Leclerc se exhibe en Melbourne en un domingo nefasto para Sainz y Alonso
17:24
10 Abril 2022

Leclerc se exhibe en Melbourne en un domingo nefasto para Sainz y Alonso

La victoria del monegasco, por delante Pérez y Russell, coincidió con el abandono por avería de Verstappen.

GP de Australia Clasificación y tiempos El suplicio de Alonso "Es increíble esta mala suerte" Mundial 2022 Leclerc, líder con Ferrari

A la supremacía de Ferrari se sumó la debilidad de Red Bull y Charles Leclerc dio en Melbourne otro golpe de autoridad en este arranque de Mundial. Cuando a falta de 19 vueltas una avería dejó fuera de combate a Max Verstappen, el monegasco ya dominaba con absoluta firmeza y así pudo concretarla hasta la bandera a cuadros. Por si no bastase, el abandono de Carlos Sainz en la segunda vuelta reforzó aún más el estatus del líder del Mundial, que tampoco se vio exigido por Sergio Pérez y George Russell, sus acompañantes en el podio. Un fin de semana redondo para Leclerc, con pole, liderato desde la salida a la meta y la propina de la vuelta rápida (1:20.260).

Nadie importunó a Leclerc en su paseo por Albert Park, donde ganó con algo más de 20 segundos pese a las dos neutralizaciones por safety car. Siendo considerable, esta ventaja no basta por sí misma para explicar su dominio. Todo lo hizo bien, taponando cualquier intento de Verstappen, haciendo trizas las previsiones que daban a Red Bull como favorito en las tandas largas, calculando cada detalle con fría clarividencia. Pareció una reedición en rojo de los días dorados de Lewis Hamilton, cuarto en la meta, aunque sin opciones siquiera de cuestionar el segundo podio de su compañero en Mercedes.

Tampoco Fernando Alonso pudo arrebatar a Leclerc ese punto postrero del bonus y su segundo paso por boxes terminó relegándole a la decimoséptima posición. Tal y como había anunciado, el asturiano apostó a todo o nada, al blanco o negro, aunque las circunstancias de carrera volvieron a darle la espalda. Su ritmo no fue tan explosivo como esperaban en Alpine y las dudas a la hora del momento idóneo para cambiar los neumáticos tampoco ayudaron. Ese compuesto medio sufrió más tarde una acusada degradación en el tráfico, ralentizado notablemente por Lance Stroll, así que el bicampeón terminó cruzando la meta en último lugar.

Error de configuración

Una funesta concatenación de factores arruinó la carrera de Sainz, que salió a la parrilla con un error de configuración en su volante. Ferrari había elegido el neumático más duro, intentando jugar a la contra, pero esa elección dificultaría en extremo su situación ante coches más ágiles con el compuesto blando. Por si no bastase, el embrague no respondió con prontitud en el momento en que se apagaba el semáforo y sólo dos vueltas más tarde, el madrileño se había despeñado hasta la decimocuarta posición. Cuando quiso quitarse de encima a Mick Schumacher, terminó en el césped, que le escupió sin piedad hacia la grava. Y allí ya no hubo manera de desenterrar el coche. Su primer abandono con Ferrari, el cruel modo más cruel de poner punto final a una racha de 17 carreras consecutivas en los puntos.

Leclerc navegaba por entonces a un ritmo imposible para Verstappen, que se había quejado de graining en el neumático delantero izquierdo. En la vuelta 18, cuando perdía nueve segundos frente al líder, pasó a cambiar sus gomas. Cuatro giros más aguantó Leclerc antes de montar también el neumático duro, con el que su gran rival teñía de púrpura la tabla de tiempos. Hamilton pudo ganarle ahí la posición a Pérez, gracias al overcut, aunque lo verdaderamente significativo en ese tramo fue el accidente de Sebastian Vettel, que dio paso al segundo safety car de la tarde.

Este momento pudo favorecer a Alonso, que venía estirando la vida útil de sus cubiertas, pensando siempre un poco más allá. A su navegación sin errores añadió un bonito adelantamiento sobre Pierre Gasly, por lo que las posiciones de privilegio empezaron a quedar más cerca de su alcance. Así que cuando se abrió la oportunidad de aprovechar el safety car, unas vueltas antes de lo que verdaderamente le hubiese favorecido, en Alpine decidieron dejarle en pista.

La superioridad manifiesta del Ferrari se trasladaba con puntualidad a la tabla de tiempos. Por mucho que se empeñara Verstappen, rodando en 1:21.2, Leclerc devolvía cada golpe con suficiencia. Hasta que en la vuelta 39 una nube de humo sobre el RB18 llevó la desesperación a la hinchada neerlandesa. El segundo abandono en tres carreras para el vigente campeón, que conminaba a los comisarios a aplicar los extintores sobre las llamas en su vehículo.

Pérez, tras adelantar en pista a Russell y lógicamente alarmado por lo sucedido, preguntó a su ingeniero de pista. "No te preocupes por lo de Max, porque no es relevante para nosotros", respondió Hugh Bird. Sin opción alguna de recuperar los 13 segundos frente al líder, bastante tendría Checo con aguantar la posición ante el empuje de los Mercedes. Si Red Bull no encuentra pronto soluciones a estos problemas de fiabilidad, Leclerc abrirá aún más hueco camino hacia el título. Dentro de dos semanas, miles de tifosi enarbolarán sus banderas para disfrutar con algo por el estilo en Imola.


Etiquetas:  #Leclerc #se #exhibe #en #Melbourne #en #un #domingo #nefasto #para #Sainz #y #Alonso

COMENTARIOS