Llull y la agonía sacan al Real Madrid de su crisis
00:08
11 Marzo 2022

Llull y la agonía sacan al Real Madrid de su crisis

Los blancos, con el balear de héroe y Tavares expulsado, tumban al Armani en la prórroga y rompen su mala racha. Caían de siete a falta de menos de tres minutos

Euroliga Clasificación y resultados

Tuvo que ser la agonía la que rescatara al Real Madrid de una crisis tan profunda como no se recordaba. En esos infiernos, nadie se maneja mejor que Sergio Llull, acostumbrado a bailar en el abismo, cómodo y pletórico cuando juguetea sobre el alambre. En un duelo de desfibrilador, los blancos derrotaron en la prórroga al Armani Milan, allí donde emergió el balear, el eterno ganador. [92-88: Narración y estadísticas]

De Belgrado acudía el Madrid sumido en dudas, cuatro derrotas consecutivas en Euroliga, siete en los últimos 10 duelos, incluyendo la final copera que tanto escoció. Con una media imposible de 57 puntos y todos los cimientos de su baloncesto torpedeados. Y a falta de menos de tres minutos, con Tavares expulsado hacía rato, caía de siete puntos ante el conjunto de Messina, frío como un glaciar. Y, entonces, como hacía 24 horas en el Bernabéu, el éxtasis.

El Benzema del WiZink fue Llull, el corazón sobre la pista, igual daba si erraba, pues esto iba de valientes. Justo en ese impás apareció sobre el parqué para devenir en pesadilla para el Armani. Un triple suyo igualó el partido en el mar de errores -incluidos dos tiros libres de Deck- y el errático Delaney no fue capaz de romperlo sobre la bocina. En el tiempo extra, como un ciclón, siete puntos de Llull y, sobre todo, una falta de ataque provocada al propio Delaney que enterró cualquier posibilidad italiana y puso patas arriba el Palacio. Sólo a las bravas se escapa de la tormenta.

El Madrid había intentado optar por la calma. Sin alardes, sin bombardeos desde el perímetro, había dominado en el amanecer a un Armani con muchas bajas (entre ellas la de Sergio Rodríguez), que sólo le hería atacando el rebote ofensivo nada menos que ante Tavares. Pero su inercia positiva (25-16) pronto se quebró. El inesperado Alviti acompañó a la sabiduría de Melli y Hines y un triple sobre la bocina de Daniels dejó las cosas al descanso igualadas (41-41).

Deck y Williams-Goss

El duelo, táctico, duro, parejo, iba a saltar por los aires a mitad del tercer acto. Había dado un tirón el Madrid a la vuelta de vestuarios, con Deck y Goss en su línea reivindicativa, aunque Devon Hall y Melli respondieron. Y entonces, en un arrebato de desesperación, Tavares resultó expulsado por una antideportiva y una técnica, consecutivas. Y el Madrid, con las tribunas incendiadas de indignación, intentó subirse a esa ola, con los triples de Llull y Yabusele. Aunque se iba a encontrar con la fría contestación de Messina. Otra vez.

Todo se aceleró de manera inaudita, ni faltas le daba tiempo a cometer a ninguno de los equipos. Delaney tomó las riendas, Heurtel sacaba sus chispazos de genialidad, Rudy se marchó tocado, todo hasta ese final de infarto en el que sólo un genio podía vencer.

En el partido de la resurrección, por confirmar en lo que viene, el Madrid se fue a los 92 puntos ante una de las mejores defensas de Europa. Recuperó una versión mucho más plena de Williams-Goss, de Yabusele y de Deck y, sobre todo, supo escapar de sus fantasmas para tumbar al equipo que ya le pisaba los talones en la clasificación de la Euroliga. Y, sobre todo, Llull.


Etiquetas:  #Llull #y #la #agonía #sacan #al #Real #Madrid #de #su #crisis

COMENTARIOS