Madrid-Milán, la promesa salvaje de Alberto Contador: ''Es lo más bestia que he hecho en mi vida''
08:46
17 Septiembre 2021

Madrid-Milán, la promesa salvaje de Alberto Contador: ''Es lo más bestia que he hecho en mi vida''

El pinteño recorre junto a su 'Supergrupeta' 1.600 kilómetros en seis etapas. Lo prometió tras la victoria de Fortunato en el Giro, la primera del Eolo-Kometa. ''Están siendo días difíciles'', cuenta desde Gap.

Luis Ángel Maté 1.000 km tras la Vuelta para reivindicar la esencia del ciclismo Vuelta a España Un oscuro túnel: "Caemos en picado"

La culpa la tienen Lorenzo Fortunato y el Monte Zoncolan. Aquel día de niebla y épica en mayo, 14ª etapa del Giro, la pasión de Alberto Contador se desató en streaming. Sufrió el madrileño desde la habitación de su hotel italiano, «más nervioso que cuando corría», mientras su pupilo se retorcía en las rampas del coloso alpino hacia una victoria histórica del Eolo-Kometa, su equipo novel. Y entre gritos y alaridos virales, una promesa: «¡Nos vamos de Pinto a Milán!».

Cuatro meses después, tras una minuciosa preparación del reto -su gran compinche, el fisioterapeuta Jesús Hernández Chiquitín fue quien diseñó la ruta-, ahí va Contador, 1.600 km en seis etapas, acompañado de nueve miembros de lo que él llama la Supergrupeta, el grupo de amigos-ciclistas con el que el pinteño mantiene su idilio con la bicicleta tras su retirada en 2017. Al habla con EL MUNDO desde Gap nada más terminar la cuarta jornada, casi a las 20:00 horas, se le nota el fatiga en el tono de voz. «Están siendo días difíciles. En un mismo día pasas de tener un estado de ánimo a otro cuatro o cinco veces. Porque al final es complicado, pinchazos, uno que no se encuentra bien, la lluvía, el viento...», describe el ganador de Tour, Giro y Vuelta.

Un desafío que es algo más que una forma de homenajear la gesta de Fortunato y el buen pie de esa apuesta por el ciclismo de base con la que Contador inauguró hace una década su Fundación y que tomó forma con el equipo profesional que ahora patrocinan Eolo (empresa italiana de comunicaciones) y Kometa (alimentaria especializada en embutidos, queso y carne). Y que pedalea con las bicis Aurum, la marca que lanzó junto con Ivan Basso. A más de 260 km por etapa, de sol a sol, la grupeta se está encontrando con todo tipo de incovenientes en su recorrido. «Hoy (por ayer), ha sido el día más corto y llevamos nueve horas de bici. Es una auténtica locura. Te duelen los pies, el sillín...», relata.

La "maldición" de los pinchazos

Por ejemplo la lluvia y el frío que ayer les acompañó en su trayecto desde Montpellier a Gap, toda una odisea. Hubo un momento donde incluso tuvieron que echar la bici al hombro. «Porque una cosa es el track que planificas y otra lo que ocurre. Había una carretera que estaba reventada y no ha quedado más remedio que coger las bicis, era la única opción», confiesa. O los pinchazos, «como una maldición», con los que estrenaron su paso por Francia, el pasado miércoles. Otra jornada especialmente áspera de más de 10 horas (318 km, más de 2.000 metros de desnivel acumulado y eso que evitan los puertos), en la que, sin embargo, también tuvieron sonrisas.

Porque el compañerismo es la clave de esta aventura en la que exploran sus propios límites: «Ver que tu cuerpo es capaz de hacer 1.600 km en seis días. Si te lo dicen antes de hacerlo, costaría creerlo». «Estamos yendo en equipo, porque ese es el sentido, pasarlo bien y reírnos de las malas caras de uno, de cuando se queda otro... Esa es la chispa de estas experiencias», asegura y admite, sin que se le caigan los anillos, que jamás se enfrentó a nada semejante en su carrera: «Nunca había hecho tantos kilómetros. Es lo más bestia, sin duda. Unas kilometradas tremendas».

Eso sí, pese a los dolores y el cansancio acumulado, la grupeta va encontrando aliados en su trayecto. Tras su salida el lunes a las 7:00 horas de Pinto y tras recorrer los 368 km que les separaban de Zaragoza, primera parada, Ángel Vicioso les acompañó en parte de su trayecto hacia la Seu de Urgell. Por Andorra, pedalearon junto a Purito Rodríguez y Aleix Espargaró. Y Jesús Hermida les alegró el trayecto con el mejor avituallamiento: bollos de chocolate para todos. Ese día, una visita que reforzó bastante al grupo. La de Anna González, la mujer que con su lucha logró cambiar el Código Penal para que se endurecieran las penas a los conductores imprudentes, tras la lucha que llevó a cabo después del fallecimiento de su marido, Óscar Bautista, atropellado por un camión. La última etapa, la triunfal de llegada a Milán (el mismo lugar donde acaba el Giro) mañana, a su lado irá Ivan Basso.

No es el primer desafío como ex ciclista profesional del Pistolero. Ni será el último. En julio del año pasado, completó el Everesting, los 8.848 metros de desnivel positivo acumulado del techo del planeta, en una mañana en la que ascendió 78 veces el kilómetro más duro (en torno al 12% de media) de la segoviana subida a Navapelegrín. El pasado mes de abril también se dieron una vuelta completa a la Comunidad de Madrid, nada menos que 301 km a una media de 34 km/h.

- Alberto, ¿lo siguiente?

- Uf. De momento, vamos a terminar esto. Ya habrá tiempo de pensar en otras cosas.


Etiquetas:  #Madrid #Milán #la #promesa #salvaje #de #Alberto #Contador #Es #lo #más #bestia #que #he #hecho #en #mi #vida

COMENTARIOS