Mea culpa del G7: ''Combatiremos la desigualdad y no repetiremos errores pasados''
01:34
12 Junio 2021

Mea culpa del G7: ''Combatiremos la desigualdad y no repetiremos errores pasados''

El primer ministro británico confirma el compromiso de los siete países más ricos de donar mil millones de vacunas este año

Reino Unido Macron y Von der Leyen presionan a Johnson por el Protocolo de Irlanda en el primer día del G7 Claves El G7 de las grandes potencias: ¿desde cuándo se celebra y qué países han formado parte de este 'club de ricos'?

Boris Johnson sorprendió a propios y extraños en el arranque del G7 con un "mea culpa" colectivo por los errores cometidos durante la pandemia y un llamamiento a favor de un mundo "más igualitario, más limpio y
más verde" (con una apostilla final a favor de la neutralidad de género y una "manera quizás más femenina" de acometer la recuperación económica).

Su peculiar introducción, precedida de una inusual foto de grupo en la playa de Carbis Bay, sirvió de acicate a la sesión titulada "Reconstruir Mejor" con la que comenzó el cónclave de los países más ricos en Cornualles. Su proclamas levantaron sin embargo ampollas en los sectores conservadores, un día después de que el propio Johnson agasajara al demócrata Joe Biden como "una bocanada de aire fresco".

El 'premier' logró sin embargo su objetivo: acaparar la atención en calidad de anfitrión del G7, marcar la agenda de la recuperación económica y enterrar bajo la arena las rencillas con su ex socios europeos por cuenta del Brexit y del Protocolo de Irlanda.

Nada más sentarse en la mesa redonda compartida con sus invitados, Johnson instó a los líderes del G7 a "no repetir los errores de los últimos 18 meses" y a combatir la creciente desigualdad económica por efecto de la pandemia.

"Tenemos el potencial para una recuperación vigorosa y tengo todas las razones para ser optimista", dijo. "Pero es vital que no volvamos a cometer los fallos de la última gran crisis, la gran recesión del 2008, cuando la recuperación no fue uniforme en todos los sectores de la sociedad".

"Pienso que lo que ha ido mal con pandemia, y lo que corre el riesgo de convertirse en una cicatriz duradera, es que las desigualdades se han atrincherado", agregó Johnson. "Tenemos que asegurarnos de que la recuperación suba el nivel de todos en nuestra sociedades y que seamos capaces de reconstruir mejor".

"Tenemos de hecho una gran oportunidad, como miembros del G7, porque estamos unidos en una visión por un mundo más limpio y más verde, como solución a los problemas del cambio climático", concluyó el 'premier' en el momento de la foto de grupo. "Estamos unidos en torno a esas ideas y esas tecnología, y estamos afrontando el reto juntos, y pienso que hay el potencial de generar millones de puestos de trabajo altamente cualificados".

Johnson, que en el arranque del día confirmó el compromiso de los siete países más ricos de donar mil millones de vacunas este año, reconoció que la clave estará en "derrotar la pandemia juntos". El 'premier' eludió sin embargo las críticas sobre si la donación de 100 millones de dosis por parte del Reino Unido (frente a los 500 millones anunciados el día anterior por Joe Biden) tendrá un efecto real para paliar la ostensible desigualdad en el reparto mundial de vacunas.

En conjunto, el G7 se comprometerá en Cornualles a donar mil millones de dosis contra el Covid este año, una cifra considerada insuficiente por los expertos. "Estamos ganando la carrera entre las vacunas y las variantes en el mundo de los ricos, pero corremos el riesgo de cantar victoria antes de que el mundo de los países pobres pueda subirse a esa lucha", al mismo tiempo un enorme riesgo", advirtió el laborista David Miliband, presidente del International Rescue Committee. "Tenemos que poner el énfasis en la distribución y no en la "redistribución" de las vacunas, como si fuera exclusivamente una cuestión de ayuda internacional".

"Un plan Marshall" para la acción climática

La atención viró por la tarde hacia la cuestión del cambio climático, como preámbulo a la cena de gala en el Proyecto Edén (el mayor invernadero del mundo) a la que asistieron la reina Isabel II y el Príncipe Carlos. Allanando el camino a la COP26 de Glasgow, Johnson anticipó su idea de "un plan Marshall" para la acción climática, con la posible creación de un Banco de Desarrollo Verde que canalice las ayudas para facilitar la transición ecológica en países en desarrollo.

En la cena de gala en el Proyecto Edén, la reina Isabel II acaparó titulares con uno de sus golpes de humor. "¿Tenemos que hacer como que nos estamos divirtiendo?", dijo en el momento de posar para la foto de rigor, guardando la distancia social entre Boris Johnson y Emmanuel Macron. El "premier" le robó la palabra y replicó: "Nos estamos divirtiendo a pesar de las apariencias".

Fue también el primer encuentro de la monarca británica con el presidente Joe Biden y con su esposa Jill, a quienes invitó a tomar el té el domingo en el Castillo de Windsor.

ANDREW PARSONS/DOWNING STREET /EFE

La jornada estuvo marcada de antemano por las caras destempladas del presidente francés, Emmanuel Macron, y de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a su llegada a las costas borrascosas de Cornualles. Los dos líderes (asistidos luego por ¡la canciller alemana Angela Merkel) le recordaron a Boris Johnson que su relanzamiento como líder global pasa necesariamente por cumplir con los tratados internacionales.

"El Protocolo de Irlanda es la única solución y debe ponerse en práctica íntegramente", advirtió Ursula von der Leyen, antes de su encuentro personal con Boris Johnson en Carbis Bay. "No podemos revisar en julio lo que ya finalizamos en diciembre después de años de negociación", advirtió por su parte Emmanuel Macron. "Si al cabo de seis meses no puedes respetar lo que has negociado, eso quiere decir que no vas a respetar nada... Yo creo en el peso de los tratados".

Boris Johnson ha intentado pasar de puntillas sobre la cuestión del Ulster, que se ha colado contra su voluntad en su agenda internacionalista para la cumbre que se celebra hasta el próximo domingo en el "fortín" de Carbis Bay, custodiado por más de 5.000 policías.

El cónclave del G7 ha sido diseñado no solo para cautivar a los invitados con las espectaculares vistas, sino también para evitar a toda costa la disrupción por las manifestaciones de los grupos ecologistas.

A más de 50 kilómetros, en la lejana Flamouth donde se ha concentrado el pelotón de los periodistas, asistimos al lanzamiento de la campaña #ListentotheOcean, respaldada por un centenar de asociaciones. El momento estelar fue la botadura de una barcaza con una imagen gigante de Boris Johnson pegando la oreja a una caracola: "Si no protegemos los océanos, no podremos resolver la crisis climática".


Etiquetas:  #Mea #culpa #del #G7 #Combatiremos #la #desigualdad #y #no #repetiremos #errores #pasados

COMENTARIOS