La mayor exposición de Vermeer: 28 de sus 35 cuadros reunidos por primera y única vez
01:03
1 Diciembre 2022

La mayor exposición de Vermeer: 28 de sus 35 cuadros reunidos por primera y única vez

El director del Rijksmuseum de Ámsterdam, Taco Dibbits, presenta en España el acontecimiento artístico de las últimas décadas: la exposición que reunirá en la pinacoteca holandesa la mayor selección de obras de Vermeer en la historia

Investigación La 'Joven de la perla' de Vermeer tiene pestañas y una cortina verde detrás Ataque Activistas climáticos tratan de pegarse al cuadro La Joven de la Perla, de Vermeer Exposición El Museo del Prado reúne a Velázquez, Rembrandt y Vermeer como "alegato de la cultura europea"

Será en febrero del año próximo. En el Rijksmuseum de Ámsterdam (una de las cinco pinacotecas de arte clásico de mejor prestigio en el mundo, junto al Louvre, el Prado o el Metropolitan de Nueva York). El pintor holandés Johannes Vermeer casi de cuerpo entero. Algo nunca antes logrado. Tan sólo se conservan 35 piezas del maestro barroco de Delft. El museo el Mauritshuis de La Haya logró reunir 22 en 1996. Ahora serán 28. El museo espera recibir a 50.000 visitantes con esta muestra, a una media diaria de entre 2.500 y 3.000 personas.

Algo así no se volverá a repetir, al menos en los próximos siglos. Al frente de esta aventura, el director del Rijksmuseum, Taco Dibbits (Ámsterdam, 1968). Y con él un equipo de comisarios, investigadores y científicos que han estudiado todas las obras, han hallado que La Lechera está pintado sobre las ruinas de una escena anterior. Y que los pigmentos de Vermeer no se repetían del mismo modo en otros artistas coetáneos. También que pintaba adelgazando la pintura. Trabajaba desde la pincelada gruesa, borrando. Conclusiones que no consiguen completar el largo misterio de un pintor y de una obra sin par.

También serán parte de la exposición Santa Práxedes (1655, de colección privada y con ciertas dudas de autoría), Vista de Delft (1660-61), Joven de la perla (1665), Mujer leyendo una carta (1662-64), Mujer con laúd (1662-64), La carta de amor (1669-70) y Vista de casas en Delft (1658-59), entre otros cuadros del repertorio estelar de Vermeer.

En El Rijksmuseum, explica Dibbits, hay ahora una exposición sobre insectos. Una apuesta para comprender lo que aprendemos de ellos y lo que hay que aprender. "Son una manifestación diminuta de dios. Y la conducta de los insectos nos enseña mucho de nosotros". El título es directo: Del terror a la maravilla. Y después, Vermeer.

28 obras de Vermeer juntas, muchas por primera vez.

Es algo histórico. Casi magia.

¿Alguna aporta algo nuevo?

En conjunto, todas. Hay novedades gracias a los estudios realizados sobre la obra de Vermeer para esta exposición. Hemos desarrollado técnicas que permiten examinar mejor y con más detalle la superficie de la pintura, algo que no se había hecho antes de este modo. Así se pueden analizar de otro modo los pigmentos originales y discernir con más precisión cómo pintaba Vermeer, cómo componía los cuadros.

¿Y qué han descubierto?

Que parte, insospechadamente, de trazos gruesos a modo de borrador. Y a partir de ahí trabaja desde la eliminación. Es decir, adelgazando la pintura hasta lograr lo que quería. Era un artista muy innovador. En las obras más tardías podemos ver cómo están hechas a base de parches de color, algo realmente novedoso en aquella época.

¿Alguna atribución imprevista o algún cuadro que pueda perder la autoría?

Nada de eso. Lo que es de Vermeer está claro. Y lo que puede generar dudas aún requiere más estudios. En esta exposición hay obras de coetáneos de Vermeer, piezas importantes para entender mejor el tiempo del que hablamos y también la pintura del barroco en los Países Bajos. Casi todas las obras de Vermeer incluidas en la muestra no aceptan duda de autoría...

¿Casi?

Alguna no pone de acuerdo a todo el mundo.

¿Y es?

Santa Práxedes (1655), expuesta en el Museo Nacional de Arte Occidental de Tokio, prestada al Rijksmuseum por un coleccionista particular. Esta obra aún plantea dudas. Hay quien sostiene que puede ser una copia de un artista coetáneo de Vermeer.

Uno de los dos cuadros que quedan en manos privadas.

Sí. El otro está en una colección de EEUU y es 100% Vermeer.

¿Pintaba solo o con ayudantes?

No tenemos certeza, pero como pintó muy pocos cuadros y eso nos indica que no es probable que tuviese un talle comercial, aunque con tan pocos datos como tenemos de Vermeer no conviene dar nada por cierto o no de manera tajante. Pero tenemos claro que nadie de su entorno podría haber pintado lo que sabemos que pintó Vermeer.

Taco Dibbits, director del Rijksmuseum de Ámsterdam.Taco Dibbits, director del Rijksmuseum de Ámsterdam.ÁNGEL NAVARRETE

Después de los ataques en museos de distintos colectivos de activistas para alertar de la crisis climática, ¿qué medidas de seguridad prevén para esta exposición histórica?

No puedo hablar de eso.

¿Considera útiles ese tipo de acciones?

Ningún ataque a una obra de arte es aceptable. Ninguno y nunca.

La relectura de la historia (por ejemplo el pasado colonial de Holanda) ha sido motivo de reflexión en el Rijksmuseum... En las cartelas de los cuadros eliminaron palabras como "negro"... Les acusaron de cancelación.

En los años 70, el Rijksmuseum empezó a revisar el lenguaje, las palabras que podían ofender. Y se decidió cambiarlas progresivamente. Tenga en cuenta que el Rijksmuseum es una institución artística, pero también un museo de historia. Y eso nos obliga a contar de la mejor manera el pasado para ir hacia el futuro de manera conjunta.

Desde hace algo más de una década, los museos de arte clásico quieren participar también en el debate social.

Los museos son espacios públicos, abiertos a la gente, y no pueden ser ajenos a los debates de cada tiempo. Formamos parte de la realidad. Un museo como el que dirijo debe facilitar que el público pueda aprender, cuestionar o reflexionar sobre su pasado. Eso es lo que hace el arte. Y no es necesario que sea arte político. Un buen museo mueve las ideas de quien lo visita. Eso es espléndido, pero también encierra peligros: la historia se puede utilizar, y se utiliza, como un arma arrojadiza.

¿Cómo soportan las presiones para no ceder al espectáculo comercial del arte?

Con investigación. Con rigor e investigando. Gracias a eso nos podemos mantener alejados del espectáculo. Pero no olvidamos que el arte tiene que ver con lo especular, una mezcla de espejo y espectáculo. Una ilusión. Y a la vez una posibilidad de ahondar más en el ser humano, para bien y para mal.

¿Y después de Vermeer, qué?

De momento, Vermeer. Nunca más nos podremos acercar tanto a él, a su magia, a su intimidad, como lo vamos a hacer.


Etiquetas:  #La #mayor #exposición #de #Vermeer #28 #de #sus #35 #cuadros #reunidos #por #primera #y #única #vez

COMENTARIOS