La resignación de Piqué: ''Es lo que hay, somos los que somos''
23:48
14 Septiembre 2021

La resignación de Piqué: ''Es lo que hay, somos los que somos''

''Me quedo con el estreno de los jóvenes'', dice el central tras la dura derrota ante el Bayern.

0-3 en el Camp Nou El Barça entierra su grandeza Real Madrid Inter, amor infantil de Ancelotti antes que rival 2-2 en La Cerámica La Champions no alivia al Villarreal El cortador de césped El Barça le reza al Monte de Piedad

La sensación de impotencia del Barcelona, sin recursos frente al Bayern en el Camp Nou, tomó forma en el discurso, tan lúcido como descarnado, de Gerard Piqué. "Es lo que hay, somos los que somos. Estoy convencido de que vamos a acabar compitiendo. En líneas generales, el equipo tiene las bases para acabar compitiendo. Al final de la temporada ya veremos cuál es el balance. Tenemos gente como Ansu Fati, Ousmane Dembélé o el Kun Agüero, que ahora no están y que nos pueden dar más cosas arriba para ser competitivos", apuntó el central azulgrana poco después del pitido final de Michael Oliver.

"El resultado es abultado, jugando en casa es un mal resultado, pero, si miras el partido, en la primera parte hemos competido, se han avanzado con un gol de rebote. En la segunda, el 0-2 nos hizo mucho daño. Me quedo con el estreno de los jóvenes, que pueden aportar muchas cosas", insistió Piqué en los micrófonos de Movistar Liga de Campeones .

En su opinión, todo puede dar aún un vuelco, por mucho que eso, ahora mismo, parezca poco menos que improbable. "¿El año pasado quién daba como favorito al Chelsea? Nadie. El fútbol son estados de ánimo, las cosas pueden cambiar mucho en poco tiempo. Somos los que somos, es la realidad, no me quiero excusar en eso, pero, ahora mismo, eso es lo que hace que, a pesar de competir, el resultado sea muy negativo", insistió.

Los pitos a Sergi Roberto

El segundo capitán se mostró dolido por los pitos de la grada a Sergi Roberto. "Me duelen mucho, personalmente. Conozco a la persona y quiere al club más que a nada. Me gustaría recordarle a la gente que no es lateral, es interior, ha jugado como centrocampista toda la vida, hace el sacrificio de jugar en esa posición y lo ha hecho fantásticamente muchas veces", apostilló el defensa, de 34 años.

Pese a contar con sólo dos menos, Thomas Müller ya es todo un clásico del Bayern. No en vano, toda su carrera ha discurrido en las filas de un conjunto bávaro con el que ha conquistado ya 29 títulos. Un espectacular palmarés que, si se le suma el Mundial de 2014, lo convierte en el futbolista germano más laureado de la historia, con un total de 30 trofeos. Un hombre récord a quien Diego Armando Maradona, puede que sin querer, llegó a ningunear hace más de una década, pero que terminó por cobrarse también su venganza.


En 2010, Maradona se marchó de una rueda de prensa, según explicó, al pensar que Müller no era más que un recogepelotas. Meses más tarde, el delantero del Bayern marcaría el primer gol del 0-4 en los cuartos del Mundial 2010 ante una Albiceleste dirigida por El Pelusa. "Seguramente, ahora ya sabe quién soy", apuntó un Müller que se convertiría en Sudáfrica en el máximo anotador, máximo asistente y mejor jugador joven.

Ni un solo disparo a portería

Entonces, Müller tenía aún 20 años. Ahora, recién cumplidos los 32, sigue siendo una pieza absolutamente fundamental en las filas del Bayern. Un tremendo zapatazo desde la frontal del área, desviado involuntariamente por Eric García, permitió al equipo bávaro romper la resistencia de un Barça que, ahora, se encomienda a la defensa y buscar la contra. Ni siquiera un disparo ante Manuel Neuer en 90 minutos. Nada que ver, en absoluto, con ese equipo que, en la temporada 2008-09, se llevó un contundente 4-0 en la primera temporada de Pep Guardiola al frente del banquillo. Entonces, los azulgrana agredían con el balón, tal y como explicaba el entonces segundo del de Santpedor, el tristemente desaparecido Tito Vilanova. Ahora, en cambio, se conforma con sobrevivir, cómo sea, a las agresiones con el balón de sus rivales.

Müller sólo firmó la primera advertencia. Robert Lewandowski, mientras, se encargó de dictar la terrible sentencia. El polaco se encargó de echarle sal a la herida del Barça con el 0-2 y el 0-3 para sumar ya un total de cuatro goles contra los azulgrana. En Lisboa rubricó el sexto del 2-8. Otro de los goleadores de esa velada nefasta para los barcelonistas, un Philippe Coutinho que defendía entonces la elástica del conjunto germano, tuvo otra vez minutos tras una prolongadísima lesión. Entró junto con Óscar Mingueza por Sergio Busquets y Sergi Roberto, pero la aportación del brasileño fue poco menos que testimonial.


Etiquetas:  #La #resignación #de #Piqué #Es #lo #que #hay #somos #los #que #somos

COMENTARIOS