La policía alemana mantiene abierta la redada contra los golpistas de ultraderecha
18:42
8 Diciembre 2022

La policía alemana mantiene abierta la redada contra los golpistas de ultraderecha

Aún quedan por localizar la mitad de los sospechosos de montar un golpe para tomar el Reichtag

Alemania Heinrich XIII, el príncipe golpista Alemania Redada sin precedentes en Alemania contra 25 extremistas de ultraderecha que planeaban atentar contra el Estado

Las autoridades alemanas prevén nuevas detenciones en el espectro de la extrema derecha radical tras el desmantelamiento de una trama que pretendía atentar contra el orden constitucional. Falta por localizar la mitad de los nombres listados por la Fiscalía Federal en la orden de registros y arrestos dictada el miércoles, tarea para la que EEUU se ha ofrecido a colaborar desde la creencia de que algunos podrían encontrarse en el extranjero. De hecho, a las detenciones en Alemania le siguieron otras en Italia y Austria.

El príncipe Heinrich III Reuss, cabecilla de lo que ya ha sido calificada de «asociación terrorista», pasó a prisión preventiva por orden judicial junto a 18 de los detenidos, incluida Birgit Malsack-Wickeman, juez del Tribunal Regional de Berlín, aficionado al esoterismo y ex diputada de la populista Alternativa para Alemania (AfD), un partido que vuelve al centro de la polémica por actuar como ventilador de propaganda racista y xenófoba.

«La AfD se ha radicalizado cada vez más. Difunde estos mitos conspirativos y fantasías de derrocamientos», denunció ayer el ministro del Interior de Turingia, Georg Maier. Sabe de lo que habla. Ese estado federado es el bastión del ala más radical de AfD, el territorio que hace siglos gobernó la casa de Reuss, a la que pertenece el noble detenido, y donde éste posee un castillo con terreno suficiente para reunir a sus seguidores y organizar prácticas de asalto y de tiro.

«El orden constitucional nunca estuvo en peligro porque medio centenar de personas no pueden derrumbar un Estado, pero eso no significa que no estemos ante un problema», declaró el presidente de la Oficina para la Protección de la Constitución (servicios secretos de Interior), Thomas Haldenwang. El grupo, perteneciente al heterogéneo entramado que no reconoce la forma actual del Estado y bajo el paraguas de los llamados Reichsbürger, «Ciudadanos del Reich», estaba en el punto de mira desde la primavera y según el jefe de la Oficina Federal de lo Criminal (BKA) Holger Münch, tenían planes avanzados para sembrar el terror, incluido homicidios y secuestros. Estos grupos son peligrosos porque siguen creencias irracionales, máxime cuando gran parte de sus miembros proceden de las fuerzas de la seguridad del Estado, como ha sido este caso. En medio centenar de los 150 domicilios registrados en 11 de los dieciséis estados federados se encontraron armas y munición.

Tenían instructores para los miembros sin experiencia militar dispuestos a atentar contra un Estado que consideran ilegítimo por seguir los dictados de las potencias aliadas que ganaron la II Guerra Mundial. Además del aristócrata y de la juez, el primero cazador y ella aficionada al tiro deportivo, entre los detenidos hay ex militares de alto rango, soldados de élite y policías.

Coronel de infantería

Maximilian Eder, antiguo coronel de la Bundeswehr, es uno de ellos. Eder dirigió como comandante un batallón de infantería acorazado en la misión de Kosovo. Tras su misión regresó a los cuarteles y se metió en el entorno de los «Ciudadanos del Reich» de forma tan vociferante que, según los medios de comunicación alemanes, la Bundeswehr inició un procedimiento disciplinario contra él. Eder no se amilanó por ello, sino que difundió sus ideas de subversión en las redes sociales. Se estaba poniendo «tenso para un sistema podrido, maltratado y acorralado», escribió Eder, que fue detenido el miércoles por la mañana en Perugia, Italia.

Otro de los detenidos es el bávaro Peter W. Este ex soldado ofrece seminarios de formación en supervivencia bajo el nombre de «Wolfszeit Naturkraft (El tiempo del lobo)» y se le considera simpatizante de la escena neonazi. Tras sus apariciones en vídeos junto a Nikolai Nerling, conocido como el «Maestro del Pueblo», la policía tiró del hilo y registró su domicilio en abril. Encontraron armas de fuego, munición, cargadores, un campo de tiro y maniobras y una granada de mano simulada.

El «brazo militar» que debía imponer la toma del poder planeada por la fuerza del terrorismo lo comandaba Rüdiger von P. Hasta abril de 1996, el antiguo teniente coronel fue comandante del batallón de paracaidistas 251 de Calw (Baden-Wurtemberg), una tropa de élite. Su misión, al frente de un equipo de ocho personas, era el reclutamiento de nuevos miembros, la adquisición de armas y otros equipos, el establecimiento de una estructura de comunicaciones e informática a prueba de escuchas, la realización de ejercicios de tiro y la creación de las denominadas empresas de seguridad nacional.

También figura en la lista de detenidos Christian W. Este antiguo concejal de AfD formó parte del comité de los populistas de derechas hasta 2020, cuando se retiró por «motivos personales». Fue miembro del club de tiro local hasta abril de 2022 y, por tanto, tiene licencia de armas. Según la Fiscalía, W. era responsable dentro del grupo derechista de la adquisición de armas, entre otras cosas.

Otro miembro del heterogéneo grupo de supuestos golpistas es Frank R. detenido en Olbernhau, directamente en la frontera con la República Checa. El hombre es propietario de un taller de reparación de automóviles que fue registrado por agentes de policía. A diferencia de los demás detenidos, se dice que R. no era miembro directo de la asociación, sino que «apoyaba» al grupo. En Baja Sajonia, la policía detuvo al ex agente Michael F. En abril fue relevado de su cargo en 2020 tras comparar las normas contra el covid con el nacionalsocialismo en un mitin de los seguidores de este grupo. Fue responsable de los conceptos de seguridad de las instituciones judías de Baja Sajonia.

El caso de Andreas M., que sigue trabajando activamente en la logística de la unidad de élite KSK en Calw, se considera especialmente explosivo. Se cree que es un partidario ferviente del Reich alemán y se dice que ha mostrado abiertamente su aversión por el sistema democrático de la Bundeswehr. El despliegue de una unidad de élite contra un miembro de otra unidad de élite, la KSK, rara vez se había producido en la historia alemana. Como las fuerzas de seguridad temían que M. estuviera armado y pudiera resistirse a su detención, fue la unidad especial de la Policía Federal, GSG9, la que se hizo cargo de su detención,

Entre los detenidos también hay un chef cuya hija tiene un hijo con un futbolista.


Etiquetas:  #La #policía #alemana #mantiene #abierta #la #redada #contra #los #golpistas #de #ultraderecha

COMENTARIOS