Lecciones del pasado para el presente de España: la apretada fase de grupos en 2012, el ejemplo de Portugal y algunos despistes
01:24
21 Junio 2021

Lecciones del pasado para el presente de España: la apretada fase de grupos en 2012, el ejemplo de Portugal y algunos despistes

La selección alcanzó su corona mundial tras un complicado aterrizaje en Sudáfrica que tuvo que enmendar. La última vez que cayó antes de octavos en una Eurocopa fue en 2004

Las cuentas de España ¿Qué necesita para estar en octavos de final? Euro Lewandowski alarga la sombra de Ramos

Hace 11 años, a Sergio Busquets, un chaval de 21 años que había convencido a Vicente Del Bosque tras dar el salto con Guardiola, no dejaban de transmitirle mensajes de calma. Camino de Pretoria, tras un accidentado aterrizaje en el Mundial 2010 (se estrenó con una derrota 1-0 ante Suiza), Xavi y Puyol, sus guías en la selección, se mostraban convencidos de que nada malo iba a suceder. Aquella noche en el Loftus Versfeld Stadium, España se jugaba el pellejo ante la Chile de Marcelo Bielsa. Cualquier descuido les mandaba para casa. La cosa salió bien. Muy bien. Tanto, que al final de la travesía, en aquella inolvidable final en Ciudad del Cabo, con el gol de Iniesta ante un equipo que aún se llamaba Holanda.

Busquets, que ayer volvía a entrenar junto a sus compañeros en Las Rozas, tiene hoy 32 años. Cumplirá 33 cuando esta Eurocopa ya conozca a su campeón. Y en sus días en la selección, donde ahora ejerce como capitán, se ha visto en enredos parecidos a la que ahora tiene España. Y eso que, aparte de los números, las sensaciones tampoco acompañan. Sergio, hoy capitán del equipo, recuerda aquel tercer partido a cara o cruz ante Croacia, en la Euro'12. Una derrota le habría dejado fuera, pero acabó siendo su catapulta hacia el tercer cetro. Ningún camino fue sencillo.

España celebra su victoria sobre Croacia en 2012.España celebra su victoria sobre Croacia en 2012.AFP

En el Mundial de Brasil (2014) la aventura duró apenas cinco días. Cinco fueron también las puñaladas de Holanda (hoy Países Bajos) y dos los zarpazos de Chile que convirtieron aquella cita en una pesadilla. El último partido fue un trámite.

Hace cinco años, en la Eurocopa de Francia, España se ganó su condena en octavos con la derrota ante Croacia, que remontó en el ocaso el tanto inicial de Morata. El patinazo obligó a un cara a cara frente a una Italia que pasó por encima de la selección y resultó ser el epitafio de Vicente del Bosque. Allí, sobre el césped del Stade de France de París, estaba, por supuesto, Busquets.

Igual que en ese último tercer episodio ante Marruecos, en el Mundial 2018, donde España vivió en el alambre hasta el final. Fue incapaz de ganar su partido (Aspas empataría en el añadido) en el estadio de Kaliningrado y con un ojo en el resultado de un Portugal-Irán que pudo haberles hecho descarrilar antes de tiempo. Busquets, claro, había vivido de cerca aquella esperpéntica salida de Lopetegui y el aterrizaje de emergencia de Fernando Hierro, que llegó a Rusia como director deportivo. Aquello se cerró con la derrota en los penaltis ante el anfitrión y el advenimiento de Luis Enrique.

Una victoria en ocho partidos

España sólo ha ganado uno de sus últimos seis partidos en las tres fases de grupos que ha disputado. España sólo ha ganado uno de sus ocho últimos partidos en las fases finales de las grades citas que ha disputado. Por eso España se encuentra en la encrucijada actual. La victoria ante Eslovaquia, el próximo miércoles (18.00), le daría el billete directo a octavos, e incluso, si Suecia no saca los tres puntos ante Polonia, como primera de grupo. También podría pasar con un tercer empate, aunque dependería del rumbo de Croacia (juega el martes ante Escocia). Hace cinco años, Portugal acabó coronándose en la final ante Francia tras empatar sus tres episodios en la fase de grupos ante Hungría, Islandia y Austria.

Lo normal es que el miércoles, en esa final sobre el césped de La Cartuja ante Eslovaquia, Busquets vuelva a coger el timón del centro del campo. Las gestas y los fracasos vividos en esta década pueden resultar decisivas. Con un hipotético KO se repetiría la fatal experiencia vivida en la Eurocopa de Portugal (2004), con Iñaki Saez en el banquillo. España se despidió empatada a puntos (4) con Grecia, que sería la campeona. Desde entonces, siempre ha superado la fase de grupos en Europa. Fue un verano en el que Luis Enrique acababa de colgar las botas y un puñado de chavales, los mismos que ahora descansan en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, soñaban con sacar adelante a la selección algún día. En esas están ahora.


Etiquetas:  #Lecciones #del #pasado #para #el #presente #de #España #la #apretada #fase #de #grupos #en #2012 #el #ejemplo #de #Portugal #y #algunos #despistes

COMENTARIOS