Las raíces de Pedri, el genio humilde: ''Sus padres no vivirán de él. Seguirán regentando el bar''
23:20
7 Enero 2021

Las raíces de Pedri, el genio humilde: ''Sus padres no vivirán de él. Seguirán regentando el bar''

El fútbol de alto nivel trae consigo fama y purpurina. Halagos, muchas veces desmedidos. Dinero, y también personas que van en busca de ese dinero. A todo eso acompaña una gran duda: ¿Cuál será el impacto emocional de esa nueva realidad en el protagonista? ¿Y en quienes lo rodean? Pedri González (Tegueste, 25 de noviembre de 2002) ha pasado en poco más de un año de ser un futbolista del juvenil de Las Palmas a ser bendecido por Leo Messi en un Barcelona que sueña con reconstruirse sobre las botas de un genio adolescente. Pero él sigue a lo suyo, jugando a fútbol como si las callejuelas de Tegueste tuvieran continuidad en el Camp Nou. También sus padres, que han estado visitando a Pedri y a su hermano durante las fiestas navideñas en Barcelona y que los próximos días volverán a la isla de Tenerife para seguir con su rutina de siempre en el negocio familiar, la Tasca Fernando. Porque los sueños, bien lo sabe Iniesta, también nacen tras la barra de un bar.

Fernando González. Así se llama el abuelo de Pedri, fundador de la Peña Barcelonista de Tenerife-Tegueste. En ese municipio de 11.000 habitantes se hizo con un guachinche. Es decir, una humilde casa de comidas tinerfeña donde servían vino de la zona.

Fernando González. Así se llama el padre de Pedri, actual presidente de la peña. Fue él quien arregló el bar, lo adornó con maderas y lo convirtió en la tasca que es ahora. Él se encarga de atender la sala. Su mujer, María Rosario, o Rosi, es la que cocina después de años atendiendo a los consejos de su suegra y abuela de Pedri, Candelaria. El tío y la tía de Pedri también trabajan en el restaurante. El Relleno Tasca Fernando (papa, bubango y cebolla rellena de carne) es una de las especialidades. Los viernes toca puchero. Así será cuando la pandemia permita reabrir el local, cerrado por culpa de las restricciones. No hay terraza donde ponerse a comer.

Fernando González. Así se llama también el hermano de Pedri. Quizá él haya sido quien más ha cambiado su rutina. Tiene sólo 20 años. También buenas maneras para el fútbol, aunque acabara cursando un ciclo de FP de cocina. Era una buena salida profesional, al menos antes de que la pandemia se llevara consigo el turismo. Estuvo un tiempo haciendo prácticas en Alemania, pero la llegada de Pedri al Barcelona le obligó a cambiar sus estructuras vitales. Es él el ángel de la guarda de Pedri en Barcelona. Viven juntos. Juegan a la Play y al teqball, donde muestran sus habilidades con el balón sobre una mesa curva. Y le cocina. Sigue los consejos de los nutricionistas del Barça y procura que Pedri, que nada sabe de fogones pero a quien le encanta comer, mantenga una dieta equilibrada.

«Ambos están muy unidos. Los vi nacer y los he visto crecer». Quien habla para EL MUNDO es Óscar Ledesma, íntimo amigo de la familia y secretario de esa peña barcelonista inaugurada por Nicolau Casaus en 1995. El histórico directivo del Barcelona les regaló un cuadro de Albert Ferrer, que había jugado cedido en el Tenerife. A raíz de la furiosa irrupción de Pedri, tanto la peña como la tasca se han convertido en atracción de curiosos. «Viene gente de otras partes de la isla sólo por eso. Y si saben que Pedri anda por aquí, se acercan por si lo ven», explica Ledesma, que bromea: «A veces me meto un poco con su padre. Antes, la tasca estaba llena de fotografías familiares, de referencias a la cultura de Tegueste. Ahora, casi todas las fotos son de Pedri. Y le digo: '¡Estás montando un museo!'».

Las referencias al Barcelona están por todos lados. Pedri no ha hecho más que cerrar el círculo. «Su abuelo ya era muy conocido por su afición al Barça. Cuando ganaba el Real Madrid, seguidores blancos siempre venían a verlo al local. Y cuando ganaba el Barcelona, era él quien iba en busca de los otros. De hecho, a los familiares de Pedri los conocían como 'los catalanes', porque eran todos forofos del Barça», continúa Ledesma, al que no le cuesta hacer un retrato personal de Pedri. Y que en poco o nada difiere de la impresión que deja cuando asoma ante los medios de comunicación, el vestuario o incluso el campo de fútbol: «Porque Pedri es así. Muy tranquilo. Y la gente lo aprecia porque es también bonachón. Quizá sea algo introvertido cuando entra en un grupo nuevo, pero en seguida coge confianza si le das pie. Antes de Navidad estuvo un par de días en Tegueste. Y veías cómo paseaba por el pueblo con total normalidad».

"¡Me decían que estaba loco!"

«¡Y a mí me decían que estaba loco! ¡Que cómo se me ocurría llevar al primer equipo de Las Palmas a un chico de 16 años!», interviene Pepe Mel, que es quien hizo debutar a Pedri en el fútbol profesional. «Y lo que yo le vi no se enseña, se tiene. Juega él y hace jugar a los otros diez», apunta el entrenador que se detiene en algo en lo que pocos reparan, su capacidad aeróbica:«Me contó que de niño estuvo en una escuela de atletismo. No tendrá desarrollada esa corpulencia muscular que tienen otros futbolistas en esas posiciones. Pero es capaz de mantener el mismo ritmo de principio a fin».

Nada cambia en aquel niño que, cuando miraba los partidos por televisión en la peña, lo hacía siempre con el balón bajo el brazo o pegado a su suela. La misma con la que brindó a Leo Messi un gol divino en San Mamés. Nada cambia tampoco en su familia. Ledesma zanja: «A su padre le digo bromeando:'Ahora que tu hijo va a ser millonario puedes retirarte'. Pero tanto él como su madre tienen claro que es la vida de Pedri. Que ellos seguirán con el negocio familiar. No vivirán de su hijo».


Etiquetas:  #Las #raíces #de #Pedri #el #genio #humilde #Sus #padres #no #vivirán #de #él #Seguirán #regentando #el #bar

COMENTARIOS