Lewandowski lo cambia todo
10:50
8 Septiembre 2022

Lewandowski lo cambia todo

El delantero polaco atrapa su primer 'hat trick' en el regreso triunfal del Barcelona a la Champions / Kessié y Ferran Torres completan la goleada ante el humilde Viktoria Plzen (5-1)

Desprende Robert Lewandowski la luz de los futbolistas especiales. El resplandor de quien no solo juega por marcar y ganar, sino por trascender. Cuando hace suya la red, su mirada arde y corrompe las sospechas de un crepúsculo que, a sus 34 años, ni siquiera se insinúa. Se ha propuesto el polaco arrancar al Barcelona del subsuelo europeo, del martirio, después de un tiempo en que la Champions sólo podía disputarse sobre el cadalso. Con Lewandowski, el Barça no sobrevive. Vive. Es mucho más bonito.

Atrapó el ariete polaco su primer hat trick como azulgrana. Dos caricias traicioneras con rosca desde la frontal, y un cabezazo en plancha. Ya son ocho goles en cinco partidos. Pero su producción va mucho más allá del remate. Ofrece salidas a los extremos, brinda caminos a los interiores y, con ese corpachón que con tanto mimo cuida, se exprime en la presión, obligando a sus compañeros a que sigan su ejemplo. Al compás de las embestidas de Lewandowski, el equipo de Xavi Hernández fue mucho más allá de un triunfo que se daba por descontado contra el humilde Viktoria Plzen.

Quizá los partidos contra el equipo checo sean los únicos que el Barcelona pueda tomarse con relativa calma ante los duros desafíos que le esperan en Múnich y Milán. De ahí que Xavi viera un momento idóneo para gestionar descansos y domar egos. Jordi Alba, al que la llegada de Marcos Alonso podría acabar de incrustarle en el fondo del banco, se gustó como titular. Piqué disputó sus primeros minutos de la temporada tras suplir a Sergi Roberto, que acabó con molestias musculares. Koundé, esta vez como central izquierdo, continuó su buenaventura y ofreció otra asistencia en el estreno goleador de Kessié, que usó la cabeza como si fuera un martillo antes de brindar el saludo militar con el que homenajea a su padre, ex futbolista y soldado que falleció cuando Kessié tenía 11 años. Ansu, mientras, pudo continuar su difícil regreso a la élite competitiva antes de ser suplido por Ferran Torres, quien pudo unirse al festival goleador en el segundo tiempo.

Si bien el partido ante los esforzados checos no podía admitir otra cosa que no fuera un guateque barcelonista, Xavi no pudo disimular su inquietud ante lo ocurrido tras el 1-0. El gigantón Chory desplazó por alto un balón hacia la carrera de Mosquera, quien se dispuso a batirse en duelo frente a Ter Stegen. Christensen acudió en su busca y el colombiano acabó por los suelos en el área. El árbitro señaló el punto de penalti y agarró la tarjeta roja para expulsar al danés. Pero eso fue antes de que desde el VAR advirtieran al juez de que debía acudir al monitor para corregirse. Mosquera había soltado un manotazo a Christensen antes de ser derribado. Y no pudo más que señalar la falta del atacante y el perdón para el defensor.

No tardó Lewandowski en acabar de aliviar al Barcelona después de que Pedri, con su diminuto botín, lanzara en carrera a Sergi Roberto por la garganta. El polaco enfocó a su manera. En pleno éxtasis, y a un minuto del final del primer acto, Sykora aprovechó un despiste colectivo para recortar distancias. Pero Dembélé, desatado en la recuperación, ayudó a que la noche volviera a su lugar telegrafiando una asistencia a la cabeza del nueve.

Ferran Torres, con el duelo resuelto, tuvo tiempo para demostrar tras el descanso que sería un error olvidarse de su presencia. Un gran movimiento de despiste facilitó a Lewandowski cazar el 4-1. Y fue más allá el delantero valenciano con una volea con la que liberó más frustración que rabia.

El Barcelona recuperó la autoestima en el escenario donde se malacostumbró a penar la decrepitud. Y el Camp Nou se entregó a una explosión de felicidad que todavía se hace extraña. Es la bipolaridad del fútbol.


Etiquetas:  #Lewandowski #lo #cambia #todo

COMENTARIOS