Las razones del resurgir de Jordi Alba: ''Aprendió a no poner caritas''
15:54
29 Noviembre 2022

Las razones del resurgir de Jordi Alba: ''Aprendió a no poner caritas''

El lateral ya es el quinto máximo asistente de la historia de la selección. Tras sus tensiones con Luis Enrique, cambió el 'chip' y ahora sólo recibe elogios.

Crónica Una España descafeinada empata con Alemania y deja los octavos a tiro de un punto Morata Una deuda con Luis Enrique, goles en su tardío primer Mundial y humildad dentro del vestuario

Jordi Alba es un "vacilón". Lo dicen quienes hablan bien de él. Jordi Alba es "especial". Lo dicen quienes no quieren hablar mal de él porque están hablando con la prensa, pero tampoco quieren hablar bien de él porque, para lo malo y para lo bueno, el lateral izquierdo titular de la selección (L'Hospitalet, 33 años) es un tipo que no deja indiferente a nadie excepto en un lugar: en el campo, en este Mundial, su rendimiento no admite discusión. Su pase, milimétrico, a la carrera de Morata en el gol contra Alemania es la última muestra de un estado de forma envidiable. El hecho de que tuviese que ser sustituido en el minuto 82 no indica nada. Este lunes salió a entrenar con normalidad con sus compañeros, aunque es previsible que descanse ante Japón, pues el pase es cosa medio hecha.

Para saber más

No pares, sigue, sigue...

GR7500. AL KHOR (CATAR), 27/11/2022.- Jordi Alba (i) de  lt;HIT gt;España lt;/HIT gt; disputa un balón con Serge Gnabry de Alemania hoy, en un partido de la fase de grupos del Mundial de Fútbol Qatar 2022 entre  lt;HIT gt;España lt;/HIT gt; y Alemania en el estadio Al Bait en Al Khor (Catar). EFE/ Alberto Estevez
Mundial 2022.

El análisis de Santi Cañizares: "Ha sido un partido de entidad, de otra fase"

"Jordi es el lateral izquierdo con mejor último pase del mundo y ha participado en casi todos los goles. Ha estado espectacular", fue la frase de Luis Enrique en el Al Bayt, todavía reciente la imagen de la asistencia número 22 de Alba desde que juega con la selección, hace ya 11 años (debutó en noviembre de 2011 contra Escocia, y ahí ya asistió a Silva). Desde entonces han caído 21 más, lo que le sitúa como el quinto mejor asistente de la selección española en toda su historia, sólo por detrás de nombres que son dos cosas: leyendas y centrocampistas. Cesc (36), Silva (32), Iniesta (30) y Xavi (25) son los únicos que superan al lateral izquierdo más influyente en el juego ofensivo que recuerda este país.

Mundial Qatar 2022: Resumen del partido España-Alemania/MEDIAPRO

En sus 88 apariciones suma, al margen de esos 22 pases de gol, 10 tantos, otro dato sin precedentes en su puesto. El primero de ellos lo anotó en la memorable final de la Eurocopa de 2012 contra Italia (un torneo aquel de Polonia y Ucrania en el que fue titular indiscutible cuando antes sólo había participado en siete encuentros). Desde esa época siempre fue indiscutible. Para Del Bosque, que fue quien le hizo debutar, y para Julen Lopetegui. Sin embargo, las cosas se le empezaron a torcer cuando aterrizó Luis Enrique, con el que no había terminado muy bien en el Barcelona. ¿Por qué? Sencillo.

"Con Valverde, con poco, me irá mejor"

El 14 de febrero de 2017, el Barça visitaba el Parque de los Príncipes en la ida de los octavos de final de esa Champions. Cayó el equipo de Luis Enrique 4-0, y el técnico, para la vuelta, prescindió de Alba para jugar un 3-4-3 (aquello terminó en el famoso 6-1). Ese día, Jordi Alba puso "carita", que es como se define en los vestuarios la mueca de disgusto de un futbolista cuando el entrenador no le ordena jugar. Esa "carita" le costó perder protagonismo desde ese momento hasta el final de temporada. La relación se tensó mucho y, cuando Luis Enrique se marchó, en junio, Alba soltó aquello de "con Valverde, con poco, me irá mejor".

Luis Enrique felicita a Jordi Alba tras el partido contra Costa Rica.Luis Enrique felicita a Jordi Alba tras el partido contra Costa Rica.AFP

Ocurre que, justo un año después, el asturiano llegó a la selección, y claro, en las dos primeras convocatorias, con Jordi Alba haciendo un comienzo de curso extraordinario, no le llamó. "No tengo ningún problema con él", decía el entrenador, pero no era verdad. Desde que llegó a Las Rozas, la obsesión de Luis Enrique -animado amablemente por el presidente, Luis Rubiales- fue abrir las ventanas del vestuario y 'sanear' el grupo. En esas circunstancias no iba a admitir ninguna "carita", y por eso Alba no cabía. Sin embargo, dos meses más tarde, en noviembre, y visto que el rendimiento seguía siendo altísimo, le llamó para testar si estaba dispuesto a cambiar de actitud e integrarse en un colectivo sin clases sociales.

"Y Jordi aprendió a no poner caritas", dice alguien que convive con el grupo desde hace muchos años. Pero debió costarle ese aprendizaje, pues tras la ausencia del técnico entre marzo de 2019 y septiembre de 2020, en el inicio de su segunda etapa tampoco contó con él, bien es verdad que con algunas lesiones mediante. Alba regresó en marzo de 2021, en la citación previa a la Eurocopa, y entonces ya sí, Alba asumió que los tiempos habían cambiado y comenzó a sumergirse, como todos los veteranos, empezando por el capitán, Busquets, en la nueva dinámica de sólo un un líder (el entrenador) y un grupo homogéneo de soldados. En esta selección, una "carita" penaliza más que un error grosero en un partido. Bajo esas normas ha resurgido Alba.


Etiquetas:  #Las #razones #del #resurgir #de #Jordi #Alba #Aprendió #a #no #poner #caritas

COMENTARIOS