Manifestantes indígenas en Ecuador: ''En primera fila hasta que tenga que morir''
19:34
24 Junio 2022

Manifestantes indígenas en Ecuador: ''En primera fila hasta que tenga que morir''

Con los indígenas en pie de lucha, y los ciudadanos de Quito exigiendo que cese el ''caos'', el país convulsiona en medio de las protestas

Preguntas con respuesta Alta tensión en Ecuador: ¿Tomarán Quito los indígenas? ¿Qué exigen en esta ocasión? Ecuador Guillermo Lasso extiende el estado de excepción tras sortear la Asamblea opositora

"Estamos en primera fila hasta el final, defendiendo...". El estruendo de una bomba lacrimógena corta de forma súbita el verbo tranquilo de Efraín Mariño, agricultor del Chimborazo, volcán de más de 6.000 metros de altura, punto de la Tierra más cercano al Sol. En medio de la grave crisis que afecta a Ecuador, el lugar donde Mariño pretendía hablar con el reportero, tras hacer una fotografía a dos chicos que también combaten en la primera fila de las protestas, es el más cercano a la Policía.

Estamos a pocos metros del parque de El Arbolito, cercano a la Casa de la Cultura, territorio indígena durante las tomas de Quito, que ya van unas cuantas. En medio del estado de excepción decretado por el presidente Guillermo Lasso, las fuerzas del orden acosan a los manifestantes desde primera hora de la mañana para que no se puedan concentrar y avanzar de nuevo, ya sea contra la Asamblea Nacional, la Fiscalía o la Contraloría, atacadas en los días previos. En esta zona del centro de Quito se masca el sabor a gas, a tronco quemado y a eucalipto, un remedio ancestral, que los indígenas usan para mitigar la asfixia.

Es el escenario de la batalla ecuatoriana, aunque, no muy lejos de allí, también se lucha por todo lo contrario. En la noche del jueves, miles de quiteños salieron a la calle a exigir a Lasso que acabe con el "caos y el desorden" que reina en la capital. Son las dos caras del paro nacional, el desafío de Leonardo Iza, líder radical de los indígenas, contra la presidencia, con el expresidente Rafael Correa moviéndose entre las sombras del poder, aunque permanezca prófugo de la justicia en Bélgica.

Mariño ha dejado a regañadientes el Chimborazo, "donde vivo con las vaquitas, cuidando la tierra. Mantengo a mis cinco hijos con la leche, pero solo me pagan 25 centavos de dólar por litro. Y los precios de los alimentos han subido tanto que un plato de comida antes costaba 2,5$ y ahora es el doble".

Geopolítica en América Latina

América Latina, ¿próximo patio trasero de China?

Washington da la espalda a su patio trasero

En la primera fila de las protestas la mayoría son jóvenes con escudos y rostros cubiertos como pueden, aunque también hay indígenas de más edad, también algunas chicas jóvenes. "Queremos que se vaya Lasso y que entre un mejor presidente que haga el bien y gobierno para todos. Voy a estar en primera fila y si tengo que morir, voy a morir. Dios tiene un plan para cada uno de mis hijos", asegura Mariño.

El paisaje entre batallas está ennegrecido por las hogueras. "Ecuador, patria o caos", dispara una pintada a pocos metros de la Casa de la Cultura. Organizaciones civiles abastecen con comida y también vendedoras ambulantes ofrecen platos pequeños con pernil de cerdo y arroz "bien baratito, a 1,25 y 1,50". El despliegue policial se realiza con pequeños batallones de motorizados, que corretean a los manifestantes. Hasta ahora son tres las personas muertas en el marco del paro nacional, aunque el gobierno contabiliza un cuarto.

"Nos tratan como a vándalos, pero yo me he unido a los indígenas porque ellos me protegen. Lasso solo hace caso al FMI y se olvida del pueblo", reivindica un artista de 31 años, que se gana la vida en los autobuses y que quiere ser conocido como "Anónimo". El joven se protege con un escudo que él mismo ha pintado, "el señor de la justicia, que procede del barroco flamenco y que muestra a un Cristo golpeado. Los indígenas que luchan conmigo se sienten protegidos con él".

Más allá del territorio de lucha, una ciudad contiene la respiración. La última manifestación de los autoconvocados ha reunido a miles de quiteños que quieren volver a trabajar y que se acabe el caos. "La situación de Quito hoy es terrible, víctima de la violencia. Mucha gente no puede trabajar, yo estoy en teletrabajo, pero en mi empresa se multiplican las pérdidas, incluso han atacado algunos de nuestros vehículos", denuncia Ricardo Yela, que se suma a la marcha con su pareja, armados ambos de banderas de Ecuador, que, junto a las blancas, son las grandes estrellas de la protesta. También en el otro bando.

"Conaie terrorista", reza otra pintada en la frontera de los dos territorios. Buena parte de los quiteños han situado a Iza y a Correa en el centro de sus críticas, pero tampoco salvan al presidente conservador. "Llevamos doce días de protestas y el gobierno no parece tener ningún plan", concluye Sonia Peña, un reclamo que parece el de casi todos en ambos territorios de la capital.


Etiquetas:  #Manifestantes #indígenas #en #Ecuador #En #primera #fila #hasta #que #tenga #que #morir

COMENTARIOS