Luis Enrique y la España del quién es quién
11:14
6 Octubre 2021

Luis Enrique y la España del quién es quién

El seleccionador insiste en su extravagante apuesta para el partido ante Italia en San Siro.

Luis Enrique "No os leo porque sé mucho más de fútbol que vosotros" El niño que devora la historia "Gavi es un animal competitivo" Yeremy Pino La nueva joya que moldea Unai Emery UEFA Nations League El camino de España

En una ciudad gris, lluviosa como era ayer Milán, costaba encontrar alguna señal de la Final Four de la Liga de Naciones, este invento (reciente) de la UEFA para acabar con los amistoso intrascendentes. Inaugurada en septiembre de 2018, desde hoy y hasta el domingo se disputa, entre Milán y Turín, el segundo desenlace, premiada Portugal en la primera edición. La cita tiene toda la parafernalia de un gran torneo, con centro de acreditaciones, exigentes requisitos y cartelería por todo San Siro, pero a nadie escapa que, al menos en España, esta cita no ha enganchado al personal. Sí a los italianos, que llenarán las casi 40.000 localidades disponibles (la pandemia, a la que todavía este país tiene mucho miedo pese a una incidencia a 14 días de 77,13, sólo permite un aforo del 50%).

Así, entre la lluvia y el frío, ambiental y emocional, llega la selección de Luis Enrique, a medio camino entre la indiferencia, mayoritaria, y la perplejidad de una afición que contempla el aterrizaje de nombres como Sergi Roberto o Gavi con incredulidad. El primero porque su estado de forma es demasiado visible y el segundo porque se trata de una apuesta casi inverosímil del seleccionador, que sin embargo lo tiene claro: «No tengo noticias de nada de esto porque no leo, no escucho, no me interesa lo más mínimo lo que se dice. Es la lista de siempre, es la lista de los jugadores en los que yo creo», dijo ayer, para incidir en el desprecio por sus interlocutores.

«No os leo porque sé mucho más de fútbol que vosotros, porque sé de las circunstancias personales de cada jugador, porque sé a lo que quiero que juegue la selección, sé lo que busco, y no hay ninguna de las opiniones que pueda leer o escuchar que me pueda interesar», dijo entre la sinceridad y la prepotencia, un talante soberbio del que, sin inmutarse, suele presumir.

«Bienvenidos a la realidad»

La media de edad de los 23 convocados es de 25,2 años. Es decir, siendo una selección joven (la de la Eurocopa, hoy mucho más reconocible, era la cuarta en ese ránking de 32), tampoco se trata de una apuesta radical, que sería algo así como la excusa perfecta para justificar la discreción con la que se moverían la mayoría de los internacionales en un paseo por la Gran Vía o por las Ramblas. Futbolistas como De Gea, Marcos Alonso, Iñigo Martínez o Sergi Roberto, todos con 30 años y un papel residual con este seleccionador, o incluso algunos con más protagonismo como Koke y Sarabia (29), impiden que el cuerpo del equipo (Unai Simón, Pau, Ferran Torres, Oyarzabal) y los recién llegados como Yeremi Pino (18) y Gavi (17) sustancien en un proyecto de futuro su edad.

En un ejercicio de realismo, ninguno de los nombres que no están aquí por decisión técnica sacarían a este equipo de un atolladero difícil de resolver. Isco (166 de 540 minutos posibles), Asensio (221 de 630) o, sin acudir a los números, Iago Aspas, Luis Alberto, Fabián Ruiz, Thiago, Adama Traoré, Ceballos o Hermoso no suponen un salto sustancial en la calidad de esta selección. «Bienvenidos a la realidad», se oye en los pasillos de Las Rozas, asumiendo que sólo el liderazgo, polémico, de Luis Enrique, mantiene el perfil de España mínimamente alto en los medios.

Enfrente estará Italia, la vigente campeona de Europa, la selección que ha batido el récord del mundo de partidos imbatida (camina por 37), el equipo que ahora mismo supone una montaña acaso demasiado alta para España, que pese a ser semifinalista de la última Eurocopa, expulsada precisamente por el equipo de Mancini tras ser muchísimo mejor durante los 120 minutos, ha caído de nuevo en el olvido de los favoritos. Las ausencias (Gerard Moreno, Dani Olmo, Morata, Gayá, Alba, Marcos Llorente, etc...) han dejado todavía más huérfana de rostros visibles a una selección que, con los datos en la mano, juega su segunda semifinal de un torneo oficial en menos de tres meses. Ni así ha logrado el entusiasmo del personal.


Etiquetas:  #Luis #Enrique #y #la #España #del #quién #es #quién

COMENTARIOS