La Ley de Memoria Democrática aviva el debate de las dos Españas
12:27
6 Julio 2022

La Ley de Memoria Democrática aviva el debate de las dos Españas

Encona el choque entre izquierda y derecha y sitúa la Transición bajo el foco de los herederos de ETA

Política Otegi y Rufián se mofan del PSOE de González tras la Ley de Memoria: "Llámalo X" Congreso Bildu celebra la nueva Ley de Memoria: "Vamos a poner en jaque el relato de una Transición ejemplar"

La Ley de Memoria Democrática da sus últimos pasos parlamentarios y entrará en vigor a la vuelta del verano. El Gobierno declara su «absoluta satisfacción» ante un proyecto que ha dormido un año en el cajón de las iniciativas a remendar del Congreso. Finalmente verá la luz envuelto en la polémica, con el rechazo tajante de la oposición y sin convencer plenamente a algunos de los socios del Ejecutivo. Malos augurios pues para una norma que debería ser de unidad y que, por el contrario, ha hecho renacer viejos enfrentamientos, ha provocado un cruce feroz de acusaciones y ha incluso abierto la puerta a una revisión de la Transición democrática con el foco de quienes la impregnaron de dolor y sangre.

PREÁMBULO: UNOS CONTRA OTROS.

Es un texto largo que expone las intenciones de la ley: «Neutralizar el olvido» y «evitar la repetición de los episodios más trágicos de la historia» y señala la «responsabilidad del Estado» en fomentar una memoria democrática «reparadora, inclusiva y plural». La oposición considera sin embargo que la ley anticipa una lectura histórica sesgada sustentada en la dicotomía izquierda-derecha y la asignación de etiquetas de buenos y malos. El texto incide en que el Gobierno de Pedro Sánchez retoma las riendas para «cerrar una deuda de la democracia española con su pasado y fomentar un discurso común basado en la defensa de la paz, el pluralismo y la condena de toda forma de totalitarismo político».

LEY DE AMNISTÍA REVISITADA.

Ha sido uno de los puntos candentes del debate. La ley de Amnistía de 1977 no sólo no se deroga sino que además se define como una demanda y un logro histórico de la oposición al franquismo. No obstante se precisa que debe interpretarse a la luz de la legislación internacional en virtud de la cual los crímenes de guerra, de lesa humanidad y el genocidio no prescriben. ERC no votará a favor de la ley de Memoria por considerar que la ley de Amnistía es una ley de «punto final» que otorga «impunidad a los criminales de la dictadura.

Felipe González, sobre la Ley de Memoria Democrática: "No me suena bien"

LAS VÍCTIMAS.

Son las personas que hayan sufrido, individual o colectivamente, daño físico, moral, psicológico o patrimonial o menoscabo sustancial de sus derechos fundamentales entre el golpe de Estado de 1936 y la entrada en vigor de la Constitución. Incluye a fallecidos y desaparecidos, torturados, confinados, exiliados, perseguidos por su orientación sexual, depurados profesionalmente, bebés robados, guerrilleros... y también a sus cónyuges, parejas, descendientes, ascendientes y sus colaterales hasta el cuarto grado. La ley crea una Oficina de Víctimas que se encargará de recoger testimonios y pruebas y divulgar los hechos. También se reconoce como víctimas a las comunidades lingüísticas y culturales así como a las instituciones de gobierno de País Vasco, Cataluña y Galicia.

LOS DERECHOS VIOLADOS.

De este punto se deriva otra de las grandes controversias de la ley. El texto establece dos etapas. La primera desde 1936 hasta 1978 hace referencia a las vulneraciones y crímenes de la guerra y la dictadura. De investigarla y esclarecerla se hará cargo un Consejo de Memoria Democrática. La segunda y más polémica es la que se abre entre la entrada en vigor de la Constitución y el 31 de diciembre de 1983 y se centra en las violaciones graves de derechos cometidos durante la Transición y el primer año de gobierno socialista. Para analizar esta etapa se crea una comisión técnica de carácter académico, dependiente del Consejo de Memoria, que señalará posibilidades de reparación. La inclusión del año 83 ha sido una exigencia de Bildu para forzar la revisión de la Transición e incluso reverdecer los primeros casos de terrorismo de los GAL.

EXHUMACIONES Y BANCO DE ADN.

La ley se extiende en la explicación y los pormenores de las exhumaciones de restos en cunetas y fosas comunes así como en la creación de un banco de ADN para facilitar las identificaciones. Se trata de una labor que se realizará con el amparo pleno del Estado. En relación con el Valle de los Caídos, el Gobierno espera poder iniciar los trabajos de recuperación de los restos de miles de personas inhumados en la cripta de la basílica de manera inmediata -ya hay 104 peticiones- y la comisión de forenses está lista para iniciar el trabajo. También se trasladarán los restos de José Antonio Primo de Rivera a una ubicación secundaria del templo o se entregarán a sus familiares .

EXALTACIÓN, MEDALLAS Y TÍTULOS.

Se penaliza la exaltación y enaltecimiento del franquismo, un régimen que se condena como «ilegal» y se anulan todas sus sentencias dictadas por motivos políticos o sindicales. Se extinguen todas las asociaciones dedicadas a su memoria, incluida la Fundación Francisco Franco y el Estado se incauta de sus archivos. Además se retirarán todos los símbolos franquistas, se anularán las condecoraciones otorgadas por el régimen y se suprimirán 33 títulos nobiliarios concedidos por el dictador.

LA MEMORIA EN LA ESCUELA.

La historia de la Democracia y la memoria democrática formarán parte del currículo obligatorio de estudio en la educación secundaria obligatoria (ESO), en la Formación Profesional y en el Bachillerato.


Etiquetas:  #La #Ley #de #Memoria #Democrática #aviva #el #debate #de #las #dos #Españas

COMENTARIOS