Marruecos representa una amenaza para el 74% y sólo un 18% aceptaría su soberanía sobre el Sáhara
02:06
8 Agosto 2021

Marruecos representa una amenaza para el 74% y sólo un 18% aceptaría su soberanía sobre el Sáhara

Sondeo EL ESPAÑOL-SocioMétrica (V).- Sólo los votantes de Podemos no perciben la amenaza de Rabat, que ha instalado una base de drones de ataque a 30 kilómetros de Melilla.

Una gran mayoría de españoles, el 74,3%, considera que Marruecos representa actualmente una "amenaza real" para la seguridad de España -en especial para la de Ceuta y Melilla-, y tan sólo un 18% aceptaría su soberanía sobre el Sáhara Occidental.

Así se desprende del sondeo realizado por SocioMétrica para EL ESPAÑOL, que constata cómo los españoles ven con reticencia al país vecino después de que Rabat haya demandado la "cosoberanía" de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, a las que se ha referido como "presidios ocupados".

Ya han transcurrido más de cien días de crisis diplomática entre España y Marruecos -desatada por la acogida del secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali- sin que haya habido avances significativos. Esta semana ha habido un pequeño gesto por parte de Rabat: se invitó al representante de la Embajada española a una visita guiada a la sede de su servicio antiterrorista junto con diplomáticos de otros países. Pero la embajadora marroquí, Karima Benyaich, sigue sin regresar a España.

Las relaciones entre los dos países atraviesan su peor momento en décadas; una situación más grave, aseguran los expertos, que la vivida durante el mandato de José María Aznar con la crisis de Perejil.

Esta situación, así como la compra reiterada de material de guerra por parte de Marruecos, explica que casi tres de cuatro españoles confiesen estar preocupados, frente a un 22,7% que se muestra tranquilo y un 3% que no sabe o no contesta.

Tal y como ha venido informando EL ESPAÑOL, Marruecos ha comprado drones de última generación a Turquía para destinarlos en un área específica de la base militar de Monte Arruit, en Nador, a 30 kilómetros de Melilla. Ahora pretende adquirir dos fragatas de guerra capaces de lanzar misiles a 120 kilómetros de distancia.  

Por ello, tanto los votantes de izquierdas como los de derechas perciben al país vecino como una "amenaza real". Salvando, eso sí, a los votantes de Unidas Podemos, que no se muestran especialmente intranquilos por las proclamas expansionistas de Rabat: un 56,5% no considera que España esté amenazada, frente a un 43,5% que sí.

Entre los simpatizantes del resto de partidos hay mucho recelo hacia Rabat. En especial entre el centro-derecha. Por orden de menor a mayor preocupación: los afines al PSOE (un 50,9%), a Más País (67,3%), a Ciudadanos (80,3%), al PP (92,9%) y a Vox (95%).

La salida de Ghali del país no ha sido suficiente para acabar con la crisis, tal y como advirtieron la embajadora y el ministro de Exteriores a España. Y es que a la lucha por conseguir la "cosoberanía" de Ceuta y Melilla se une una reivindicación monolítica: el reconocimiento del Plan de Autonomía para el Sáhara Occidental.

Soberanía del Sáhara

Cuando se pregunta a los españoles si el Gobierno debería aceptar la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, sólo un 18% se muestra favorable frente a un 67,7% que no lo considera buena idea.

El rechazo es unánime de izquierda a derecha. Y es que desde los votantes de Unidas Podemos (en un 65,3%) hasta los de Vox (73,5%) rechazan alinearse con la postura marroquí, que propone una autonomía bajo la soberanía de Mohamed VI como única salida para la antigua colonia española.

Entre los votantes de la formación morada, eso sí, es donde hay más partidarios de la soberanía marroquí en el Sáhara: un 30,1%. Curioso, cuando menos, teniendo en cuenta que la postura de su dirección es la de hacer un referéndum de autodeterminación para que esta zona no dependa de la voluntad de Rabat.

Fue el primer ministro marroquí, Saadeddine El Othmani, quien puso sobre la mesa  este asunto de la soberanía sobre el Sáhara en una entrevista con la televisión egipcia el pasado mes de diciembre, poco después del decreto presidencial de Donald Trump que reconocía la soberanía marroquí sobre esta región del norte de África.

Posteriormente Marruecos utilizó la política migratoria -con una avalancha provocada por el levantamiento sus controles- como método de presión a España. Una técnica que siempre ha utilizado para forzar negociaciones o desviar la atención de sus ciudadanos en situaciones de problemas internos hacia un rival exterior. Ambas circunstancias han coincidido en los últimos meses.

La actual crisis afecta fuertemente a las relaciones económicas. Marruecos lleva meses desarrollando una estrategia de asfixia económica con el objetivo de anexionarse las dos ciudades autónomas aun cuando España sigue liderando las importaciones y exportaciones con el país vecino.

Desde España, tal y como informó EL ESPAÑOL, los marroquíes residentes solo ven una salida a la crisis: que intervengan los reyes. En este sentido, Felipe VI remitió recientemente una carta a Mohamed VI felicitándolo por sus 22 años en el trono y deseando "en nombre del Gobierno y de los españoles" los mejores "deseos de salud y prosperidad al muy querido pueblo amigo marroquí". Quizá un primer paso que no relaja a los españoles.

Ficha técnica

Se han completado 1.200 encuestas en toda España, extraídos mediante cuotas prefijadas por sexo, edad y CCAA de cuatro paneles externos mediante plataforma Gandia Integra, entre el 26 y el 29 de julio de 2021. La muestra se postpondera por situación laboral, nivel de estudios, y recuerdo de voto en las elecciones del 10-N. Al tratarse de un muestreo no probabilístico no hay error muestral, sino convergencia por interacción, que es del 97%. Sociométrica es socio de Insights + Analytics España, rama empresas, asociación de Data Science que integra a Aneimo y Aedemo.

Ceuta Encuestas Marruecos Melilla Sáhara Occidental SocioMétrica

Etiquetas:  #Marruecos #representa #una #amenaza #para #el #74 #y #sólo #un #18 #aceptaría #su #soberanía #sobre #el #Sáhara

COMENTARIOS