Los 10 momentos que nunca olvidarás de Tokio 2020
10:04
9 Agosto 2021

Los 10 momentos que nunca olvidarás de Tokio 2020

El abandono de Biles de la competición, el adiós de Pau Gasol, el récord del mundo de Yulimar Rojas...

Balance 17 medallas y 42 diplomas: ¿Cómo puede alcanzar España las 22 de Barcelona? Medallero Los 17 metales de España Análisis ¿Por qué Italia gana el doble de medallas que España? La otra cara de Tokio Mucho calor, poca fiesta, un levantador de pesas desaparecido y una atleta secuestrada

Han sido los Juegos de la pandemia, han sido los Juegos sin público, han sido los Juegos retrasados un año... Han sido unos Juegos, en fin, que pasarán a la historia por muchas razones ajenas a lo deportivo. Pero, como finalmente sí se disputaron, también han dejado momentos, imágenes, instantes, marcas... que pasarán a la historia del Olimpismo. Estas son las 10 mejores.

La implosión de Biles

Estaba llamada a ser la gran estrella, sin Bolt ni Phelps. La novia de los Juegos de Tokio no sonrió en su primera aparición, el primer domingo de los Juegos. Algo iba mal. Su mente dijo basta y se retiró de la competición, para conmoción del mundo. Se recluyó con sus más íntimos y reunió fuerzas para volver y arañar un bronce en la barra de equilibrio. Puso la salud mental de los deportistas sobre la mesa.

El sucesor de Phelps

La piscina, huérfana por primera vez del hombre con más medallas olímpicas, de una figura que pasará por siempre a la historia. Michael Phelps necesitaba un sucesor, y aunque era casi imposible acercarse a él, su compatriota Caeleb Dressel se quedó con ese trono. Fueron cinco oros, nada mal, el último con un relevo memorable de mariposa en los 4x100 estilos.

Caeleb DresselCaeleb DresselEFE

Las lágrimas de Ledecky

La reina del agua casi desde su debut en los Juegos de Londres, en 2012, vio cómo el tremendo, y más joven, equipo australiano le iba quitando los que habían sido sus reinos, el 200 y el 400 libre. Como gran campeona que es, prolongó su cosecha de medallas en el 800 y en el 1.500. Sus lágrimas tras ganar la prueba más larga de las disputadas en la piscina son otra de las imágenes de los Juegos.

Katie Ledecky.Katie Ledecky.EFE

El salto de Yulimar

Yulimar Rojas, venezolana de piernas interminables, alumna de Iván Pedroso, como Ana Peleteiro. Ambas son íntimas amigas y ambas celebraron con euforia sus triunfos en la misma prueba, el triple salto. En España miramos a Ana, pero el brutal récord del mundo de Yulimar para el oro reclamó los ojos del planeta. Una sonrisa infinita para adornar esos 15,67 que superaban una marca de los años 90

Yulimar Rojas.Yulimar Rojas.REUTERS

Adiós, Pau

Si hay una imagen que vaya a pasar a la historia desde la perspectiva española, es es el adiós de Pau Gasol. Confirmado está que no volverá a jugar con la selección, pero parece claro que ante EEUU jugó su último partido como profesional, sea en la selección o en un club. Su fotografía, marchándose del pabellón, ya está para siempre en la retina de los aficionados. Una figura que trasciende el deporte en sí.

La ira de Djokovic

Si había una medalla asignada de antemano -con permiso de deportes menos conocidos en España- era la de Novak Djokovic en la pista de tenis. Buscaba el 'Golden Slam', es decir, ganar los cuatro grandes (lleva tres, falta el US Open) y el oro olímpico. Hasta semifinales tuvo un camino inmaculado, pero primero Zverev y después Pablo Carreño le sacaron del podio. Y de sus casillas, que, bien pensado, tampoco es tan difícil.

Novak Djokovic.Novak Djokovic.EFE

Un trueno llamado Warholm

La carrera de los 400 metros vallas es, si no la más grande, una de las más grandes de la historia del atletismo. El noruego Karsten Warholm voló sobre la pista del Estadio Olímpico para dejar el récord del mundo en unos espeluznantes 45.94. Hacer ese tiempo en la vuelta al estadio con vallas era una cosa casi impensable, de ahí la reacción, también una imagen para la historia, del propio atleta.

Karsten Warholm.Karsten Warholm.AFP

La primera transgénero

Se llama Laurel Hubbard, antes era hombre y ahora es una mujer que se convirtió en la primera persona transgénero que competía oficialmente en unos Juegos Olímpicos. Lo hizo en halterofilia, y pese a que no logró siquiera acercarse a la lucha por las medallas (quedó eliminada tras tres intentos nulos), su figura comporta el triunfo por los derechos de algunas minorías, bandera del COI en estos Juegos.

Laurel Hubbard.Laurel Hubbard.AP

El relevo del ridículo

La velocidad en EEUU ya no es lo que era. Ahora que se había marchado Usain Bolt, sus velocistas tenían campo abierto para haber recuperado un trono que fue suyo muchas veces. Ni el 100, ni el 200 lo fueron. Pero lo más sangrante para la velocidad estadounidense fue el tremendo ridículo de su relevo 4x100, sexto en su serie de semifinales y eliminado. Un manual de cómo no pasarse el testigo.

Bromell, durante el relevo.Bromell, durante el relevo.AFP

El sucesor de Bikila

El último día de unos Juegos es para el maratón. Y en los últimos años, hablar del maratón es hablar de Eliud Kipchoge, el keniano que ha corrido por debajo de dos horas (en una prueba no homologada), el récordman mundial, el tipo que arrasó en Río y ha vuelto a hacerlo en Tokio para ganar dos maratones olímpicos seguidos, al modo en que lo hizo el etíope Adebe Bikila en Roma 1960 y, precisamente, Tokio 1964.

Eliud Kipchoge.Eliud Kipchoge.AFP

Etiquetas:  #Los #10 #momentos #que #nunca #olvidarás #de #Tokio #2020

COMENTARIOS