Maka, de la cárcel a llenar el WiZink sin discográfica y sin sonar en la radio
07:03
20 Diciembre 2022

Maka, de la cárcel a llenar el WiZink sin discográfica y sin sonar en la radio

Hace ocho años el granadino Maka salió de prisión con una idea: redimirse con la música. Lo ha conseguido, pero con sus reglas

CRISTINA LUIS @cristinaluisf Madrid FOTOGRAFÍAS: ÁNGEL NAVARRETE Actualizado Martes, 20 diciembre 2022 - 00:56Enviar por emailComentarCultura Música de gasolinera: casete, carretera y canta Música Las estrellas del antimárketing

Hace ocho años, Maka salía de prisión y publicaba PNA, un disco con el que intentaba dar un giro a su vida y redimirse tras innumerables problemas con la justicia. Hace cuatro, llenaba la Sala But de Madrid, con capacidad para 1.000 espectadores. Y, hace dos semanas, hacía sold out en el WiZink Center de la capital con 15.000 entradas vendidas. Sin discográfica, sin sonar en la radio y sin padrinos, el granadino ha necesitado menos de una década para demostrar que triunfar en la música de espaldas a la industria es posible.

"Es verdad que no es algo repentino, lleva un proceso. No das el pelotazo como otros a los que les ponen una publicidad del carajo y ¡pum!, pegan el estallido. Pero es bonito porque vas aprendiendo, creciendo y asimilando las cosas mejor para dar el siguiente paso. Para mí todo esto es un orgullo", afirma un Maka emocionado antes de su lleno madrileño.

La cita es la conclusión lógica a su gira de este 2022. Comenzó en enero vendiendo todas las entradas en Vistalegre y lleva más de 100.000 localidades este año, incluyendo un doble lleno en el Palacio de los Deportes de su Granada natal.

"En todo el tour nos la hemos jugado con mucho miedo y mucho dinero apostado. Yo estaba cagado con el dineral que di. Eran todos los ahorros que tenía desde que empecé porque uno sabe cómo es la vida del artista y siempre guarda por si acaso. Pero hay que apostar por uno mismo, y mira qué bien ha ido", reconoce.

Para saber más

¿Por qué ya no hay músicos de derechas?

Maka: "La música me ha hecho útil, ha sido mi salvamento"

Desde la implantación de plataformas como Spotify o YouTube el debate sobre si es posible tener una carrera de éxito sin firmar con una de las grandes multinacionales ha sido recurrente. La cuestión alcanzó un gran interés en 2018, cuando C. Tangana y Yung Beef mantuvieron una acalorada discusión pública en la que el madrileño defendía cambiar la industria desde dentro y el trapero hablaba del poder de internet para "no depender de hijos de puta vestidos de etiqueta". Entonces ambas opciones parecían una utopía, pero el tiempo les ha dado la razón a ambos.

Ahora cualquiera puede comprar un micrófono en internet y descargarse un programa de grabación. Publicar música invirtiendo muy poco dinero es posible. Las plataformas suponen, de largo, el principal medio de consumo de los oyentes. Así lo indican los datos de Promusicae en su informe de 2022: los españoles han dedicado 191,5 millones de euros al consumo de música este año y el streaming ha acaparado el 87% del mercado.

El propio público de Maka lo confirma. Media hora antes del inicio de su concierto, en los alrededores del WiZink se concentra gente de todo tipo. Madres que acompañan a sus hijas menores de edad, parejas veinteañeras o cuarentonas y grupos de amigos. Unos más flamencos. Otros más urbanos. Pero todos dicen lo mismo: conocieron su música en internet. "Nosotras hemos venido de León solo para el concierto y nos volvemos esta misma noche", cuenta Patri, de 24 años, acompañada por tres amigas. "Descubrimos su música en YouTube por una colaboración y desde entonces somos muy fans", confiesan al unísono.

También recalcan a una sola voz que lo que más les gusta de él son sus letras. "Son muy sentidas. No tienen nada que ver con las típicas canciones que unen palabras sin más. Tienen mucho trasfondo", dicen. Una afirmación que respaldan Dani y Jennifer. "Su música nos llena bastante. Te llega muy dentro", explica la pareja, ambos llegados también desde fuera de la capital.

Desde sus inicios, el granadino fusiona el flamenco con ritmos latinos y urbanos. En sus letras habla de superación, crecimiento personal o amor y desamor. "Aunque a veces te haga daño/ No le temas al amor/ Si sufres un desengaño/ Siempre hay alguien como tú/ Siempre hay alguien diferente/ Alguien de corazón puro/ Que solo piensa en quererte/ Explícame por qué vives/ Solo curándote cicatrices", canta en Curando cicatrices, uno de sus temas más populares.

A los 37, Francisco Javier Rodríguez Morales cumplió tres años de condena por el atraco a un salón de juegos y por tenencia de hachís. La falta de libertad le hizo cambiar su modo de ver las cosas. En la cárcel se formó, leyó libros y comenzó a tomarse en serio esa música que había mamado desde pequeño gracias a su abuelo, cantaor, y a su madre. "Allí vi la cruda realidad, que los días no corren, que es muy fácil entrar pero que cuesta mucho salir", recuerda. "Allí dentro teníamos un pequeño estudio con lo básico y un escenario donde iban los presos de diferentes módulos y nos veían actuar. Yo era como una celebridad porque llegaban y les dabas esos minutos de alegría. Se agradecía mucho".

La experiencia en la cárcel ha marcado su obsesión por que los fans se sientan identificados con sus letras. "Veo que hacen suyas muchas de mis canciones, les sirven como ejemplo. Les ayuda mucho y eso me ayuda a mí también", explica. "Yo se lo agradezco porque me han cambiado la vida", dice.

Tienes que pagar el alto precio de firmar un contrato basura en el que solo te llevas un 20% de lo que generas con tu trabajo, que es mucho

De una familia trabajadora en la obra y natural del humilde barrio del Almanjáyar, la vida y el entorno de Maka también han marcado las decisiones más importantes que ha tomado en su carrera como artista. Como la de no relacionarse con ninguna discográfica. "Tienes que pagar el alto precio de firmar un contrato basura en el que solo te llevas un 20% de lo que generas con tu trabajo, que es mucho. Y yo no voy a entrar ahí. Soy autónomo y voy a llegar hasta donde me lleve el aire y mi esfuerzo", sentencia.

Aunque comprende que otros compañeros sí se asocien a multinacionales, cree que en muchas ocasiones se debe a una búsqueda inmediata de repercusión. "Esto de la música no es solo trabajo. Van ligados muchos sueños y también hay cosas feas como la fama o el éxito. Por eso llegan a firmar estos contratos. Pero están muy equivocados. Piensan que les van a dar mucha publicidad, pero es que esa publicidad la pagas tú. Y no son libres, no hacen lo que quieren. Para empezar porque tienen un jefe", afirma.

Como él, cada vez son más los artistas que prescinden del apoyo de una discográfica y que, pese a ello, logran destacar. Lo que ganan en libertad lo pierden en exposición en los medios de comunicación, afirma Maka. "Es verdad que me gustaría tener un poco más de reconocimiento y de visibilidad", confiesa, "sobre todo porque lo viera mi familia. Igual que ha habido momentos en que han sufrido que a uno le ha ido mal, sus tropiezos, que ahora se puedan sentir orgullosos. Además, creo que es positivo para mi barrio. Siempre que sale el Almanjáyar en las noticias es por algo malo. Yo lo entiendo porque la información es un negocio, pero que también salga lo bueno. Que los niños de allí tengan una ilusión y vean que no existe solo el camino de estar preso o el de no salir del barrio en toda tu vida".

Que los niños de allí tengan una ilusión y vean que no existe solo el camino de estar preso o el de no salir del barrio en toda tu vida

El granadino también apunta a que su pasotismo hacia la industria musical explica que sus canciones no suenen en la radio. "Es raro que pongan una canción a la que tienen que hacer cortes para censurar parte de su letra y no una mía. Pero es que las radios están influidas por una serie de empresas y uno tiene que estar en ellas para sonar. Da igual el tipo de música que hagas. Lo mío es fusión flamenco, algo muy nuestro que están haciendo otros, pero esos artistas son más mainstream porque están en los sitios adecuados y firmando con disqueras", dice, pero aclara que en ningún caso se arrepiente de su decisión de ser un artista independiente y que siente orgullo por el éxito de sus compañeros. "Disfruto con la gente que consigue lo que se propone, no hacerlo sería de mala persona", afirma horas antes de su triunfo en el WiZink, ocho años después de salir de la cárcel. Un largo viaje.


Etiquetas:  #Maka #de #la #cárcel #a #llenar #el #WiZink #sin #discográfica #y #sin #sonar #en #la #radio

COMENTARIOS