Más de 90 manifestantes, entre ellos un niño de cinco años, muertos a tiros en Birmania en un ''día de la vergüenza'' para las fuerzas armadas
21:38
27 Marzo 2021

Más de 90 manifestantes, entre ellos un niño de cinco años, muertos a tiros en Birmania en un ''día de la vergüenza'' para las fuerzas armadas

En las dramáticas escenas de hoy se ha visto cómo los soldados disparaban a los manifestantes en las calles y dentro de sus propias viviendas

Birmania Una niña de 7 años, la víctima más joven de la violencia militar en Birmania Diplomacia China y Rusia hacen la pinza a EEUU y piden una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU

Min Aung Hlaing, el líder del golpe de Estado en Birmania del pasado 1 de febrero, salía este sábado a dar un discurso de media hora en medio de las celebraciones por el Día de las Fuerzas Armadas. "El ejército protegerá al pueblo y defenderá la democracia", soltaba después de presidir un desfile en la capital, Naipyidó.

Mientras, en las calles de varias ciudades del país, ocurría exactamente lo contrario: el ejército disparaba al pueblo y silenciaba con sangre las demandas de democracia.

Más de 90 personas han sido asesinadas por los disparos de los militares y de la policía en una nueva jornada sangrienta de protestas contra la junta militar golpista. Entre las víctimas más jóvenes, según han reportado los medios locales, habría un niño de cinco años.

"Hoy es un día de vergüenza para las fuerzas armadas", dijo en un foro en línea el doctor Sasa, portavoz de CRPH, un grupo anti junta creado por legisladores depuestos.

Los cierres de fronteras por la pandemia han frustrado los intentos de algunos corresponsales de medios occidentales, la mayoría asentados en China, para cubrir sobre el terreno el primer golpe militar de 2021. De ello se ha intentado aprovechar el nuevo Gobierno, deteniendo a más de una decena de periodistas, tanto locales como extranjeros, que se encuentran en el país cubriendo las protestas. Al igual que restringiendo las comunicaciones o con cortes en internet.

Pero basta con meterse en Twitter y buscar el hashtag #WhatsHappeningInMyanmar para encontrar decenas de terribles imágenes sobre lo que está ocurriendo en un país que, después de una década sumergido en una transición democrática, ha vuelto bajo el yugo del mismo régimen militar que ha gobernado durante gran parte de la historia moderna de Birmania.

Este sábado, miles de manifestantes han salido a las calles de Rangún, la mayor ciudad del país. También a otras grande urbes como Lashio, Mandalay, Meikhtila, Kyaukpadaung y Kyeikhto, reivindicando el "día contra la dictadura militar" en respuesta a la celebración de los mandos del ejército por su Día de la Fuerzas Armadas.

En las dramáticas escenas de hoy se ha visto cómo los soldados disparaban a los manifestantes en las calles y dentro de sus viviendas. Algunos de ellos intentaban hacer frente a las balas con cócteles molotov de fabricación casera.

Según la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP), desde el golpe de Estado más de 400 personas han muerto por las balas de los militares y policías.

Anoche, la televisión estatal de Birmania lanzaba un mensaje de la junta militar a todo el país con una clara amenaza de lo que iba a ocurrir si las protestas continuaban. "Deberían aprender las lecciones de las horribles muertes anteriores, que podrían estar en peligro de recibir un disparo en la cabeza y en la espalda", decía el mensaje. Según el régimen militar, los jóvenes que protestan habían sido engañados por "secuaces extranjeros".

Indirectamente, el mensaje oficial reconocía que los soldados están disparando a los manifestantes "en la cabeza y en la espalda". Una masacre liderada por Min Aung Hlaing, comandante en jefe de las fuerzas armadas, el mismo que hablaba el sábado de que el ejército "protegerá al pueblo". El mismo que durante la década de cuasi democracia ha elegido por decreto al 25% de los 664 escaños en las cámaras alta y baja. El mismo que fue sancionado en 2019 por el Gobierno estadounidense por su papel al mando de la persecución y violación de derechos humanos de los rohingyas que provocó la huida en 2017 a Bangladesh de medio millón de personas de esta minoría étnica.


Etiquetas:  #Más #de #90 #manifestantes #entre #ellos #un #niño #de #cinco #años #muertos #a #tiros #en #Birmania #en #un #día #de #la #vergüenza #para #las #fuerzas #armadas

COMENTARIOS