Las polémicas con la malversación, la guerra del agua o la lacra de la violencia de género diluyen la hoja de ruta económica de Sánchez
00:42
12 Enero 2023

Las polémicas con la malversación, la guerra del agua o la lacra de la violencia de género diluyen la hoja de ruta económica de Sánchez

El Gobierno no termina de hacer que cale su mensaje sobre los datos de empleo o sus iniciativas socioeconómicas.

Las campanadas de Nochevieja debían suponer un reseteo en el Gobierno, en el sector socialista del mismo. Cambio de chip. Se dejaba el camino de la intensidad legislativa, para tratar de bajar el balón al terreno de juego de la economía, confiados en que los buenos datos de empleo, la contención de la inflación y un crecimiento moderado jugaran a su favor y les permitieran recuperar terreno electoral a un PP que la mayoría de las encuestas sitúa como partido más votado. Era la hoja de ruta, el plan que explicaba el acelerón normativo de finales de año, a fin de desbrozar el bosque y tener libre el camino para hablar de la recuperación del empleo o la referencia que supone en Europa la excepción ibérica en el mercado energético.

Pero esa estrategia se ve lastrada y diluida por polémicas como la reforma del delito de malversación y la intención de los líderes del procés de pedir incluso su absolución beneficiándose de la rebaja de penas; la guerra del agua que vuelve a resucitar ahora que ya asoman las elecciones autonómicas y que agrieta el PSOE y lleva a territorios socialistas como Valencia a plantar batalla al Gobierno; la reforma fiscal planteada por Juan Lobato, líder socialista en Madrid, y que ha incomodado a Ferraz, marcando distancia; o la lacra de la violencia de género, con un repunte de asesinatos de mujeres y el cruce de reproches o descarga de responsabilidades entre ministerios.

Todo ello, sumado a las habituales discrepancias y tensiones en el seno de la coalición, hacen más complicado que cale el mensaje del Gobierno.

«Estamos pendientes de la economía, que avanza y que sigue impulsando el consumo y la inversión», plantean desde La Moncloa. La estrategia para engrasar el motor electoral pasa por hacer palanca en los datos económicos y desglosar en cada intervención de cada ministro las iniciativas impulsadas por el Ejecutivo: reforma laboral, subida del salario mínimo, el ingreso mínimo vital, revalorización de las pensiones, ley trans y LGTBI, ley de eutanasia, Feijóo sabedor de que todo el tiempo es necesario para carburar a un PSOE que en los ciclos electorales funciona más bien como un diesel y necesita de su tiempo. El mensaje que desde ahora lanzarán ministros y cargos socialistas será trasladar al ciudadano que en 2023 se enfrenta a la siguiente «disyuntiva»: «O gobiernos que estén preocupados por la gente; o gobiernos de la derecha con la ultraderecha que se dedican a defender intereses de una minoría muy concreta», en alusión a lo que Sánchez definió como «los poderes económicos ocultos».


Etiquetas:  #Las #polémicas #con #la #malversación #la #guerra #del #agua #o #la #lacra #de #la #violencia #de #género #diluyen #la #hoja #de #ruta #económica #de #Sánchez

COMENTARIOS