Maria Stepánova: ''Sobrevivir a la tragedia humana es solo cuestión de fortuna''
02:03
18 Octubre 2022

Maria Stepánova: ''Sobrevivir a la tragedia humana es solo cuestión de fortuna''

La escritora advierte de que Putin pretende reescribir la historia colectiva de Europa para volver al siglo XX

Una de las grandes poetas rusas contemporáneas, Maria Stepánova (Moscú, 1942), y editora de la revista Colta.ru hasta el inicio de la guerra, publica en español En memoria de la memoria (Acantilado). Libro en prosa en el que a partir de la vida de sus familiares recorre como una road movie sentimental el siglo XX y ofrece claves para interpretar también la agresión de Rusia a Ucraniana, que la ha llevado a instalarse temporalmente

Un viejo debate sin resolver es cómo debemos afrontar la memoria, el pasado. La nostalgia amenaza siempre como una peligrosa tentación.

La cuestión de la memoria no tiene que ver solo con la cultura, tiene también muchas connotaciones políticas como deja clara la agresión de Rusia a Ucrania, en la que Putin está intentando reescribir la memoria colectiva europea del siglo XX. Es verdad que la reconstrucción del pasado fue una bonita utopía de los setenta, pero esta terminó con la emergencia de los nuevos nacionalismo europeos, que intentan desacreditar el presente ofreciendo una versión idílica del pasado. Lo está haciendo Putin con su discurso de recuperación de los supuestos días de gloria de la URSS, creando una nueva versión de lo ocurrido. Lo que resulta terrorífico. Por eso, cuando escribes sobre el pasado debes ser muy cuidadoso, preciso y no debes intentar que el pasado se reproduzca en el presente.

¿Qué empuja a Putin a la reescritura con misiles?

Esta muy incómodo con nuestra contemporánea situación, el mundo liberal. Le molesta las nuevas familias, dar derechos al colectivo LGTBI. Es un hombre al que le incomoda el siglo XXI y está intentado volver a situar a Europa en la segunda mitad del siglo XX. Esta guerra es la expresión de su incomodidad con un mundo democrático.

Postales, fotos, diarios... Son algunos de los objetos de su familia que inspiran estas memorias. Objetos que en el mundo digital están despareciendo... ¿Será el siglo XXI el del fin de la memoria?

Pertenezco a una de las últimas generaciones que creció entre cosas que eran físicas y su memoria estaba conectada a esa solidez, al tacto, al olor... Ahora somos adictos a lo digital. En mi iPhone hay miles de fotos que sé que quedarán ahí olvidadas para siempre, sin que nadie las vea. Me pregunto qué será de toda esta información personal, libros, etc que subimos a la nube si algún día le pasa algo a este sistema de almacenaje. Pero también es cierto que ha cambiado nuestra relación con lo físico. Mi madre solía tener dos vestidos, uno para trabajar y el otro para los días festivos, ahora en cambio todos tiramos a la basura ropa que esta nueva pero que nos aburre. Así que nuestra relación con lo físico está cambiando, por lo tanto que también lo hará respecto a la memoria.

En el libro explica la trágica historia rusa a partir de la vida cotidiana de su familia judía. En el actual contexto, ¿se puede leer como un elogio a los supervivientes cotidianos?

La táctica que mi familia usó para tratar de sobrevivir fue volverse invisible, estar en los márgenes. Nunca mostrarse públicamente. Algo habitual, por cierto, en muchas generaciones de la etapa soviética: no llamar la atención. Pero no creo que, por desgracia, eso sea suficiente para escapar a la tragedia. Si ellos mayoritariamente sortearon las de su tiempo -revolución rusa, la segunda Guerra Mundial, las purgas, los pogromos- fue por una cuestión de fortuna. Porque puedes tratar de ser todo lo invisible posible, pero si vives en Bucha y entran las tropas rusas eso te sirve . Lo trágico es que en realidad sobrevivir es una lotería. Primo Levi decía que los mejores no sobrevivieron en los campos de concentración. La nuestra, con todo, es una generación afortunada: los supervivientes de los supervivientes.

El antisemitismo es otra cuestión que está presente, de forma más o menos velada, todo su relato.

El antisemitismo y todas las xenofobias son como un virus que tienes en tu interior y de repente, tras meses o años de normalidad, rebrota. Siempre está presente, también en la cultura y la historia rusa. Pero fíjese en la paradoja: nosotros crecimos en la URSS jugando a que los rusos éramos los buenos y los nazis, los malos. Y ahora en Ucrania...

Al leer su obra, como sucede con los autores clásicos rusos, uno siente que es una literatura profundamente europea. Pero al mismo tiempo, Rusia emerge periódicamente como una amenaza a la Europa occidental. ¿Puede explicar esa tensa dualidad?

Pienso mucho sobre esta cuestión. Cuando escribían Tolstoi o Dostoyesvki la cultura rusa pertenecía claramente a la cultura europea. Nadie lo ponía en duda. Formaban parte de la conversación global europea. Con la URSS, esto cambió. La literatura rusa fue forzada a ser una suerte de escritura periodística para explicar al mundo como éramos. Y a la vez desde fuera, se interpretaba la cultura rusa como una expresión de una anomalía totalitaria. Este libro es la historia de mi familia, pero es sobre todo una historia europea. Yo quiero ser una escritora rusa que forma parte de la conversación global.

Una cuestión inevitable, hoy, para todo artista ruso: ¿se puede crear al margen de la guerra?

No puedo escribir ni pensar sin tener presente lo que está ocurriendo en Ucrania. La escritura se ha convertido en un proceso muy doloroso. Escribí varios poemas en verano y, de forma directa o velada, todos tienen alguna relación con la guerra. Pero tampoco cambiará mucho la realidad lo que hagamos los artistas. Son tiempos oscuros y el hecho de vivir ya es una forma de resistencia.

en Alemania.


Etiquetas:  #Maria #Stepánova #Sobrevivir #a #la #tragedia #humana #es #solo #cuestión #de #fortuna

COMENTARIOS