López Obrador arremete contra el “exterminio” español
22:27
24 Febrero 2021

López Obrador arremete contra el “exterminio” español

El presidente mexicano insiste en que aún no se ha escrito “la historia de la represión en México, pero sin duda sería un relato sumamente cruel”

La bandera mexicana se ha dibujado en el cielo de Iguala doscientos años después de que en ese mismo lugar se firmara su independencia de la Corona española. Nueve cazas han volado sobre una bandera inmensa del país azteca. Los pilotos militares han diseñado el blanco, símbolo de la religión, el verde, de independencia, y el rojo que representa la unión del pueblo azteca. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y el presidente argentino, Alberto Fernández, levantaban el cuello y achinaban los ojos para observar el vuelo de los militares en una soleada mañana en Iguala, a 200 kilómetros al oeste de Ciudad de México.

Noticias relacionadas


Internacional.Las arremetidas de López Obrador contra España, Hasel incluido

Internacional.López Obrador reaparece y asegura que “ya está pasando la etapa crítica” de la covid-19

López Obrador ha asegurado que “la independencia de nuestra nación y de otros países hermanos de Latinoamérica se consiguió por el debilitamiento del poder de la Corona española y también por el empeño y la lucha de los pueblos de América por abolir la esclavitud y hacer valer la justicia”.

El mandatario argentino agradeció la invitación de López Obrador. Fernández destacó que “México y Argentina lograron la independencia en tiempos y circunstancias similares”. “Por qué a nosotros nos cuesta entender tanto que unidos somos invencibles”, indicó el presidente argentino al explicar los tres colores de la bandera mexicana. “Debemos unirnos para trabajar por la igualdad en Latinoamérica, no puede progresar un continente dividido”.

El presidente Alberto Fernández agradece con un gesto a López Obrador en Iguala, GuerreroFoto: HENRY ROMEROREUTERS

Ambos presidentes han recordado la firma del también llamado Plan de las Tres Garantías. En ese mismo lugar ciudad del estado de Guerrero el jefe del Ejército de la Corona española, Agustín de Iturbibe, y el líder del movimiento insurgente, Vicente Guerrero, sellaron el Plan de Iguala que convierte a México en una nación independiente de España. El pacto pone fin a once años de Guerra de la Independencia. La alianza aboga por una nueva constitución, por la religión católica como la única en México y por reconocer la igualdad de los pueblos nativos y los criollos, descendientes de españoles nacidos en la colonia.

“Todavía no se ha escrito la historia de la represión en México, pero sin duda sería un relato sumamente cruel”, destacó AMLO. “Nuestro pueblo ha padecido exterminio, esclavitud, cepos, azotes, encierros, deportaciones, destierros, desapariciones, fusilamientos, despojos y muchas otras formas de represión”, reconoció el presidente mexicano.

El perdón que López Obrador solicita a la Corona española y la Iglesia católica por los abusos cometidos durante la Conquista ha sido duramente rechazada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). “No tienen que pedirnos perdón de nada”, aseguraron en un comunicado en octubre del año pasado. El zapatismo denuncia que el mandatario mexicano “quiere sembrar el rencor racial y pretende alimentar su nacionalismo trasnochado”.

Los descendientes de los pueblos originarios insistieron que para ellos lo importante es reparar su situación actual. “No nos haremos eco de los farsantes que se montan sobre nuestra sangre y así esconden que tienen las manos manchadas de ella”.

Las peticiones de López Obrador también han sido rechazadas por el Gobierno y la Corona españolas. La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, realizó un viaje relámpago a la capital mexicana el pasado mes de noviembre, en el que confirmó que España “se ha comprometido a participar” en las citas programadas por el Gobierno mexicano, pero que no pedirá perdón por la Conquista. Pese a las reclamaciones insistentes de López Obrador, entre ellas la carta que envió a Felipe VI en marzo de 2019.

El plan de Iguala comenzó a gestarse cuando el jefe del Ejército de la Corona española, Iturbibe, decide armarse con una pluma. El 10 de enero de 1821, tras 10 años de Guerra de la Independencia, Iturbibe envía una carta al líder del movimiento insurgente, Guerrero, ofreciendo cesar las hostilidades y establecer una alianza. El Ejército a favor de la independencia parecía haber tomado el control. La intensidad de los enfrentamientos aumentaba. La Corona española había designado a Iturbibe la misión de organizar una campaña para acabar con los rebeldes. Planeaba vencer a toda costa. Pero todo cambió. Iturbibe se abre a la posibilidad de una independencia con condiciones.

Guerrero desconfía de las intenciones del líder del bando enemigo. A pesar de ello, responde la misiva. “Cuando agonizaba España, cuando oprimida hasta el extremo por un enemigo peligroso estaba próxima a perder para siempre, entonces se burlan de nosotros y echan el resto a su iniquidad: no se nos concede la igualdad de representación, ni se quiere dejar de conocernos con la infame nota de ‘colonos’. Aún después de haber declarado a las Américas parte integral de la monarquía”. Guerrero concluye: “Obre usted como le parezca, que la suerte decidirá. Y me seré más glorioso morir en la campaña que rendir la cerviz al tirano”.

Iturbibe recibió la contestación como un triunfo. Perseveró en sus intentos de diálogo. Las cartas entre ambos fueron y vinieron. El 10 de febrero de 1821 los jefes de ambos ejércitos sellan la alianza en el histórico “Abrazo de Acatempan”. Un mes más tarde de la primera carta de Iturbibe a Guerrero, ambos acuerdan la independencia de la Nueva España a condición de que estuviera regida por una nueva constitución, reconociera la igualdad de los pueblos nativos y los criollos, descendientes de españoles nacidos en la colonia.

La alianza fue proclamada solemnemente el 24 de febrero de 1821 en la ciudad de Iguala, 200 kilómetros al oeste de Ciudad de México. El discurso de Iturbibe proclamó: “Este cuerpo de fuerzas combinadas de europeos y americanos, de disidentes y realistas, seremos unos nuevos protectores”. Y el antiguo jefe del Ejército de la Corona española concluyó: “Asombrad a la a las naciones de la culta Europa, vean que la América Septentrional se emancipó sin derramar una sola gota de sangre ¡Viva la América Septentrional, independiente de todas las naciones del globo! ¡Viva la unión que hizo nuestra felicidad!”.

En el nacimiento de la nación mexicana, también se acordó establecer una monarquía encabezada por Fernando VII o alguno de los miembros de la Corte española. Sin embargo, Iturbibe acaba coronándose como el primer emperador de México. El Imperio duró once meses. La inestabilidad se resolvió en 1824 con la aprobación de una nueva Constitución que define a México como una República Federal. Doscientos años después López Obrador continúa su revisión de la historia preparando otros aniversarios. A los actos por la celebración de los 200 años de independencia, se suma el aniversario de los 700 años de la fundación de la ciudad azteca de Tenochtitlán, actual Ciudad de México, y los 500 años de la Conquista española.

Los estudiantes de Iguala

Asimismo, López Obrador recordó que “desde entonces, ese talante autoritario de pensamiento conservador no ha dejado de existir. Echó raíces y se ha mantenido hasta nuestros días en todo el país. En Guerrero y aquí en Iguala. Sería imperdonable estar en esta ciudad sin recordar el lamentable suceso del 26 de septiembre de 2014 cuando fueron reprimidos y desaparecidos jóvenes estudiantes. Ese día el autoritarismo mostró de nuevo su rostro siniestro y se hizo evidente la complicidad del Gobierno con la delicuencia organizada. Por eso se pretendió engañar con la denominada verdad histórica según la cual los 43 jóvenes desaparecidos habrían sido quemados en un basurero”.


Etiquetas:  #López #Obrador #arremete #contra #el #exterminio #español

COMENTARIOS