Los Planetas: ''Si Lorca viviera hoy, lo volverían a matar''
02:00
25 Enero 2022

Los Planetas: ''Si Lorca viviera hoy, lo volverían a matar''

La banda que ha liderado el sonido 'indie' desde los años 90 publica su décimo álbum de estudio. ''Tener un grupo de éxito es como si te tocase la lotería seis veces'', hace balance Jota

El mediodía se desliza por la Cuesta de los Chinos como por la espalda de un sueño. Un goteo de turistas peregrina hacia La Alhambra, sonámbulos ante la belleza rojiverde del entorno y por tanto ciegos a la placa dedicada al poeta: Quiero bajar al pozo,/ quiero subir los muros de Granada,/ para mirar el corazón pasada/ por el punzón oscuro de las aguas.

Jota (Juan Ramón Rodríguez, 1969) y Florent (Florentino Muñoz, 1968) han debido de pasar delante de ella cuatro millones de veces. «Aquí venía yo de joven a fumar porros y beber litros», confiesa el primero apenas unos metros más abajo, durante la sesión de fotos. El cauce del Darro tiene algo de escapatoria entre tantas tiendas de suvenires y bares de tapas. Su murmullo líquido y el eco de los versos de Federico García Lorca ayudan a los cofundadores de Los Planetas a desprecintar el décimo disco de la banda que cambió el pop-rock español a finales de los 90: Las canciones del agua (El Ejército Rojo).

El álbum, publicado el pasado viernes, se abre precisamente con la adaptación del poema El manantial, publicado en 1919 en lo que fue el debut lírico del genio de Fuente Vaqueros. Con la voz de Jota, que suma su guitarra a la de Florent y al piano de David Montañés, el texto se convierte en una plegaria de 12 minutos que indaga en la relación del hombre con la naturaleza. Un significativo cambio de registro para el grupo, nunca antes tan desnudo de instrumentación ni tan expuesto a la larguísima distancia salvo en algún arrebato experimental. Y también una cierta sorpresa para el público de los veteranos de la escena indie, más acostumbrado a sus letras sobre las experiencias psicodélicas, los desengaños amorosos e incluso los excesos del neoliberalismo que a la evocación panteísta.

Delante de un plato de paella y otro de migas regados con varias cañas, la bicefalia responsable del grupo que hizo fortuna cantando en español sobre distorsión ruidista y luego decidió explorar los mil meandros del flamenco comenta su salto al universo lorquiano. «El manantial al que se refiere la canción habla del conocimiento de la naturaleza, de intentar trascender la visión más simple de las cosas», explica Jota, ya casi recuperado del todo del accidente de moto en el que se rompió cuatro costillas hace un par de meses. «Aunque también estuve pensando que dar el agua es el aviso que se usa cuando llega la policía...», añade en clave canalla.

En cualquier caso, la idea de planetizar al autor del Romancero gitano no es reciente. «Le habíamos dado muchas vueltas antes», prosigue el cantante y compositor principal. «Por ejemplo, hicimos una versión de Los cuatro muleros, la canción popular que adaptó con La Argentinita. La teníamos lista para Una semana en el motor de un autobús (1998). Entonces era el centenario de su nacimiento y recuerdo que Eric [Jiménez, batería de Los Planetas y Lagartija Nick] dijo: 'Está todo el mundo haciendo cosas de Lorca, mejor no meterse en eso'. Pero claro, al final a Lorca hay que volver, porque es uno de los artistas más importantes del último siglo en Granada y una referencia universal. También queríamos encomendarnos a San Federico, el último mártir, a ver si logramos salir de ésta». Florent le secunda: «Son tiempos bastante oscuros y decadentes. Vamos sin rumbo. ¿Qué pensaría Lorca de lo que está pasando en el mundo si viviera? Supongo que se quedaría impactado e intentaría escribir al respecto. Seguramente, volverían a matarlo».

Volver a la poesía de Lorca o al flamenco es un antídoto frente a la globalización ultracapitalista

Jota, voz, cantante y compositor principal de Los Planetas

Las canciones del agua se divide en dos bloques. El primero, más evocador, tiene un marcado regusto local: además de a Lorca, la banda homenajea a Carlos Cano en La morralla («Hizo crítica social con un sentido del humor muy granadino en los años 70, cuando se estilaba otro tipo de cantautor más político», apunta Florent), reinterpreta otro clásico del repertorio popular como Alegrías de Graná y hace suya la desprejuiciada Se quiere venir, del traperoKhaled. El único de los nueve temas, por cierto, en el que se mencionan drogas. Aunque -novedad- no como objeto de consumo, sino como algo deseado. «No me había parado a pensarlo, la verdad», descoloca Jota, quien reivindica la cultura autóctona -"manosea tus raíces, que de ahí siempre salen cosas buenas", animaba Lola Flores en el deepfake publicitario de una marca de cervezas- como valor refugio: «Volver a la poesía de Lorca o al flamenco es un antídoto frente a la globalización ultracapitalista».

El segundo bloque, más militante, agrupa cinco temas pletóricos de crítica e incomodidad tras el impacto del Covid publicados en los dos últimos años y ahora reunidos a modo de grandes éxitos pandémicos: La nueva normalidad, El negacionista, El rey de España, El apocalipsis zombie y El antiplanetismo. Una toma de conciencia que a saber cómo habrán encajado fans tan ilustres como el socialista Pedro Sánchez, la popularAndrea Levy o la reina Letizia.

P. De 'Zona temporalmente autónoma' (2017) se dijo que era vuestro álbum más político. Desde entonces os habéis manifestado a propósito de la desinformación, la corrección política, el populismo, la Corona...

Jota. La situación ha ido deteriorándose y ahora, para la mayoría de la gente, estamos mucho peor que hace 20 años, al menos en cuanto a expectativas vitales. Así que supongo que eso tendrá que ver. Llega un momento en el que hay que denunciar lo que pasa. Nosotros, como artistas, tenemos la obligación de intentar llamar la atención sobre situaciones injustas.

Florent. A mí me viene el recuerdo del eslogan Esta máquina mata fascistas, de Woody Guthrie.

P. El ensayo que inspiró vuestro anterior trabajo proponía crear espacios creativos fuera del control del poder establecido. ¿Es eso posible en 2022?

J. Sí, se ha hecho muchas veces antes, pero no es fácil. Nosotros participamos en el 92 en la creación de la red de festivales, sellos discográficos, salas de conciertos, emisoras libres, fanzines... Entonces también parecía imposible que alguien hiciera eso, porque ya estaban las multinacionales. Sin embargo, se demostró que había otra forma de llegar a mucha más gente. Así que supongo que a las nuevas generaciones se les ocurrirá alguna idea.

P. ¿Os preocupa que no haya música en la televisión?

J. La música desapareció de televisión hace muchos años. Nuestra generación no necesitó de la televisión para crear el Primavera Sound -que ahora exporta su modelo- o el Festival Internacional de Benicàssim. Lo hizo al margen de la televisión y de los medios oficiales. En televisión, nosotros tuvimos experiencias súper negativas. Al principio hicimos algunos playbacks y eso dio lugar a situaciones delirantes hasta que la compañía nos dijo que no hiciéramos más porque no iba a funcionar. Otra gente de nuestra generación nunca tuvo esa oportunidad. Pero a la tele la considerábamos un centro de manipulación y nadie le hacía caso. Ahora, con las órdenes contradictorias difundidas durante la pandemia y la suficiente dosis de miedo, la gente parece que vuelve a creer en lo que dice la televisión.

P. ¿Publicar el décimo álbum os anima a hacer balance?

J. La verdad es que hasta que ha salido ni me he acordado... Hombre, grabar 10 álbumes con una formación como Los Planetas tiene mucho mérito. Hay pocos grupos que consigan mantenerse 30 años haciendo música con cierta relevancia.

F. Los Enemigos o Lagartija Nick son bandas con una trayectoria parecida y la filosofía vital de: esto es lo que quiero hacer hasta que me jubile... o caiga un rayo.

P. Habéis sobrevivido a entradas y salidas en la formación, a un cambio de estilo muy acusado, a la convivencia con proyectos paralelos e incluso a un pleito con vuestro sello discográfico. ¿Cuál es el pegamento que mantiene unido a Los Planetas?

J. Creo que compartimos una cultura muy específica, una manera de entender la música. Florent y yo la compartimos desde que nos conocimos. Además, con el tiempo las vivencias se van acumulando.

P. ¿Como afronta una 'rock star' el paso del tiempo?

F. Como todo hijo de vecino: acojona a medida que va pasando. En mi caso, intento buscar la felicidad y el equilibrio. Huyo de las energías que no son positivas. ¿Cuáles? Sólo tienes que poner la tele. Apágala. Y apaga también el móvil. Queda con un colega a tomar la cerveza, a fumarte su hachís y a disfrutar de la vida.

P. Jota, a ti el accidente tal vez te haya hecho pensar...

J. Mogollón. Me he caído otras veces con la moto, caídas tontas, y nunca me ha pasado nada. Ésta me ha hecho tener conciencia de mi fragilidad. Estoy viviendo por encima de mis posibilidades, creyendo que soy más joven.

P. De estos casi 30 años de carrera, ¿qué os hace sentir más satisfechos?

J. Hemos sido honestos siempre con nuestra forma de ver el mundo. No la hemos traicionado nunca ni por dinero ni por fama.

F. Lo repetiría todo sin dudar. Ha sido y sigue siendo un viaje fascinante. Te puede tocar la lotería o puedes tener un grupo de éxito: yo prefiero lo segundo.

J. Es como si te tocase la lotería seis veces.


Etiquetas:  #Los #Planetas #Si #Lorca #viviera #hoy #lo #volverían #a #matar

COMENTARIOS