La varita mágica de Ancelotti no es perfecta: ''No ha sido la mejor noche''
15:02
26 Septiembre 2021

La varita mágica de Ancelotti no es perfecta: ''No ha sido la mejor noche''

El italiano alineó a Valverde y Nacho en los laterales, repitió con Asensio de interior y el Madrid sufrió en la presión. Los cambios, que sí funcionaron en San Siro y Mestalla, no resultaron.

Crónica El Villarreal inyecta un narcótico al Madrid Fútbol El Bernabéu protesta un penalti sobre Nacho y Courtois señala a Gil Manzano: "Sabemos a quién pitó la semana pasada..."

Hace ya demasiadas temporadas que los partidos contra el Villarreal no están siendo fáciles para el Real Madrid. La última victoria blanca por más de un gol de diferencia ante el submarino amarillo sucedió en 2016 y, desde entonces, el conjunto madridista sólo ha ganado cuatro de los once encuentros ante los de Castellón. Tres de ellos, eso sí, se produjeron en los tres últimos cursos. Una estadística que Carlo Ancelotti trató anoche de continuar, aunque sin éxito.

El técnico italiano ha vivido un arranque de curso excepcional. Líder en la Liga, una victoria de peso en San Siro y un estilo que ha sorprendido al Bernabéu: vertical, arriesgado y, sobre todo, divertido. Quizás por eso, por los antecedentes de un inicio de temporada ilusionante, en la parroquia madridista sorprendió el once titular que Carletto alineó ante el Villarreal de Emery.

Repitió con Militao y Alaba en el centro de la zaga, la pareja que le transmite más confianza tanto en defensa como en salida de balón. Repitió con Asensio como interior, buscando imitar la actuación del balear ante el Mallorca (tres goles). Y repitió con Rodrygo, Vinicius y Benzema como tridente de ataque. Hasta ahora, el italiano sólo había copiado delantera en partidos consecutivos con Hazard, Bale y Benzema.

Valverde y Nacho, laterales

A partir de esas tres repeticiones llegaron las dudas: Ancelotti decidió situar a Fede Valverde, uno de los mejores de la temporada madridista desde el carril central del mediocampo, en el lateral derecho, dejando el izquierdo para Nacho en lugar del canterano Miguel. El uruguayo no fue tan decisivo como en su posición natural y Asensio, apuesta de Ancelotti, razón de ese cambio del sudamericano y reemplazo en el teórico trío de centrocampistas titulares (Kroos está lesionado), no destacó.

"Valverde me ha gustado", reconoció el italiano. "Puede jugar en cualquier sitio y tenemos que ver cuál es el mejor. Para mí no es lateral derecho", insistió. "No necesitaba tener laterales que empujasen porque las bandas estaban cubiertas. Hemos intentado crear oportunidades en uno contra uno, hemos centrado mucho, pero ellos tienen mucha altura", razonó. El carril del 'dos' sigue siendo un dolor de cabeza para el entrenador transalpino, que no puede contar con Carvajal por lesión y, al contrario que Zidane, no termina de alinear regularmente como lateral a un Lucas Vázquez que tampoco ha empezado bien el curso.

Tampoco brilló Casemiro, al que le siguen faltando algunas pilas de ritmo en contraste con Camavinga, que jugó de inicio ante el Mallorca. Modric, que volvió a la titularidad, sólo fue capaz de coger el mando durante un pequeño tramo del encuentro. Carletto analizó a ambos: "No les veo cansados. Se puede ver esto porque el equipo ha tenido dificultad para presionar y ellos tenían que cubrir mucho campo. No era cansancio, si no una disposición del equipo que hemos arreglado en el segundo tiempo".

Los aciertos de la varita

Si algo le había funcionado hasta ahora a Ancelotti eran los cambios. Intervenir en mitad del encuentro y deshacer los errores que pudieran estar cometiendo sus futbolistas. Así lo había logrado en el Ciutat de Valencia ante el Levante, con la entrada de Vinicius (doblete) y Rodrygo para remontar; en San Siro, cuando llamó a Camavinga y a Rodrygo, protagonistas del 0-1; y en Mestalla, cuando repitió con ambos para asediar la portería ché y provocar el 1-2.

A Carletto todo le había salido bien. Hasta las rotaciones. El primer día de cambios en el once, ante el Mallorca, el Madrid goleó 6-1 con Camavinga, Valverde, Asensio, Rodrygo y Vinicius como acompañantes de lujo de Benzema. La vuelta a los orígenes, a Casemiro-Modric, unido a una elección inesperada en los laterales, no completó la semana fantástica de la varita italiana.

Las soluciones contra el Villarreal

En el descanso ante el Villarreal, el italiano retiró a Rodrygo e introdujo a Camavinga como interior, insertando a Asensio en la banda derecha. Una decisión interesante viendo las últimas actuaciones del joven francés, pero un tanto desconcertante por ver al español pegado a la cal, la posición que teóricamente había abandonado. "No pienso que el planteamiento fuera erróneo", matizó Ancelotti. "No hemos hecho el partido mejor de la temporada. Me ha importado que la presión nos ha generado dificultad. No ha sido la mejor noche, pero seguimos adelante".

Después, eligió a Hazard y a Isco y sacó del campo a Modric y a Asensio, manteniendo a Valverde y a Nacho en los laterales. El belga y el español no pudieron aportar la verticalidad, la iniciativa y el fútbol que sí habían logrado Camavinga, Rodrygo o Vinicius en otros encuentros, y el Madrid terminó empatando.


Etiquetas:  #La #varita #mágica #de #Ancelotti #no #es #perfecta #No #ha #sido #la #mejor #noche

COMENTARIOS