y la eficacia de estos trasplantes y tratar de tipificar o caracterizar bien al paciente que se puede beneficiar de este tipo de tratamientos, pero creo que el xenotrasplante, probablemente, sea una opción que termine llegando a la clínica".

También habla de los órganos bioartificiales (por ejemplo, con células madre o con estructura con impresión 3D): "Creo que van a tardar más tiempo"; y de los órganos artificiales, "es decir, los que sustituyen dispositivos que suplen la función de un órgano. Yo creo que van a mejorar sustancialmente y, aunque no creo que lleguen a equiparar al trasplante, en algunos casos pueden ser una excelente sustitución como un páncreas artificial por una modulacion y una liberación de insulina o un corazón artificial muy mejorado con respecto a los dispositivos actuales". "Todo ello va a coexistir con el trasplante tal y como hoy en día lo conocemos. Estamos atentos a todo ello, aunque estas alternativas van a tardar tiempo en llegar a la clínica".


Etiquetas:  #La #ley #de #la #eutanasia #ha #abierto #una #nueva #línea #de #crecimiento #en #donación #de #órganos

COMENTARIOS