La Ley Trans confirma la mayor derrota del PSOE con Podemos: las dos victorias de Montero avaladas por Sánchez
00:54
22 Diciembre 2022

La Ley Trans confirma la mayor derrota del PSOE con Podemos: las dos victorias de Montero avaladas por Sánchez

La aprobación de la norma en el Congreso supone el punto final de un pulso de más de dos años que ha enfrentado a los dos socios del Gobierno

Gobierno El PSOE recrimina a Podemos sus "presiones" y "falta de respeto"

La Ley Trans, que hoy se aprobará en el Congreso, simboliza la mayor derrota legislativa del PSOE frente a Unidas Podemos en esta legislatura. Es el punto y final de un pulso de más de dos años que ha enfrentado a dos organizaciones socias en el Gobierno en duelo protagonizado por dos mujeres: Carmen Calvo e Irene Montero. La ministra de Igualdad ha ido salido triunfante, pese a ciertas cesiones en la ley, mientras que la otrora todopoderosa vicepresidenta del Ejecutivo perdió primero su asiento en el Consejo de Ministros y su responsabilidad en el área de Igualdad de Ferraz -cuando Pedro Sánchez intervino para decantarse por Montero- y, ahora en estos días, la batalla política definitiva en el Parlamento.

Pocas veces un socio mayoritario de una coalición asume un coste así en uno de los asuntos capitales de una ley. Pero es lo que le ha pasado con la autodeterminación de género en los menores de edad. En concreto, de los 14 a los 16 años, para quienes reclamaba que tuvieran que pasar por un juez para cambiarse de sexo.

El problema del PSOE no ha sido sólo no haber logrado imponer su condición de fuerza mayoritaria para aprobar esa enmienda, es que, además, se ha visto sometido a un debate interno y externo que ha resultado abrasivo en su relación con sectores sociales esenciales para sus intereses. Esto es, un sector del feminismo identificado con el partido, con referentes históricos incluidos, que reniega por completo de esa ley; y, por otro lado, asociaciones LGTBI, también fuertemente vinculadas en el pasado con el PSOE, que están enfadadas por la actitud de obstaculizar para introducir «recortes».

Feministas críticas y activistas LGTBI han ejercido sus presiones desde fuera, pero también desde dentro, pues la división también ha atravesado las estructuras y los espacios de decisión en el PSOE.

Pugna Montero-Calvo

En esa atmósfera, el grupo socialista presentó varias enmiendas de relevancia al texto salido del Ministerio de Igualdad y, tras intervención de otros departamentos, del Consejo de Ministros. Eso reavivó de nuevo la batalla que durante muchos meses habían mantenido Calvo y Montero y por la que la ley tuvo un lento y tortuoso camino en el seno del Ejecutivo.

Esa pugna ya se había dado antes entre el PSOE y Podemos con la ley del sólo sí es sí, pero ésa, que era una lucha más partidista y de reivindicación como referente en el feminismo, añadía ahora también elementos de choque ideológico entre una línea más tradicional o las teorías queer.

En ambas leyes, Montero terminó ganando la disputa. Aunque ahora la ley del sólo sí es sí se ha vuelto contra ella, como un boomerang, por las consecuencias que está teniendo con la rebaja de condenas a agresores sexuales y del que el PSOE alude responder, como ayer Sánchez a preguntas de Feijóo. Uno de los debates por entonces con el PSOE fue la «seguridad jurídica». Ante las dudas del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, Pablo Iglesias llegó a acusarlo de ser un «machista frustrado».

Los grandes proyectos de Montero

La Ley de Libertad Sexual y ahora la Ley Trans son dos de los grandes proyectos legislativos de Montero, junto a la reforma de la ley del aborto, que se aprobó en el Congreso la semana pasada. Por ello la beligerancia de Podemos en este asunto ha sido máxima a la hora de echar órdagos a su socio y de marcar líneas rojas a Pedro Sánchez, que ha evitado implicarse en el fondo y que sólo cuando ha intervenido lo ha hecho para desbloquear la situación en favor del Montero. Valga como ejemplos la salida de Calvo del Gobierno apenas unas semanas después de aprobarse la Ley Trans en el Consejo de Ministros o la decisión del PSOE -en contra de lo que pensaban algunos miembros destacados- de no llevar hasta el último día su enmienda sobre los menores después de que ésta fuera derrotada en una tensísima votación en comisión.

Con esos elementos, las rencillas no se disimularon ayer en el debate de la ley en el Pleno del Congreso, que inusualmente se produjo ayer separado de la votación, que será hoy. Andrea Fernández (PSOE) recriminó a Unidas Podemos sus «presiones», echando a la comunidad LGTBI encima del partido con «estridencias» y «uso indebido» de la causa trans. «Es absolutamente desacertado acusar a mi partido de pactar con la derecha un retroceso de derechos LGTBI. Es una falta de respeto», criticó. Y reivindicó su derecho a una ley más «garantista», «segura»y «jurídicamente más robusta».

Podemos también disparó. Sofía Castañón dijo que Pedro Zerolo tuvo que «defender sus ideas por encima de la disciplina de partido» en el PSOE. Y Fernández replicó: «nunca», «siempre tuvo al PSOE con él» ya que «no seguía la disciplina de voto, la marcaba».

En cambio, la ministra Montero evitó roce alguno y proclamó que la Ley Trans «cierra armarios y abre puertas» a las personas trans.


Etiquetas:  #La #Ley #Trans #confirma #la #mayor #derrota #del #PSOE #con #Podemos #las #dos #victorias #de #Montero #avaladas #por #Sánchez

COMENTARIOS