La ''locura'' de SailGP, la revolución de la vela: ''Es como pilotar un avión sobre el agua''
20:22
16 Mayo 2022

La ''locura'' de SailGP, la revolución de la vela: ''Es como pilotar un avión sobre el agua''

Jordi Xammar, medallista en Tokio, es el patrón del barco español en la nueva Fórmula 1 del mar. ''Volamos en un bicho que pesa dos tonelas y media a casi 100 km/h sobre el mar''

Juegos de Tokio La historia de Xammar y Rodríguez, bronce en vela: "Mis padres no querían que compitiera" Sierra Nevada Jordi Xammar, el olímpico que rescató a un joven al que "le quedaban cuatro horas de vida" Indonesia Una tragedia en Indonesia, la disciplina japonesa... el camino de Jordi Xammar hacia la medalla en Tokio Copa América junior Barracones y autostop para competir en la Copa América "con lo justo" Equipo Los 'júniors de oro' de la vela: "Me dicen que estoy loco, pero creo que volvemos con cinco medallas" Tripulante 'Cardonita', el niño que no quería dejar su barco

"Conducir este barco es lo más extremo que he hecho en mi vida", asegura Jordi Xammar y en boca de cualquiera la afirmación no sería gran cosa, pero es que Xammar, además de ganar una medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, ha vivido de todo: ayudó a las víctimas del tsunami de Indonesia en 2018, rescató el año pasado a un senderista semiinconsciente en Sierra Nevada... "De verdad, como SailGP no he vivido nada", repite.

Y no exagera. SailGP es una barbaridad. Es una competición de vela por países que, con el dinero del archimillonario Lawrence J. Ellison, cofundador de Oracle, ha llevado al agua el show de la Fórmula 1. Aquí no hay barquitos navegando a varios kilómetros de la costa. Aquí hay aviones derrapando prácticamente sobre la playa. En sólo dos temporadas y con una pandemia por medio, la competición ha conseguido reunir a los mejores regatistas del mundo y un calendario extenso: este año visitará Bermudas -donde empezó la temporada el domingo-, Chicago, Plymouth, Copenhague, Saint-Tropez, Cádiz -en septiembre-, Dubai, Christchurch y San Francisco. El barco que gane se llevará un millón de dólares: en las dos primeras ediciones dominó Australia.

Pero... ¿Tan diferente es un barco de SailGP?

Decimos que es vela porque vamos en barco, pero... Es increíble. Volamos en un bicho que pesa dos toneladas y media, que mide 50 pies [unos 15 metros] y que casi alcanza los 100 kilómetros/hora sobre el mar. Es como ir en avión sobre el agua. Lo más difícil es hacerte a las distancias porque en un barco olímpico vas a unos 10 km/h y aquí, imagina. Sin darte cuenta llegas a la boya y no puedes frenar.

Con sólo 28 años, Jordi Xammar es el patrón de España después de dos temporadas irregulares. El primer jefe del equipo, el neozelandés Phil Robertson, no tenía buena relación con la tripulación, compuesta por los jóvenes olímpicos españoles, y todo acabó de la peor de las maneras. "Son un puñado de niños", dijo Robertson frente a las cámaras antes de marcharse y el movimiento natural fue ascender a Xammar, líder del grupo de toda la vida, desde que casi todos compitieron en la Copa América junior. En su primera prueba, a finales del año pasado, el conjunto celebró un segundo y un tercer puesto. Ahora el objetivo es desafiar a campeones del mundo, olímpicos y de la Copa América como el australiano Tom Slingsby o el británico Ben Ainslie.

"Cuando competimos en la Copa América junior de 2017 pedíamos autógrafos a los que ahora son nuestros rivales, pelear con ellos era algo inimaginable para nosotros y por eso tenemos tantas ganas", explica Xammar que encabeza a un grupo jovencísimo, el más joven de la competición. Joan Cardona, medallista olímpico en Tokio, y cuatro diplomas entonces, Diego Botín, Paula Barceló, Florian Trittel y Joel Rodríguez, le acompañan. O algo así. Porque, en realidad, en SailGP el capitán no manda del todo.

"El sistema de la competición es muy sencillo, para que todo el público lo entienda, pero el barco es muy complejo. Las funciones están muy divididas. Por hacer un símil con un coche, yo llevo el volante, pero otro lleva el acelerador, otro el embrague, otro decide la dirección hacia la que vamos... se necesita mucha, muchísima coordinación", analiza Xammar que asegura que la reciente medalla olímpica apenas le ha cambiado la vida y que la designación de su ciudad, Barcelona, como sede de la Copa América de 2024, le ha pillado a contrapié.

Si se estuviera proyectando un barco español para la competición sería el primer al que llamarían. ¿Alguien lo ha hecho?

Obviamente estoy muy contento de que la Copa América se celebre en Barcelona, es bueno para la vela española y es bueno para España, pero siendo realista es utópico pensar que compita un barco español. Es muy caro, es muy difícil. Además yo estoy muy centrado en Sail GP y en la campaña olímpica.


Porque, además, de competir en SailGP, Xammar continúa con el 470, el barco que le dio un bronce el año pasado en los Juegos Olímpicos. Al convertirse su modalidad en mixta, ha tenido que separarse de Nicolás Rodriguez, su compañero en Tokio, y juntarse con Nora Brugman, pero continúa ganando: este abril ya vencieron en el Trofeo Princesa Sofía. En los Juegos de París 2024 la pareja será una de las mayores opciones españolas a medalla. Antes, eso sí, debe seguir volando y volando con el SailGP.


Etiquetas:  #La #locura #de #SailGP #la #revolución #de #la #vela #Es #como #pilotar #un #avión #sobre #el #agua

COMENTARIOS