Los bancos mantienen el tono ''duro'' tras su reunión con Calviño: el impuesto es ''contraproducente''
02:04
23 Julio 2022

Los bancos mantienen el tono ''duro'' tras su reunión con Calviño: el impuesto es ''contraproducente''

La vicepresidenta se reunió con los máximos responsable del sector financiero para tratar de lo adecuado del nuevo gravamen. El sector, sin embargo, expresa su total rechazo

Impuestos Escrivá desautoriza ahora a Guindos con el impuesto a la banca: "Es la respuesta de un ex ministro del PP y no del vicepresidente del BCE" Fiscalidad Los bancos se suman a las eléctricas en su amenaza judicial al Gobierno por los nuevos impuestos

La lista de nombres del sector financiero que acudió a la llamada de Nadia Calviño difícilmente podría ser más ilustre. El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, el máximo responsable de BBVA, Carlos Torres o el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, figuran entre los que estuvieron presentes. Y aunque la vicepresidenta del Gobierno les quiso tranquilizar sobre el nuevo impuesto a la banca, e incluso el discurso oficial es que la reunión transcurrió en lo que casi parecería una ambiente jovial, la realidad, lo que apuntan las fuentes del sector, es que Calviño no logró su objetivo.

Las entidades deberán esperar a conocer cuál es el diseño final, algo que se producirá la próxima semana, aunque la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ya adelantó el jueves que si hay un «resquicio» legal, denunciarán el impuestos. La presidenta de la Asociación Española de Banca (AEB), Alejandra Kindelán, añadió tras el encuentro que «no es el momento» y que la nueva figura es «contraproducente» para la economía, y dentro de la reunión, resumen fuentes del sector, el discurso por parte de los representantes bancarios fue «duro».

Porque no han sido debidamente informados, entienden. Porque siguen sin saber de dónde piensa el Gobierno obtener 1.500 millones al año, 3.000 millones en total. Y porque sienten que tienen el respaldo del Banco Central Europeo (BCE) y del Banco de España. El propio gobernador, Pablo Hernández de Cos, estuvo también presente en la reunión, y allí repitió lo que ya adelantó el vicepresidente de BCE, Luis de Guindos, en la rueda de prensa en la que se anunció la histórica subida de tipos: que el impuesto no debe afectar a la solvencia de las entidades, que no debe frenar el crédito ni el crecimiento económico y, muy importante, que no debe acabar siendo un factor negativo para las familias.

Calviño tomó nota, como apuntó en la rueda de prensa posterior, pero lo cierto es que dentro de su propio Gobierno no todo el mundo lo tiene tan claro. Y no un representante cualquiera, sino uno con amplia experiencia en el sector bancario y a quien algunos señalan como parte responsable del nuevo impuesto. Él lo niega y Hacienda también, pero lo cierto es que José Luis Escrivá siempre ha defendido que la banca debía pagar más impuestos y, en todo caso, cuando escuchó el jueves las advertencias del vicepresidente de Guindos respondió lo siguiente: «Lo que hemos oído es más la contestación de alguien que ha sido ministro de Economía del PP que de un vicepresidente del BCE. Un ex ministro de Economía que saltó sin solución de continuidad a la vicepresidencia del BCE». Y por si quedaba alguna duda, añadió que sus argumentos son «poco sofisticados», palabras que por cierto ya ha empleado en enfrentamientos anteriores con el Banco de España, por ejemplo.

Escrivá trató de suavizar ayer su discurso, apuntado que está «convencido» de que el sector bancario, y también el energético, van a estar «de acuerdo en ayudar y llevar ingresos para que ese escudo de protección a los que se están viendo más afectados». Pero el contexto es sin duda muy complicado. Por las formas, los tiempos y los protagonistas, y por ello Calviño trató de ser sumamente cuidadosa tras la reunión. «Creemos que es claramente el momento de arrimar el hombro y desde el Gobierno consideramos que el sector bancario puede y debe responder al impacto de la guerra», afirmó, añadiendo que el clima de la cita había sido «muy cordial y con una actitud constructiva». Ni una palabra del rechazo explícito que el sector ha manifestado del impuesto, y ni mucho de las amenazas jurídicas que, por otra parte, también han expresado las compañías eléctricas por el impuesto que les atañe.

Preocupación por el otoño

Sobre el entorno macroeconómico, Calviño, los representantes de la banca y Hernández de Cos compartieron su preocupación por lo que pueda pasar a la vuelta del verano. «La evolución de la economía en la segunda parte del año va a depender, de manera significativa, de las posibles acciones de Rusia y el impacto en las grandes economías europeas», señaló la vicepresidenta, en alusión a la recesión que podría sufrir Alemania como consecuencia de las restricciones rusas y el efecto arrastre que podría provocar para el resto de la Eurozona.

Y también la mencionada subida de tipos de interés fue uno de los puntos de la reunión, subida que según el servicio de estudios de CaixaBank es «probable» que tenga continuidad las reuniones de septiembre y octubre, informa Europa Press.


Etiquetas:  #Los #bancos #mantienen #el #tono #duro #tras #su #reunión #con #Calviño #el #impuesto #es #contraproducente

COMENTARIOS