La Policía dispersa con gases lacrimógenos a manifestantes indígenas que intentaban acceder al Parlamento en Quito
15:52
24 Junio 2022

La Policía dispersa con gases lacrimógenos a manifestantes indígenas que intentaban acceder al Parlamento en Quito

El presidente del órgano legislativo se ha comprometido a recibir a una comisión de los manifestantes en las próximas horas

Ecuador Máxima presión contra el presidente Lasso

El diálogo de sordos a la puerta de la Asamblea Nacional de Quito precedió al intento de entrada de manifestantes en sus instalaciones y a la respuesta de las fuerzas policiales. Uno con altavoz, el otro a viva voz, no consiguieron llegar a ningún acuerdo, algo que se repite durante la once jornadas de Paro Nacional que han llevado hasta el límite el desafío contra el presidente Guillermo Lasso.

"Venimos en son de paz, no venimos a atacar a la Policía. Queremos pedirle a la Asamblea Nacional que resuelva este problema", clamó Gary Espinoza, presidente de la Federación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras del Ecuador. A sus espaldas, una nutrida marcha de indígenas, en su mayoría mujeres de las Confederaciones de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), hacían fuerza para sobrepasar el cerco que protege al Parlamento.

"No queremos tener inconvenientes, se les pide de favor. Seamos racionales", respondió, megáfono en mano, el general Freddy Sarzosa, quien intentó sin éxito convencer a la marcha indígena que ha intentado esta tarde acceder a la Asamblea Legislativa.

No lo consiguieron, al menos de momento. Las fuerzas antimotines lanzaron gases lacrimógenos y dispersaron la marcha mientras una lluvia de piedras, palos y material pirotécnico salía en todas direcciones. Pese a todo, el presidente del órgano legislativo, Virgilio Saquicela, se ha comprometido a recibir a una comisión de los manifestantes en las próximas horas.

Fue el propio líder indígena radical Leonardo Iza, que el miércoles escuchó cómo otro de sus dirigentes llamaba a la toma del Palacio presidencial de Carondelet, quien llamó a los manifestantes para que se dirigieran hacia la Asamblea. Iza sabe que la alianza urdida entre los rebeldes del partido indígena Pachakutik y los diputados de la revolución ciudadana del ex presidente Rafael Correa, más disidentes de Izquierda Democrática e independientes superan en fuerza al bloque gubernamental, que además está dividido.

Más allá de sus reclamos económicos, los dirigentes más radicales de la Conaie han encontrado una "salida" en la Constitución, que coincide con el plan de Correa: la aplicación del artículo 130.2, que permite la destitución del presidente en casos de conmoción interna y grave crisis política.

El encontronazo a puertas de la Asamblea Nacional sucede cuando en las últimas horas se había abierto una vía de diálogo, con la Iglesia Católica como principal mediadora. El gobierno accedió durante el día a abrir las puertas de la Casa de la Cultura, habitual refugio de los indígenas en las tomas de la capital, como señal de buena voluntad.

La zona alrededor de la Casa de la Cultura y del parque de El Arbolito se ha convertido de nuevo en campo de batalla, como un volcán en erupción en medio de un desierto, porque alrededor Quito luce desolada. El miedo mantiene las calles casi desiertas, sólo una parte de los vehículos se atreve a transitar.

Gases lacrimógenos contra el humo de los árboles convertidos en leña, además de las máscaras con eucalipto, el truco de los indígenas para combatir la asfixia que provocan las bombas. Soluciones ancestrales y también la tecnología de moda: también hay drones que sobrevuelan las posiciones de los militares.


Etiquetas:  #La #Policía #dispersa #con #gases #lacrimógenos #a #manifestantes #indígenas #que #intentaban #acceder #al #Parlamento #en #Quito

COMENTARIOS