Los secretos del despegue de Deulofeu en Italia: ''Ahora juego con la mente limpia''
13:36
3 Mayo 2022

Los secretos del despegue de Deulofeu en Italia: ''Ahora juego con la mente limpia''

EL MUNDO charla con el máximo goleador español de la Serie A, que está firmando con el Udinese los mejores registros de su carrera: 12 goles y cuatro asistencias. Su transformación mental, el trabajo con Regenera, la familia, el Barça, las lesiones y el Mundial: ''Para mí la selección es lo máximo''

Serie A Así está la clasificación en Italia

En la vanguardista casa de Udine donde vive Gerard Deulofeu (Riudarenes, 1994), a nadie se le escucha tanto como a Chris. No tiene año y medio, pero el pequeño reclama una y otra vez a su padre durante la conversación con EL MUNDO. «Ahora no para con papá y mamá», comenta sonriente el futbolista, tras hablar de su hija mayor, de cinco añitos y fruto de una relación anterior, y del tercer retoño (también niña) que está de camino. Se le percibe en una nube, no sólo porque esté firmando en el Udinese los mejores números de su carrera (12 goles y cuatro asistencias), sino por esa estabilidad que, a sus 28 años, le ha permitido expiar algunos pecados del pasado.

Hábleme de aquel pequeño Gerard. ¿De dónde surge su pasión por el fútbol?

Surge desde que tenía 1.000 pelotas en casa, dándoles pataditas a todas horas. Empecé a los cuatro años en el equipo del pueblo. Mi padre era futbolista de regional y me llevaba a los campos. Ahí se vio que a mí también me gustaba.

Pero llega un momento en el que el fútbol deja de ser una afición.

Hasta que llegué al Barcelona, era un hobby. Sólo pensaba en pasármelo bien. Está claro que cuando llegas a un club como el Barça, donde están los niños elegidos, y cada curso tienes que ser el mejor porque si no te sacan al año siguiente, descubres la exigencia. Desde los 10 o 12 años, llevo en la cabeza que cada fin de semana tengo que se el mejor.

¿Quién fue su inspiración?

¡Buah! No han pasado jugadores del Barça desde que estuve allí... Pero el que más me ha tocado ha sido Ronaldinho. Era una auténtica locura. Recuerdo que era muy joven e íbamos a escondidas a verlo a los entrenamientos del Camp Nou. Estábamos en La Masia y hacíamos nuestras cosas para poder ver los entrenos. Después, está claro que la época de Guardiola fue un festival.

Esa la vivió en directo.

Sí, tuve la suerte de debutar y jugar unos cuantos partidos. Fue una maravilla. Por supuesto que está ahí la espinita de no haber estado un curso entero porque imagina lo que hubiera aprendido con Guardiola.

Debutó muy rápido con el Barça (17 años). ¿Es difícil digerir el éxito a tan corta edad?

Depende de tu entorno, de cómo seas de profesional o de lo organizada que esté tu vida. En aquella época era joven, no tenía el contexto adecuado y me pasó factura.

¿Sintió vértigo?

Es verdad que hay un ¡boom!, una explosión que es increíble. Pero vértigo, presión o cómo se quiera llamar, no. Tengo un carácter muy fuerte y confío mucho en mí mismo. He sufrido más el desconocimiento de lo que necesitaba en cada momento.

Delofeu, durante el partido ante el Inter.Delofeu, durante el partido ante el Inter.Andrea BressanuttiAP

A sus 28 años, está firmando en el Udinese los mejores registros de su carrera. ¿Qué ha cambiado?

Ha cambiado absolutamente todo. Después de las mil experiencias que he tenido desde los 17 años que debuté, ahora nos encontramos con un Gerard que tiene el contexto perfecto: vida organizada, prepara los partidos al milímetro, tiene todo tipo de ayudas... Y eso hace que llegues al campo totalmente limpio, con el foco solo en el partido y con todo lo demás de tu vida organizado.

En el documental de 'Movistar+' La fina línea: Encontrar su sitio habla de alcanzar la excelencia al milímetro. ¿Cuál es el camino?

Es voluntad, es mucho sacrificio, pero, por supuesto, es creer en el entorno y en los profesionales que están a tu lado. Yo estoy trabajando con Regenera Elite y ellos son mi pilar fundamental junto a mi familia. Creo en ellos fielmente y por eso funcionan tan bien las cosas.

¿En qué se basa ese trabajo?

Regenera son cuatro expertos en psiconeuroinmunología. La comida y las cuatro indicaciones que me dan de alimentación es casi lo de menos. Lo que se hace es prepararte de la mejor manera posible, al milímetro, para que llegues con todo el foco al partido. Eso quiere decir física y mentalmente. Y ese mentalmente conlleva temas personales, organización de tu vida... Mil cosas que trabajamos juntos. Nos ayuda mucho el ayuno intermitente, es una locura cómo te sientes y la energía que puedes dar en el campo, pero lo llevo mucho más a nivel mental. Ahora voy al campo con la mente limpia, por eso rindo más. No me hace falta motivación, la llevo dentro.

También entrena cada detalle de un partido para anticiparse a las jugadas. ¿Cómo es eso?

Tengo un equipo de analistas que se llama Go Up Players, con el que llevo cuatro o cinco años. Trabajamos después del partido el análisis de las jugadas que he hecho. Preparamos los partidos de la mejor manera y se ven cosas que luego aparecen y suceden en los partidos. Si lo ves, cuando realmente sucede ya tienes ventaja porque lo conoces. Ya no te viene de sorpresa.

Dicen que alguna vez se lleva su tupper cuando tiene una comida.

[Ríe] Tenemos muchos argentinos en el equipo y ya sabes: que si asado por aquí, un asado por allá... Nos juntamos mucho y a mí entre semana no me sacan de mi sitio porque soy un soldado. Para preparar el partido tengo que comer saludable todos los días. Ya después del partido, me voy con mis amigos, con mi familia y me pego mi festival.

Se define usted mismo como un soldado.

Sí, es una palabra que usamos mucho. Con esa palabra me refiero a llevar todo organizado perfectamente. Un soldado incluye sacrificio, disciplina, personalidad y ganas. Somos eso porque al final buscamos la excelencia y me gusta usar mucho esa palabra.

Ha jugado en seis equipos en su carrera. ¿Le cuesta echar raíces?

Una de las cosas que hemos trabajado (con Regenera) es sobre los muchos cambios de equipo que tuve. En cuanto me sentía un poco incómodo o notaba algo, cambiaba y lo hacía sin haber luchado al máximo. Ahora reconozco dónde estoy. En el Udinese soy feliz y me podría quedar por mucho tiempo.

Hasta este curso, las lesiones le han ido frenando. ¿Qué ha aprendido?

Las tres lesiones que tuve fueron mucho más mentales. Puede ser que vinieran por situaciones que me estresaban. Como si no estuviera del todo bien. De ahí vinieron lesiones de rodilla o una fractura por estrés. La raíz puede ser momentos en mi vida que han supuesto mucho estrés.

No hace ni dos años de aquel forcejeo fatal con Van Dijk en el que se rompió el cruzado. ¿Qué se le pasó por la cabeza?

En ese momento sufres mucho, porque aparte del dolor sabes lo que se te viene. Pero yo ya tenía una mentalidad muy positiva. Estaba rodeado de profesionales muy buenos y me hicieron encarar esa lesión de una manera muy positiva. Justo en esa lesión me encontré con Regenera, que vino de la mano de Marcos Llorente, que es amigo mío y hablo muchísimo con él. Tiene mucho que ver según como tomes la lesión.

Se escucha de fondo a su hijo. ¿Le ha marcado la paternidad?

Sobre todo en la organización de vida. La familia te hace ir al campo con mucha tranquilidad y mucho amor. Eso es algo muy importante.

¿Se imagina en el Mundial?

Para mí la selección es lo máximo. Debuté muy joven y fue una experiencia única. Ahora hay mucha competitividad, pero uno nunca descarta volver. Es mi sueño.


Etiquetas:  #Los #secretos #del #despegue #de #Deulofeu #en #Italia #Ahora #juego #con #la #mente #limpia

COMENTARIOS