La UE no ve ''nada nuevo que aumente la sensación de un ataque inminente ruso'' en Ucrania
20:58
24 Enero 2022

La UE no ve ''nada nuevo que aumente la sensación de un ataque inminente ruso'' en Ucrania

Borrell pide evitar alarmismos, descarta evacuar embajadas pero afirma que ''las medidas de castigo serán adoptadas e implementadas en el momento adecuado, si éste llega''

Entrevista José Manuel Albares: "Apostamos por el diálogo en Ucrania, pero estamos preparados para cualquier eventualidad" Ucrania Última hora del conflicto: Biden mantiene esta tarde una videoconferencia con los líderes europeos en la que no estará Sánchez

La UE ha hecho este lunes un llamamiento a la calma y contra el alarmismo. Las noticias que llegan de las fronteras rusas son preocupantes, los desplazamientos de tropas se mantienen y la retórica de Moscú no invita al optimismo, pero la situación es lo suficientemente delicada como para subir la temperatura. En ese contexto, y tras reunirse con los ministros de Exteriores de los 27, y de escuchar por videoconferencia al secretario de Estado de EEUU, el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell ha asegurado que "no hay nada nuevo que pueda aumentar la sensación de miedo sobre un ataque inminente de Rusia" en Ucrania.

El miedo es real, el peligro evidente, no hacen falta acelerantes ni errores. El encuentro de los ministros se produjo apenas unas horas antes de la teleconferencia organizada por el presidente norteamericano, Joe Biden, con los primeros ministros de Francia, Italia, Alemania, Polonia y Reino Unido, en la que también estaban invitados la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. "Hay que evitar una crisis nerviosa" ha dicho el español, intentando contener las emociones, pero explicando que los 27 han sido y seguirá siendo consultados por Washington de cara a la respuesta por escrito que Moscú espera, tras el reciente encuentro entre el propio Blinken y su homólogo ruso Labrov en Ginebra.

Borrell ha explicado también que la UE no tiene intención de evacuar sus embajadas y ha matizado que EEUU, pese a las informaciones conocidas, tampoco lo ha hecho. No exactamente. "Blinken nos ha dicho que no ha sido una evacuación, simplemente permitir, dar libertad al personal no esencial, para que decidan irse si quieren. Tras el intercambio y compartir información, no creo que haya necesidad de medidas preventivas. No digo que ninguna en general, sino sobre nuestro personal permanente en Ucrania", ha dicho el alto representante. Algún país podría hacerlo, pero a iniciativa individual.

La petición de calma por parte de la Unión (la Comisión anunció ayer un paquete de asistencia financiera de 1.200 millones de euros) se complementa con la toma de posiciones, de forma literal, de la OTAN. La organización está aumentando el número de barcos, aviones y soldados en las fronteras interiores de la Alianza para "fortalecer la disuasión y la defensa". A años luz de Rusia, que cuenta con más de 127.000 soldados tras tres meses de constantes movimientos, pero en puntos estratégicos. Así, en "estado de alerta", estará la fragata Blas de Lezo y el cazaminas Meteoro enviados por España una semana antes de lo previsto; aviones F-35 holandeses que irán a Bulgaria en primavera. Tropas francesas en Rumanía o los cazas F-15 daneses y otra fragata que esperan en Lituania y el Mar Báltico.

"Damos la bienvenida a los Aliados que aportan fuerzas adicionales a la OTAN. Continuaremos tomando todas las medidas necesarias para proteger y defender a todos los Aliados, reforzando la parte oriental. Siempre responderemos a cualquier deterioro de nuestro entorno de seguridad, mediante el fortalecimiento de nuestra defensa colectiva si es necesario", dijo este lunes el secretario general Jens Stoltenberg, que se reunió con los ministros de Exteriores de Suecia y Finlandia, candidatos cada vez más fuertes a pedir su ingreso en el club.

El reparto está claro. La Alianza hace los movimientos militares, la UE pide una y otra vez que se deje trabajar a la diplomacia mientras prepara las sanciones y los jefes de Estado presionan, pidiendo sentido común pero avisando de que esas "sanciones masivas" destrozarían la economía rusa en caso de agresión. La semana que viene, una delegación de eurodiputados tiene previsto acudir a Kiev para mostrar su solidaridad y Borrell ha confirmado que la posibilidad de que los 27 ministros de Exteriores de la UE celebren una reunión allí está sobre la mesa. "¿Por qué no? No hay nada decidido pero no es imposible. Si hay unanimidad por qué no en Kiev si la situación se agrava y hace falta mostrar solidaridad colectiva", ha explicado.

Desde Bruselas, cosa poco habitual, no salen detalles concretos sobre cuál sería la reacción en caso de agresión. Alemania, muy criticada en los últimos días por su ambigüedad, su cautela y decisiones que han sorprendido a sus socios y aliados para no enfadar al Kremlin, es quien más claramente está diciendo que no hay que pasarse de frenada, porque habrá consecuencias. Pero el resto asegura, buscando credibilidad, que el paquete de castigo está prácticamente listo, sería inmediato y efectivo. "Parte de la disuasión consiste en no dar información", ha reiterado Borrell sobre las reticencias a dar detalles. Un diplomático europeo comparaba estos días la lista de réplicas, que se evita incluso poner por escrito para evitar filtraciones, con un táper en el congelador: "la comida está lista, cuando queramos hay que decidir si dejar que descongele solo o intentar morder cuando está todavía frío", en función de la urgencia.


Etiquetas:  #La #UE #no #ve #nada #nuevo #que #aumente #la #sensación #de #un #ataque #inminente #ruso #en #Ucrania

COMENTARIOS