La UE acuerda el embargo al petróleo ruso este año, pero sólo parcial y con exenciones
01:36
31 Mayo 2022

La UE acuerda el embargo al petróleo ruso este año, pero sólo parcial y con exenciones

Los 27 celebran un acuerdo político que podría reducir las compras hasta en un 90%. Hungría, tras bloquear durante semanas, mantendrá el flujo por el oleoducto de Druzhba

Directo Guerra en Ucrania, última hora Guerra en Ucrania Gazprom corta el suministro de gas a Países Bajos

Hay acuerdo y habrá embargo al petróleo ruso, pero si bien el pacto es a 27, la aplicación práctica no lo será ni ocurrirá de forma inmediata. Los jefes de Estado y de los 27 han celebrado este lunes un entendimiento político al máximo nivel que podría reducir las compras de crudo hasta en un 90% este año, pero los detalles exactos están por concluirse y sólo queda una cosa clara: no afectará a todos, ni a todos siquiera por igual, y Moscú seguirá recibiendo dinero por su crudo más allá de 2023. Muchísimo menos, pero todavía algo.

El paquete aprobado políticamente hoy, pero que tendrá que ser definido en los próximos días por los ministros y embajadores, incluye también sacar del sistema Swift, que coordina a miles de bancos de todo el planeta, a Sberbank, la principal entidad financiera rusa. También se incluye castigar a tres cadenas de televisión públicas y añadir a casi 70 responsables militares, civiles y políticos de la invasión a Ucrania, la desinformación y la financiación de la guerra. Además, la UE ha aprobado dar al gobierno ucraniano 9.000 millones de euros para cubrir sus necesidades inmediatas de liquidez para mantener su economía en funcionamiento, según anunció esta noche el presidente del Consejo, Charles Michel.

Durante el fin de semana, la consigna de todas las capitales fue repetir que no "había división", que la relación entre los 27 miembros de la UE era buena y que el sexto paquete de sanciones a Rusia, el que debe prohibir las importaciones de petróleo, estaba casi cerrado, a falta nada más que de "cuestiones técnicas", tras más de un mes de parón. El bloque quería convencer y quizás convencerse de que no había vetos, a pesar de que durante semanas Hungría ha dicho que no una y otra vez y sigue haciéndola. Pero la narrativa empezó a retorcerse durante el lunes.

A primera hora, los diplomáticos decían que los documentos de conclusiones estaban "muy estabilizados" y que era cuestión de días, sino horas. Desde el equipo de Charles Michel se apuntaba que "el Consejo Europeo intentaría sellar un acuerdo político sobre el embargo de petróleo", calificándolo de "logro destacado para la UE" a pesar de "exenciones temporales para asegurar el suministro". Pero la Comisión Europea, por boca de su presidenta, Ursula von der Leyen, matizaba: "Hay expectativas muy bajas de que haya un acuerdo en las próximas 48 horas, pero confío en que los días posteriores sea una posibilidad". Y para completar, y mientras los primeros líderes que llegaban a Bruselas querían ver el vaso medio vacío, el protagonista entre bambalinas, Viktor Orban, despejaba dudas y balones: "la batalla de Bruselas empieza", desafió en sus redes sociales al aterrizar.

La realidad es que el acuerdo estaba, y está muy cerca, y que las líneas generales están muy claras y falta perfilar únicamente una serie de detalles, garantías adicionales que reclama Budapest para los escenarios más adversos. Y el problema es precisamente que hay acuerdo, pero lo que no hay es prohibición de importación ni embargo al petróleo ruso, no uno completo ni inmediato. Se cortan este año las importaciones por mar, que fueron el año pasado 1,6 millones de barriles al día, dos tercios del total comprado por la Unión. Pero no el que sale por tierra por el oleoducto de Druzhba, que en 2021 supuso más de 700.000 barriles diarios. "Doy la bienvenida al acuerdo de esta noche sobre las sanciones. Esto reducirá efectivamente alrededor del 90% de las importaciones de petróleo de Rusia a la UE para finales de año"; ha celebrado la presidenta de la Comisión. La prohibición cubre dos tercios, pero como algunos países grandes, entre ellos Polonia y Alemania, se ha comprometido a cortar su dependencia y ellos se nutren también por tierra, el total podría llegar al 90%. Ese compromiso voluntario quedará por escrito en sendas declaraciones formales recogidas en los textos de la cumbre.

Hace unas semanas los 27 sellaron el del carbón, que dejará de comprarse a Rusia desde el 10 de agosto. Y saben que el del gas es una quimera, no va a pasar a corto plazo, a pesar de que Países Bajos ha comunicado un corte de suministro por no pagar en rublos y Dinamarca lo espera esta misma semana, tras Polonia, Bulgaria y otros. Así que se concentraron en el petróleo, conscientes de que Hungría no estaba de acuerdo, por razones económicas, técnicas y desde luego políticas. "Estamos en una situación muy difícil básicamente por el irresponsable comportamiento de la Comisión", atacó el primer ministro magiar, reiterando que las propuestas "no se habían negociado apropiadamente con los Estados Miembro". Von der Leyen se lanzó esperando que la presión empujara a todos, pero erró el tiro.

La idea inicial era un embargo al crudo y al refinado ruso este mismo año, en seis y nueve meses respectivamente. Pero Hungría, junto a Eslovaquia, Bulgaria o República Checa, no estaban de acuerdo. Su dependencia es demasiado alta, argumentan, y no pueden encontrar solución en unos pocos meses. Necesitarán nuevos proveedores, pero también cambiar sus refinerías, aptas sólo para crudo ruso, lo que llevará tiempo y costará cientos de millones de euros. La primera solución fue darles un plazo más amplio, hasta finales de 2024 en el caso más extremo. Pero aun así no todos estaban satisfechos. Durante semanas han peleado y al final la única vía ha sido admitir una excepción y una exención casi total temporal.

Hungría seguirá recibiendo petróleo por el oleoducto, pero ni siquiera eso le bastaba. Ha exigido, y logrará, garantías de que si algo pasa a esa vía podrá seguir recibiendo crudo de otra manera. La idea no gusta, irrita a muchos socios, empezando por Polonia y los Bálticos, pero la alternativa era impulsar lo mismo a 26, sin la misma contundencia y con resultados prácticos similares. Así que han transigido, explicando, como hizo el holandés Rutte, que en la práctica es cortar dos tercios de la financiación a Moscú en apenas unos meses.

Eslovaquia se conforma con la promesa de solidaridad en caso de cortes, según explicó su primer ministro a la llegada. "El Consejo Europeo está de acuerdo en que el sexto paquete de sanciones cubrirá el crudo ruso, así como los refinados, que llegan de Rusia, con una exención temporal para el suministrado por oleoductos", dice el documento de conclusiones consensuado que pide que esos detalles técnicos se resuelvan enseguida. El Consejo urge a los ministros a "finalizar y adoptar sin retraso" esta decisión, "asegurándose de que haya igualdad de condiciones en el mercado único y solidaridad entre Estados en caso de una interrupción del suministro", se añade en referencia a que ese petróleo que llegará a Hungría o Eslovaquia no podrá acabar en otros lugares ni ser usado para favorecer injustamente a sus empresas, potenciando la competitividad.

El presidente ucraniano, Volodymir Zelenski, que durante todo este año ha sido muy crítico y agresivo, se dirigió a los 27 este lunes por videoconferencia, pero a diferencia de lo ocurrido la última vez, no hubo reproches ni ataques personales, especialmente a Orban. Llamadas a la unidad, a parar la maquinaria de guerra, a solidaridad, pero no ataques individuales, consciente del momento: "Rusia sólo entiende el argumento de la fuerza. Las luchas en Europa y las divisiones deben terminar, porque las disputas animan a Rusia a presionar más", dijo en su intervención.

Pero que no fueran individuales no quiere decir que no hubiera generales. "Por supuesto, quiero que me entiendan: no les culpo a ninguno. La culpa de todo lo que está pasando es solo del estado ruso. Pero estoy convencido de que es obvio para todos y cada uno de ustedes que debe haber avances en las sanciones por esta agresión. Y para nosotros es muy necesario (...) ¿Por qué Rusia todavía puede ganar casi mil millones de euros al día vendiendo energía? ¿Por qué los bancos terroristas siguen trabajando con Europa y el sistema financiero mundial? Preguntas serias. ¿Y por qué los canales de propaganda rusos siguen activos en la Unión Europea? ¿Por qué todavía no se sanciona a los funcionarios rusos que apoyan la guerra y a los jueces que apoyan abiertamente la represión?", espetó a sus colegas pidiendo que el mes que viene la UE conceda el estatus de país candidato a Ucrania para una futura adhesión.


Etiquetas:  #La #UE #acuerda #el #embargo #al #petróleo #ruso #este #año #pero #sólo #parcial #y #con #exenciones

COMENTARIOS