La noche se le hizo larga a Lopetegui
00:16
28 Agosto 2022

La noche se le hizo larga a Lopetegui

El Sevilla cae en Almería, pese al gol inicial de Óliver Torres, y sólo suma un punto en tres partidos de Liga.

Narración y estadísticas Así vivimos el partido La presión vuelve a Lopetegui El Sevilla, más ambición que juego

A Lopetegui se le acaba el crédito al frente del Sevilla FC. Derrota frente a un Almería que hizo, de sus defectos, virtud. Con poco balón, pero mucha puntería, los de Rubi meten a los nervionenses en un problema. Un punto de nueve disputados para un club diseñado para algo más que sufrir. [Narración y estadísticas: 2-1]

El Sevilla salió al césped del Power Horse Stadium con un brío desesperado. Como queriendo sanarse las heridas vertiendo sobre ellas chorros de alcohol. El guardameta Fernando evitó tan urgente cura. Antes del primer minuto, ya había salido ganador en un mano a mano con Lamela. En la otra área, segundos después, Bono le respondió con una salvada mágica, apenas un roce de yemas enguantadas, a potente y raso disparo de Akieme. Como los de Julen Lopetegui iban a lo grande, Fernando volvió a exhibirse con una intervención certera tras otro disparo de Lamela, esta vez a pase de Rafa Mir. Brillaba el Sevilla, muy vertical y rápido en las contras, mientras el Almería se asomaba al campo contrario con posesiones tibias y ciegos arranques de Sadiq.

Sadiq celebra el gol de la victoria del Almería.Sadiq celebra el gol de la victoria del Almería.EFE

Por fin, llegado el minuto 30, pudieron los nervionenses batir al meta indálico. Un centro lateral y lejano de Alex Telles y un vibrante y certero cabezazo de Óliver Torres, sirvieron para tomar ventaja en el marcador. La rabia en la celebración, la sensación de alivio, son el retrato de un equipo que quiere pero que no siempre puede. Diez minutos duró la redención. El que no suele fallar, falló. Fernando Regues despejó mal un balón en largo. El Almería se hizo con el esférico. En el achique, Rekik no cerró bien y a Nianzou le faltó contundencia. El belga Ramazani se plantó en el área y ajustició a Bono pintando el empate.

Cambios

Arrancó la segunda mitad y Omar Sadiq conquistó el rectángulo. El nigeriano fue a por el partido él solo. Primero con un eslalon interminable que cerca estuvo de acabar en gol. Luego, con un gol, a pase de Robertone, que incendió el estadio. Lopetegui escupía el chicle en la banda. Su equipo se deshace. La paciencia sevillista tiene un límite. Isco, Delaney y Carmona entraron al terreno de juego para revertir la situación. Para tratar de evitar la catástrofe. Rubi miraba satisfecho a sus hombres. Su equipo se desperezaba y encajonaba al rival. Tenían más confianza, más entusiasmo y menos miedo.

En-Nesyri y Ocampos fueron llamados a filas. El todo por el todo de Lopetegui. Un sumatorio de talento para contrarrestar la ausencia de un plan. El Almería defendió pobladamente, con calma, estrechando las bandas. Con Mendes y Chumi, Rubi cementó su retaguardia. Veinte minutos quedaban, y el Sevilla atacaba con cólera e imprecisión. Estuvo muy cerca Ramazani de acabar con el partido, pero Bono evitó el gol. Una volea de Delaney en el 78, repelida por el incansable Fernando, animó algo los aficionados nervionenses. Pero de nuevo reinó en sus butacas la melancolía.

Cuando ni el empate parece un consuelo, es que algo va mal en un equipo. Lo intentaba el Sevilla, pero su fútbol era incapaz de intimidar a un Almería muy organizado. Era como hacer gimnasia en un embudo. Delanteros estáticos, balones a la nada, y un maduro y severo aguante de los rojiblancos. El fútbol no entiende de plantillas ni de merecimientos. Tres puntos que se quedan en casa y una crisis transportada en vuelo chárter con destino a Sevilla.


Etiquetas:  #La #noche #se #le #hizo #larga #a #Lopetegui

COMENTARIOS