Las importaciones de energía suben un 141% hasta junio con Rusia como segundo proveedor de gas
01:36
19 Agosto 2022

Las importaciones de energía suben un 141% hasta junio con Rusia como segundo proveedor de gas

En junio la compra de gas a Moscú batió récord. El auge de la importación de energía ensanchó el déficit comercial hasta los 32.000 millones

España ha gastado entre enero y junio 43.843 millones de euros en importar productos energéticos, un 140,6% más de lo que desembolsó en el mismo periodo del año anterior. Parte de ese dinero ha ido a parar a las arcas públicas de Rusia, que se ha convertido en el mes de junio en nuestro segundo proveedor de gas con un volumen récord de ventas a España.

Este aumento del gasto se debe, por un lado, a que hemos comprado másenergía (un 73,4% más en volumen) y, por otro, a que nos ha salido más cara (los precios han subido un 38,8%), según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Dentro de los productos que compramos al extranjero -gas, petróleo y productos petrolíferos-, la importación de gas ha subido un 13,9% interanual en el primer semestre.

De los 226.594 gigavatios/hora de gas que hemos importado en ese periodo, un 10,5% procedieron de Rusia, según los datos de CORES, corporación de derecho público sin ánimo de lucro tutelada por el Ministerio para la Transición Ecológica. De hecho, las compras a Rusia no han parado de crecer desde enero a pesar de que el Gobierno se ha comprometido, como el resto de países de la Unión Europea, a recortar su dependencia de Moscú tras el estallido de la guerra en Ucrania.

La compra de gas ruso desde España ha crecido un 12,2% interanual en el semestre y, además, con un aumento mes a mes de las compras. De hecho, si en enero era nuestro cuarto proveedor de gas con compras de 2.178,42 gigavatios/hora, ha pasado a ser en junio el segundo vendedor para España, con 8.751,42 gigavatios/hora en ese mes, un 32% más de lo que adquirimos en el mismo mes de 2021.

El volumen de gas comprado a Rusia en junio es el más alto que se produce en un mes en toda la serie histórica de CORES, que arranca en 2004. Ese año, España le compró a Rusia gas natural; entre 2005 y 2018 no recurrió a este país y, a partir de 2018, empezó a adquirir gas natural licuado del país exsoviético, pero nunca en tanta cantidad como ahora.

Estados Unidos sigue siendo el primer vendedor de gas a España, con 78.156 gigavatios/hora en los primeros seis del meses año, pero ha experimentado una caída de las ventas a España desde enero, pasando de 13.103 ese mes a 10.618 en junio. Las compras a Argelia y Nigeria, segundo y tercer proveedor, también han descendido a lo largo del semestre, algo que se justifica por el corte del gasoducto Magreb-Europa por las tensiones entre Argelia y Marruecos desde noviembre del año pasado.

Esta decisión redujo el volumen de gas procedente de África que llega a España lo que obligó al país a diversificar sus fuentes de energía. No obstante, llama la atención que se hayan reducido las compras a Estados Unidos desde enero en favor del régimen de Vladimir Putin.

Las importaciones de gas procedentes de Argelia no han parado de bajar desde el año pasado y se sitúan ahora en la mitad al mes de lo que comprábamos el año pasado. Ha caído tanto la llegada de gas natural licuado -más residual-, como la de gas natural -nuestra compra principal a los argelinos-.

Pese al descenso, EEUU, Argelia, Nigeria y Rusia proveen un 83,7% del gas que España compra al exterior, mientras que el 16,3% restante procede de un grupo de otros doce países entre los que figuran Egipto, Trinidad y Tobago y Qatar, entre otros.

Sólo un 2% del crudo importado es ruso

España también tiene que recurrir al exterior para comprar petróleo, pero en este caso recurre a muchas más fuentes y las importaciones están más diversificadas. Nigeria es el país al que más le hemos comprado en la primera mitad del año (4,9 millones de toneladas, un 14,6% del total adquirido), seguido de EEUU (11,8% del total), Guinea Ecuatorial (7,8%) y México (7,8%). Las compras a Rusia, que se mantuvieron hasta abril y quedaron en cero en mayo y junio, sólo han supuesto un 2% del total.

Este boom en la compra de energía al exterior, por el aumento de la demanda y la insuficiencia de las fuentes renovables, se ha sumado al hecho de que también han aumentado las compras de otros bienes y servicios del exterior. Las importaciones, en conjunto, han crecido un 40,7%, pero las exportaciones no han corrido la misma suerte.

De hecho, las ventas al extranjero en volumen sólo crecieron un 6,6% entre enero y junio, por el enfriamiento de las principales economías a las que exportamos, como Alemania. Sin embargo, gracias a la subida de precios hemos vendido más caro, por lo que en términos nominales (en euros) las exportaciones han subido un 24,5%.

Dado que su crecimiento es casi de la mitad que el de las compras, el saldo comercial ha sido negativo. No hemos podido cubrir con lo que ingresamos el total de nuestro gasto, de hecho el déficit comercial ha sido de casi 32.000 millones de euros, una cifra que, siendo relativa a sólo seis meses, supera a la del año completo de 2021, 2020, 2019 y todos los años anteriores hasta 2011, con la única excepción de 2018. Ese año se registró un déficit de 34.000 millones.


Etiquetas:  #Las #importaciones #de #energía #suben #un #141 #hasta #junio #con #Rusia #como #segundo #proveedor #de #gas

COMENTARIOS