Los hogares registraron un déficit de 21.500 millones hasta marzo, récord desde la crisis de 2008
01:16
1 Julio 2022

Los hogares registraron un déficit de 21.500 millones hasta marzo, récord desde la crisis de 2008

La caída del ahorro por la inflación y el aumento de la inversión -sobre todo en vivienda- disparan la necesidad de financiación de las familias

La inflación se empieza a dejar notar en las cuentas de los hogares. Su ahorro se redujo en el primer trimestre por primera vez en tres años, empezando a normalizarse tras la pandemia, y su inversión subió con fuerza, lo que provocó que su necesidad de financiación (la diferencia entre lo que gastaron y lo que tenían) se disparara hasta los 21.535 millones de euros, récord desde el primer trimestre de 2008, en los albores de la crisis.

Esto supone que vivieron por encima de sus posibilidades, pero, según los expertos consultados por este medio, no es muy preocupante porque en los tres últimos años de pandemia y pospandemia las familias habían acumulado un importante colchón de ahorro y prácticamente no habían tenido necesidad de financiación.

La tasa de ahorro entre enero y marzo fue del -0,8%, esto supone que los españoles no sólo no ahorraron en los primeros tres meses del año sino que tuvieron que tirar de 1.427 millones de sus ahorros para poder afrontar su nivel de consumo. Este creció por la reactivación económica tras la pandemia y, sobre todo, por el impacto de la inflación, que provocó que el desembolso de los hogares por el mismo nivel de bienes y servicios fuera un 7,8% superior.

En el primer trimestre del año pasado conseguimos ahorrar 14.516 millones de euros, lo que supone que ha habido una caída del 109,8%, según las cuentas trimestrales no financieras de los sectores institucionales publicadas este jueves por el INE.

Raymond Torres, director de Coyuntura Económica de Funcas, explica a EL MUNDO que "en este trimestre se empieza a apreciar el efecto de la inflación, es lo que domina. Ha habido una reducción del ahorro porque los ingresos en términos reales han descendido y para intentar mantener el consumo los hogares han tirado del ahorro. Esto no es insostenible porque el volumen de partida de ahorro era muy alto, porque se había sobreacumulado durante la pandemia".

"La evolución se debe, por una parte, al fuerte deterioro de la capacidad de compra que están sufriendo los hogares ante unas tasas de inflación en máximos, que de forma progresiva va permeando al conjunto de la cesta de la compra, y a la pérdida de riqueza ante las caídas y la volatilidad de los mercados. Una combinación de factores que ha ido unida al efecto descorche de la demanda embalsada de consumo social ante la relajación de las medidas contra la pandemia", explica, por su parte Alicia Coronil, economista jefa de Singular Bank.

Se dispara la inversión

La capacidad o necesidad de financiación de un subsector (en este caso, los hogares) no evoluciona sólo en función del ahorro sino que refleja la diferencia entre el ahorro y la inversión. En el primer trimestre, además de que primero disminuyó, el sustraendo (la inversión) aumentó, ensanchando esa brecha. En concreto, la formación bruta de capital -con la que se mide la inversión- ascendió a 19.420 millones de euros, el dato más alto también desde 2008.

Los hogares redujeron su ahorro y además invirtieron más, algo en lo que influyó también la subida de precios. "Previsiblemente los hogares están anticipando parte de sus compras de bienes duraderos o de vivienda antes de que se produzca nuevos incrementos de los precios o un mayor endurecimiento de las condiciones financieras, que ya se observan en el Euribor, pero que se acelerarán con las subidas de tipos que realizará de forma más acusada el BCE ante los negativos datos de inflación que hemos conocido esta semana y las incertidumbres sobre su evolución ante los riesgos asociados a la guerra de Ucrania, el suministro de gas de Rusia, los alimentos, etc.", continúa explicando la experta.

Miguel Cardoso, economista jefe para España en BBVA Research, precisa en declaraciones a este medio que ese incremento en inversión se ha producido sobre todo "por el impulso que ha observado la inversión en vivienda". Cree, además, que "de aquí en adelante es de esperar que estos comportamientos puedan intensificarse", en parte porque "el entorno de tipos que se mantienen relativamente bajos, a pesar de la subida reciente, junto con elevada inflación, hacen de la vivienda un activo atractivo".

Aunque el aumento de la inversión parece denotar un fuerte aumento de la compra de viviendas, el experto de Funcas duda de los datos. "Aquí tengo muchas dudas porque no me cuadran los datos de Formación Bruta de Capital con los datos de inversión en construcción de la contabilidad trimestral. Estadísticamente, este aumento de inversión es por la inversión en vivienda, pero creo que los datos pueden estar hinchados".

Es llamativo, en cualquier caso, que por primera vez en este trimestre hay una diferencia no vista antes de 6.000 millones de euros entre la Formación Bruta de Capital y la Formación Bruta de Capital Fijo, que siempre arrojan cifras muy similares. La diferencia entre unos y otros estaría solo en los activos no reproductibles, como tierras, activos financieros, obras de arte o metales preciosos, activos que es cierto en ahora podrían ser más interesantes al ser considerados refugios ante la inflación.

"Coincide con que los datos de inversión son extraños. Esta diferencia normalmente es muy pequeña y este trimestre es muy abultada. No le veo explicación", señala Torres.

El comportamiento del ahorro es muy estacional, siempre disminuye en el primer trimestre (por la cuesta de enero) y el tercero (por las vacaciones) y suele aumentar en el segundo y último (también por el efecto del cobro de las pagas extraordinarias). Por ello, es importante comparar los datos con trimestres homogéneos o recurrir a las lecturas desestacionalizadas que hace el INE.

Estas últimas apuntan a que la tasa de ahorro sobre la renta disponible se situó en el primer trimestre en el 7,5%, un nivel muy inferior al de los últimos años pero similar al que existía antes de la pandemia.

En este sentido, José Emilio Boscá, catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad de Valencia e investigador asociado de Fedea, defiende que los datos publicados este jueves "son normales", tanto los relativos al ahorro como los de necesidad de financiación, y apunta que "lo que no era habitual son los datos que se registraron durante la pandemia". Aunque reconoce que "se esperaba que, de alguna manera, el ahorro acumulado por la pandemia se utilizara para conseguir una recuperación vigorosa, pero por la situación de inflación se ha tenido que destinar a gasto".

En su opinión, habrá que esperar a los datos del segundo trimestre, en los que habitualmente mejora el ahorro, para ver si la inflación sigue haciendo mella en el ahorro y la inversión.


Etiquetas:  #Los #hogares #registraron #un #déficit #de #21500 #millones #hasta #marzo #récord #desde #la #crisis #de #2008

COMENTARIOS