Las lágrimas de Carlos Alcaraz: ''Este era mi sueño desde niño''
02:34
12 Septiembre 2022

Las lágrimas de Carlos Alcaraz: ''Este era mi sueño desde niño''

El ya número uno del mundo se emociona en la ceremonia del podio después de abrazar a su equipo, que estuvo en contacto con él durante todo el partido

Crónica Alcaraz vence a Ruud, gana el US Open y se convierte en el número 1 más joven de la historia Éxito Carlos Alcaraz alcanza el número 1, momento vertebral para cualquiera: "Desde ahí nada era inalcanzable" Testigo directo Carlos I de El Palmar: "Vamos a construir unas pistas de tenis que llevarán su nombre"

"Siento mucha emoción, mucha emoción. éste era mi sueño desde que era un niño. Era algo que buscaba desde que empecé. Le debo mucho a mi gente, a quienes me cuidan. A mis padres, sobre todo, tengo sólo 19 años. Esto es algo realmente especial", intentaba enlazar Carlos Alcaraz, emocionadísimo, en plena ceremonia de coronación: nuevo rey del US Open, nuevo rey del tenis mundial.

Al español, siempre desparpajo, se le notaba la impresión por todo lo conseguido de un plumazo este domingo. Después de asegurar la victoria ante Casper Ruud, se acercó a su palco a repartir abrazos, pero de regreso abajo, a la pista, mientras se montaba el escenario, el peso de su propio éxito se le vino encima. O quizá era otra cosa. "Estoy un poco cansado, la verdad. Pero tenía que darlo todo en la pista", reconocía después de un Grand Slam realmente agotador. Como tónica, su entrega. Desde el inicio hasta el desenlace.

Antes de la última final de Roland Garros se vivió una escena curiosa, luego reducida a clip y, más tarde, ensanchada hasta ser materia de charla TED. En el túnel de vestuarios de la Philippe-Chatrier, Rafa Nadal no paraba quieto, arriba y abajo, a un lado y al otro, y su rival, también Casper Ruud, ni se movía, con la mirada clavada en el infinito. Hay que empezar cualquier actividad con actitud, decidido, enérgico, parecía concluir el vídeo, que ya tiene segunda parte.

Este domingo, Ruud entró a la Arthur Ashe de Nueva York exactamente de la misma manera que lo hizo en París: parado y casi alicaído, en su mundo. Y mientras Alcaraz, sonreía, chocaba el puño a los aficionados, sprintaba. Otra demostración de motivación, otra demostración de carácter.

Durante todo el partido, el noruego apenas mostró cómo se encontraba, no hubo gestos evidentes, sólo unas pocas celebraciones y Alcaraz, en cambio, fue puro nervio. Como ya ocurrió en otras fases del US Open, la conexión con su palco fue una constante, incluso con comentarios de su entrenador, Juan Carlos Ferrero. "Convéncete de que tienes que ir a por el partido. No vale otra cosa", le dijo el técnico en el primer set, aprovechando el cambio de normas sobre el 'coaching', en un intercambio continuo.

"No vale aguantar el resultado, vamos a por más", reclamó Ferraro en el cuarto set. En cada puño cerrado, cada festejo, Alcaraz miraba a su gente, también en los descansos, desde el banquillo. Su ímpetu a veces le jugaba en contra, como ocurrió en el segundo set y parte del tercero, pero en ese diálogo con las gradas encontraba la mesura. Y, de ahí, a la victoria, a su primer Grand Slam, a los cielos del número 1.


Etiquetas:  #Las #lágrimas #de #Carlos #Alcaraz #Este #era #mi #sueño #desde #niño

COMENTARIOS