Las 10 mejores películas españolas de 2022
00:24
18 Diciembre 2022

Las 10 mejores películas españolas de 2022

Crítica La Berlinale se rinde a 'Alcarràs', el nuevo y bello prodigio de Carla Simón, la directora de 'Verano 1993' Festival de Cannes Albert Serra implosiona en el Festival de Cannes con la propuesta más arriesgada, sonámbula y atómica Festival de Cannes Cannes abraza el torrencial debut de Elena López Riera con 'El agua' Crítica 'As bestas' culmina el viaje de Sorogoyen al alma de un cine tan tenso como iluminado Crítica Un año, una noche: El cine claro en la noche más oscura de la sala Bataclan

1. Alcarràs

Con ella llegó no tanto el escándalo como la promesa de un nuevo tiempo. El Oso de Oro conseguido en Berlín devolvió al cine español a la escena internacional después de tanto tiempo. Pero lo relevante es otra cosa. El último trabajo de la directora de 'Verano 1993' fija las reglas de un cine extraído de la realidad con la dulzura de una dentellada perfecta. Cálida, apacible y violenta. Todo a la vez. Es cine que se hace y deshace delante de la mirada del espectador como un milagro de claridad, de tesón, de compromiso, de simple y elemental belleza. Se cuenta la historia de unos agricultores al final de una época que ya no es la suya. Y, de repente, su pesar es el nuestro. Por lo demás, nadie filma tan bien a los críos en su permanente y feliz alucinación que Carla Simón, la responsable de tanto.

2. Pacifiction

El vacío que nuestro cine en su más variada impostura (sea en su representación de reconocimientos y loas que significan los Goya, los Feroz, los Forqué o lo que sea) ha dispensado a uno de sus mayores logros en décadas se antoja la mejor definición de muchas cosas. Ninguna buena. Albert Serra plantea en la que fue la más sugerente y atrevida propuesta del Festival de Cannes una obra profunda y catártica que planea por la pantalla como un animal herido en busca de imágenes nunca vistas, de silencios jamás imaginados, de una oscura amenaza que se enreda en las retinas. Desde ahí, la cinta destila una fábula de corrupción, miedo y poder que literalmente se filtra hasta los huesos del alma. Es cine contra precisamente la impostura de cierto cine.

3. El agua

Elena López Riera se mete en la piel de Ana (a la que da vida la revelación Luna Pamiés) para vivir con ella una vida atrapada entre la sombra de su madre y el laberinto de un pueblo del que hay que huir. Y en medio, la amenaza de una tormenta que existe para destruirlo todo; arrasar con todo. La adolescencia, o sólo la juventud, como un río bravo que no admite ni acequias ni orden. La directora debutante compone así un raro, libre, profundamente bello y muy arrebatado poema sobre la mujer, sobre el poder de los mitos, sobre el territorio por conquistar de las voces durante tanto tiempo silenciadas.

4. As bestas

Rodrigo Sorogoyen culmina un viaje que también es, desde ya, el gran éxito de consenso del cine español. Gusta a todos. La quinta película en solitario del director es 'thriller' psicológico, pero también drama callado. Es producción francesa, pero española. Es un filme de venganza, pero también de esperanza. Es tragedia rural bronca de España profunda y negra, pero sin renunciar a la voz iluminada de lo justo, lo deseable, lo correcto, lo ilustrado... lo francés quizá. Es película de hombres, pero desde la perspectiva de la mujer. Es definitiva, una película redonda, tensa y feliz en cada una de sus aristas.

5. Un año, una noche

Isaki Lacuesta se sirve del relato de Ramón González en primera persona para contar algo más, mucho más, que simplemente el atentado de París en la sala Bataclán. De repente, el espectador es invitado a recomponer las piezas de un puzzle prodigioso de cine profundamente sombrío y clarividente a la vez. Lo que importa no es tanto la reconstrucción de unas vidas heridas y perseguidas por un recuerdo funesto, que también, como la forma en la que la memoria reconstruye la propia esencia del tiempo, la última frontera.

6. Mantícora

Donde viven los monstruos, podría valer como subtítulo de la película más turbia, arriesgada e incómoda de la que ha sido capaz el cine español en años. Carlos Vermut dispone en línea recta la trama de una angustia que a medida que avanza se vuelve más densa. Y duele más.

7. Cinco lobitos

¿Puede ser la maternidad lo contrario de lo que nos vienen diciendo desde hace tanto? Alauda Ruiz de Azúa se atreve con una de esas preguntas que nadie se quiere hacer. Y su respuesta es una película levantada con la precisión de un metrónomo y edificada sobre cada gesto cotidiano con una claridad que asusta. Su virtud es, sin duda, la del reconocimiento, la del espejo. La pantalla se convierte en el perfecto reflejo de cada una de nuestras imperfecciones, temores, dudas y, por qué no, entusiasmos (que también los hay).

8. La consagración de la primavera

El cine de Fernando Franco es esencialmente descubrimiento. Sus personajes se lanza a la aventura de averiguar quiénes son con una determinación de gigantes. Ahora, la idea es contar el encuentro entre una estudiante y su amante aquejado de parálisis cerebral. Lo que surge es una película tremenda, además de liberadora y, en su extremada sencillez, descomunal.

9. Unicorn wars

Todo del revés. Ni la animación es cosa de críos ni los osos de peluche son tan amorosos como parece. El gallego Alberto Vázquez completa su obra, siempre tan luminosa como macabra, con una fábula antibelicista que hace de cada una de nuestras contradicciones reino.

10. Cerdita

Contra las normas, contra lo normativo, contra casi todo. Carlota Pereda le da la vuelta a los más tristes tópicos del cine de género para reinventar una forma de ser otra cosa. En la diferencia está el prodigio.


Etiquetas:  #Las #10 #mejores #películas #españolas #de #2022

COMENTARIOS